jueves 26 de noviembre de 2020

Las fiestas con autismo: una familia mendocina cuenta cómo se sufre la pirotecnia
Sociedad

Las fiestas con autismo: una familia mendocina cuenta cómo se sufre la pirotecnia

El fuerte ruido asusta a quienes lo padecen al extremo de autolesionarse o salir corriendo y perderse. Padres piden solidaridad

  • martes, 24 de diciembre de 2019
Las fiestas con autismo: una familia mendocina cuenta cómo se sufre la pirotecnia

"Encerrada con mi hijo en un baño, en la habitación que esté en medio de la casa, la que tenga menos ventanas o arriba del auto con protectores para los oídos y música", relata Flavia Lombardi que suele pasar las Fiestas con Martín, de 9 años, que tiene autismo.

La pirotecnia con la que algunos se divierten, para ellos puede ser una tortura.

Noche Buena, Año Nuevo: tiempo de celebración, reuniones y brindis. Pero mientras la mayoría lo hace, hay quienes pasan momentos de angustia y dolor que hasta podría decirse son innecesarios. Por eso la fuerte campaña de familiares de personas con autismo apelando a la solidaridad y que deje de usarse.

Es que no hay forma de resguardarse de tan fuertes estruendos y lo peor es no poder anticiparlo, según contó Flavia, ya que eso atenuaría la reacción.

"La opción más triste es tener que medicarlo, darle una acción de rescate, un poco más de medicación alrededor de las 20 para que cene y se duerma a las 21; en esos casos pasas la Navidad sentado desde esa hora al lado de su cama cuidando que no se despierte".

"Me dan miedo, me asustan mucho", asegura Martín (9) y sigue explicando lo que siente: "me explota la cabeza y los petardos me marean mucho".

Su mamá agregó que ahora se usa menos pirotecnia y eso es positivo pero que hace en tiempo empezaban en noviembre y afectaba a los chicos mientras estaban jugando tranquilos en un patio o por ir al colegio.

Crisis

Lo que presentan es una crisis sensorial, una saturación auditiva. Detalló que la reacción es individual pero que puede generar una crisis de llanto, taquicardia y estrés. Se produce una suba del nivel de cortisol y eso los desregula orgánicamente.

"Tienden a correr y en ese marco hay accidentes por golpes, ellos mismos se tropiezan y lastiman, incluso hay chicos que se han perdido porque salen corriendo, lo que sienten es dolor, literalmente", comentó.

En algunos casos se autolesionan desesperados, pueden incluso golpear su cabeza contra la pared con la esperanza de terminar con ese ruido y malestar insoportable.

Por otra parte, esa desregulación no es transitoria sino que trae consecuencias de largo plazo: alteración de la conducta y del sueño durante varios días ya que piensan que va a volver a explotar algo en cualquier momento. También afecta la concentración diaria.

Flavia dijo que de algún modo las madres y padres se vuelven especialistas en analizar a sus hijos y que en función de eso deciden estrategias ya que todos los años son distintos.

“Uno en diciembre ya la ve venir, ve cómo está su estrés, su nivel de tolerancia, vas analizando sus actitud te convertís en una pseudoterapeuta”, destacó.

Otro aspecto para tener en cuenta es que alrededor de 80% de las personas con autismo tienen déficit en procesamiento sensorial y que en la mayoría de los casos es auditivo. Por otra parte han encontrado las mismas reacciones en chicos con otros diagnósticos como TGD o síndrome de Down, según señaló Flavia.

Otras estrategias

Relató además experiencias de otras familias. Una de las mamás contaba que buscaron ir a un lugar alejado y hacer algo diferente pero también hubo estallidos y terminó toda la familia dentro de la carpa abrazados para contener a su hijo. Abrazarlos es algo que puede calmarlos pero no todos se dejan tocar.

“Otra mamá que conozco tiene un hijo con TAG (trastorno de ansiedad generalizada) y también tiene hipersensibilidad, en una ocasión su hijo salió corriendo, no vio la puerta ventana y se dañó la cara al pegar contra el vidrio”, refirió.

Otra familia tiene otra estrategia: cenan dentro de la casa en una mesa con mantel muy largo, ya que cuando empiezan las explosiones su hijo se mete debajo, se tapa con el mantel y así se siente mejor.

Campaña

Flavia Lombardi es parte de la asociación civil Autismo Mendoza que ha llevado adelante una importante campaña de concientización para evitar el uso de pirotecnia.

En ese marco, no sólo han recurrido a los medios sino que además los últimos días tuvieron un puesto de reparto de folletos en Peatonal y San Martín de Ciudad.