sábado 26 de septiembre de 2020

Las empresas volvieron al mercado local con emisiones de deuda
Economía

Las empresas volvieron al mercado local con emisiones de deuda

Pese a la volatilidad, el segmento corporativo tuvo bastante actividad en el inicio de 2020, con varias emisiones de deuda.

Las empresas volvieron al mercado local con emisiones de deuda

Varias compañías se animaron a empezar 2020 colocando bonos en el mercado local. A pesar del contexto volátil, los emisores corporativos optaron por endeudarse pronto y recaudar los fondos necesarios para hacer frente a sus necesidades financieras de buena parte del año. Con la deuda soberana congelada mientras el Gobierno negocia con los acreedores, las compañías aprovechan para llevarse parte de los fondos dispuestos a invertir en riesgo argentino.

El mercado corporativo se activó temprano este año, con las emisiones de YPF, Cresud y Telecom, en enero. Este mes llegaron las colocaciones de Banco Hipotecario, Petroquímica Comodoro Rivadavia, AES y Rizobacter, mientras en los próximos días será el turno de San Miguel, Tecpetrol y Vista. En cuanto a las monedas, hubo bonos en pesos y en dólares pero también colocaciones dollar-linked, que pagan en moneda local pero están atadas a la evolución del tipo de cambio.

En enero emitieron YPF, Cresud y Telecom, mientras que este mes colocaron deuda Banco Hipotecario, Petroquímica Comodoro Rivadavia, AES y Rizobacter. En los próximos días habrá bonos de San Miguel, Tecpetrol y Vista.

La gran pregunta es por qué los emisores corporativos se animan a poner un pie en el mercado en momentos de alto estrés para los activos argentinos. "Se generan ventanas de oportunidad con esta volatilidad en la deuda soberana y provincial porque los inversores que tienen su dinero localmente buscan alternativas para invertir esos excedentes. Las compañías grandes, con buenos créditos, pasan a ser una buena opción. Las bancas privadas se vuelcan a los bonos en dólares mientras que los institucionales, como fondos comunes y compañías de seguros, suscriben las emisiones en pesos", explicó Jorge Podestá, director de Allaria Ledesma.

Por su parte, Sebastián Money, gerente de Mercado de Capitales y Finanzas Corporativas de Balanz, señaló: "El mercado está volátil y prefieren salir primero y asegurarse el fondeo para el año. En el segmento corporativo siempre empiezan saliendo los mejores créditos y luego los siguen las compañías con calificaciones más bajas. Otro factor que influyó es que en marzo el soberano tiene varios vencimientos y eso generará incertidumbre, por lo que las compañías tratan de adelantarse a ese evento".

Hubo emisiones en pesos, en dólares y dollar-linked. Los fondos comunes de inversión y aseguradoras suscriben deuda en pesos, mientras que la banca privada opta por los títulos en moneda estadounidense.

El head de capital markets de TPCG, Fernando Lanús, resumió la explicación en 3 factores. "En primer lugar, las nuevas medidas de política monetaria generaron un excedente de liquidez en pesos en el mercado. En segundo término, las empresas necesitan recomponer su capital de trabajo y extender los pasivos de corto plazo. Finalmente, los inversores, ante el reperfilamiento que hizo el Gobierno de su deuda local y la inminente reestructuración de la deuda bajo ley extranjera, han migrado sus inversiones hacia créditos subsoberanos y corporativos, para diversificar su riesgo", sostuvo.

Si bien las emisiones continúan esta semana, los costos subieron este mes y la demanda bajó luego del reperfilamiento del bono Dual. Al respecto, Leonardo Chialva, de Delphos Investment, recordó: "Muchas de estas emisiones se programaron con mucha antelación. Hace 15 días la situación era totalmente distinta. En ese proceso de normalización de la curva de pesos, antes del evento del bono Dual, toda esta maquinaria de emisiones empezó a funcionar y ahora salen a la cancha a testear al mercado".

Por su parte, Martín Przybylski, head portfolio manager de Consultatio, agregó: "Hay muchas empresas saliendo con bonos en dólares, apuntados a la banca privada, que no quiere comprar riesgo soberano y prefiere suscribir a obligaciones negociables a 1 o 2 años de plazo a tasas atractivas. En cambio, las emisiones en pesos que hubo en los últimos días no levantaron montos muy altos. No veo que haya mucha demanda por instrumentos en pesos

Melina Manfredi