viernes 3 de julio de 2020

Para poder cobrar las cuotas, escuelas privadas de Mendoza ofrecen el pago a cuenta
Economía

Para poder cobrar las cuotas, escuelas privadas de Mendoza ofrecen el pago a cuenta

Más de la mitad de los padres dejó de pagar los aranceles y el aporte estatal no alcanza para cubrir todos los costos.

Para poder cobrar las cuotas, escuelas privadas de Mendoza ofrecen el pago a cuenta

La crisis económica que afecta a la mayor parte de las actividades económicas alcanzó también a los colegios privados mendocinos que advierten caídas en sus recaudaciones (vía cuotas) superiores al 50% y el conflicto se agrava en aquellos que quedan más alejados del centro de cada departamento.

Según datos de la DGE, en Mendoza hay unos 430 mil alumnos en los niveles inicial, primario y secundario. De ellos, unos 90 mil alumnos (21%) corresponden a colegios privados que, en su gran mayoría, cuentan con subsidios del Estado que van de 40% a 100% de la cuota.

Si bien los motivos para dejar de pagar son varios, en general, las instituciones advierten dificultades en los desembolsos porque los padres registran menores ingresos y también porque muchos no estaban acostumbrados a operar por home banking, o cualquier medio alternativo, sino que pagaban en la administración del colegio al que asisten sus hijos.

En este contexto, desde Ceducar (que agrupa a los colegios del Arzobispado), explicaron que se está tratando de llegar a los padres para facilitarles medios y modalidades de pago y posibilitarles que paguen a cuenta, en casos en los que les resulte imposible abonar la totalidad del canon.

Sueldos y aportes

Según explicó Fernando Bertonati, apoderado legal de los colegios del Arzobispado, las cuotas cubren una variedad de costos de los colegios que exceden el pago de salarios de los docentes ya que, aún en los casos de colegios que tienen el 100% de aporte estatal, este no incluye todos los gastos. "Solo la planta funcional exigida por el Estado se paga con aportes, los servicios de orientación, cargos que se necesitan en la escuela, y personal de maestranza, es asumido por la institución", explicó.

Así, entre el 90% y el 95% de lo que ingresa al colegio, se destina al pago de sueldos, y en la actualidad a los colegios les está resultando difícil afrontarlos porque la morosidad promedio va del 50% al 60%, pero en algunos casos llega al 80% del total de los matriculados. "Hay un porcentaje de padres que tiene dificultades, y estamos dialogando con ellos, pero también sucedió que no todos los colegios tenían sus sistemas de pagos organizados para una situación como esta y los padres que estaban acostumbrados a pagar en los colegios hoy no tienen esa opción", agregó.

En general, las instituciones se adecuaron rápidamente, poniendo a disposición canales de pago alternativos como Pago Fácil y Rapipago, Pago mis cuentas, o directamente el número de cuenta bancaria para posibilitar transferencias, pero con las administraciones cerradas y padres que, en algunos casos, no estaban bancarizados, los problemas se han sostenido desde el 20 de marzo, cuando se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Bertonati resaltó que 60% de morosidad "es un indicador muy negativo" y que esperan que con futuras flexibilizaciones de la cuarentena se puedan abrir las administraciones, manteniendo los recaudos para evitar un aumento de la circulación del virus, a fin de disminuir ese porcentaje. Estimó que alrededor de 10 puntos de la morosidad pueden tener que ver con dificultades técnicas a la hora de hacer el pago y que habilitar el canal presencial podría resultar positivo para "llevar al menos al 50% la mora en los colegios en los que ese porcentaje se supera".

No obstante, desde los colegios se busca "ofrecer planes de pago, cuotas diferidas", porque entienden que "la situación es complicada para todos y es necesario contemplar cada caso en particular". "Apostamos a una postura solidaria y empática, en donde los padres que puedan pagar lo hagan para sostener el servicio, que por otro lado se está brindando, y en la mayoría de los casos de lunes a lunes, con docentes que han puesto a disposición sus propios recursos para llegar a los chicos", apuntó Bertonati.

Por otro lado, señaló que en se han renovado las becas, como se realiza todos los años (según las disposiciones de cada institución), y más en esta ocasión, teniendo en cuenta la situación económica que afrontan muchos padres, y en especial aquellos que tienen más de un niño escolarizado en la misma institución.

Salario docente

"No se puede reducir salarios, ni dejar de pagar aportes y, hasta el momento, por lo menos entre los colegios que tienen aporte del Estado, eso no ha sucedido", aseguró Bertonati.

Sin embargo, los colegios han invertido para “aggiornarse” a esta nueva modalidad de trabajo, al igual que los mismos docentes, con la compra de plataformas para trabajar a distancia, y en algunos casos imprimiendo y acercando el material de trabajo a los niños y a los jóvenes. Y esto agrava la situación económica de las instituciones, en tanto el pago de las cuotas no se regularice.

Al respecto, la secretaria general de Sadop, el sindicato que agrupa a los docentes privados en Mendoza, Ester Linco Lorca, coincidió con que "hasta ahora no se ha visto ningún problema". "Casi el 70% de los institutos de gestión privada tiene aporte estatal y este ha llegado en tiempo y forma, y cuando las cámaras patronales han tenido plata que no procede del aporte, han hecho un esfuerzo para garantizar los salarios", señaló.

"En donde tenemos dificultades es en toda la educación no formal, en los mal llamados jardines maternales, guarderías, institutos de idiomas y de capacitación laboral, en donde se ha pagado con mucho esfuerzo, pero que pueden empezar a aparecer problemas", agregó la dirigente. De acuerdo con la titular del gremio, en los jardines maternales los padres no quieren pagar el mes que viene porque sus hijos no están yendo. "Ahí es donde vemos el problema, los papás tienen que tomar conciencia de que se trata del salario de los trabajadores, pero al mismo tiempo entendemos la situación de quienes no pueden pagar porque son monotributistas o comerciantes que hoy tienen sus negocios cerrados, o por diversas situaciones", apuntó.

De igual manera, los colegios que no tienen aporte estatal, o que tienen en su planta funcional inglés intensivo, talleres a la tarde, y actividades a contraturno no contempladas en el aporte, también le han pagado a sus docentes, de acuerdo con Linco Lorca, pero la preocupación está puesta en los próximos meses, si el aislamiento continúa.

Aporte nacional

Alrededor de 500 escuelas en todo el país lograron entrar en el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo, para acceder al subsidio del 50% de los salarios de sus empleados, y de ese total un porcentaje muy pequeño alcanza a los colegios mendocinos, según explicó el apoderado de Ceducar.

Esto podría resultar un alivio para algunas instituciones, pero un porcentaje mínimo alcanzó el beneficio, y las dificultades más grandes se presentan en los colegios más alejados de las villas cabeceras, o de la Ciudad de Mendoza, coincidiendo con la escasez de medios de pago alternativos.

En general, la morosidad es alta en las escuelas con cuotas que van de $2.700 a $4.000, pero en aquellas instituciones de cuotas superiores, y que no tienen aportes del Estado, la crisis se nota igual, con porcentajes que van del 30% al 50%.

Contención para trabajadores e instituciones educativas de gestión privada

El diputado del Frente de Todos Marcelo Aparicio presentó una serie de iniciativas para que el Poder Ejecutivo provincial "asegure el salario de los trabajadores y asista a instituciones educativas de gestión privada".

De acuerdo con el legislador, luego de mantener reuniones con el gremio que agrupa a los docentes privados (SADOP), advirtió las dificultades que muchas de las instituciones están teniendo para el cobro de las cuotas. En el mismo sentido, se apunta a la creación de un Fondo de Emergencia para asistir a los jardines maternales, los institutos de educación superior, institutos de formación y capacitación laboral y academias de educación no formal, todas instituciones que funcionan fuera de la escolaridad obligatoria.

"Entendemos que de no contar con una ayuda directa del Estado Provincial, que complemente lo que se está haciendo a nivel nacional, cuando finalice el aislamiento social obligatorio y la sociedad vuelva a sus actividades normales, nos encontraremos con muchas de estas instituciones cerradas, con la pérdida de trabajo y servicios educativos bajo estas modalidades que esto implicaría. Estamos hablando de academias de idioma y arte, institutos de capacitación laboral, formación en oficios, formación docente que se encontraban abiertos y funcionando en toda la provincia. En el caso de los jardines maternales tenemos cerca de 500, con un promedio de 4 a 5 fuentes de trabajo por jardín. Debemos actuar rápido en este sector para defender a las y los trabajadores y las fuentes de trabajo", cerró el legislador.