sábado 15 de agosto de 2020

La “tormenta perfecta” que Suárez deberá enfrentar este año
Política

La “tormenta perfecta” que Suárez deberá enfrentar este año

Por el coronavirus, bajan el petróleo y el turismo. Además, la Nación coparticipa menos recursos.

La “tormenta perfecta” que Suárez deberá enfrentar este año

Al barco que timonea el gobernador Rodolfo Suárez se le avecina una "tormenta perfecta" que incluye todo tipo de tempestades: la recesión económica nacional (que impacta en las provincias); las trabas que tiene el equipo de Alberto Fernández para renegociar la deuda externa; la crisis que genera en el mundo el coronavirus, con sus efectos locales y la difícil situación de las finanzas de Mendoza tras el rechazo al endeudamiento y al roll over en la Legislatura.

Todo ese combo vaticina un futuro gris que quizás Suárez no imaginaba cuando ganó las elecciones provinciales hace 6 meses, en setiembre de 2019.

El gobernador igual sabe que no son nuevos los problemas en el país y la provincia, teniendo en cuenta que hace casi dos años que la actividad económica cae en forma constante. Pero a la preocupación que ya tenía el Ejecutivo se le suma ahora las consecuencias que trae -más allá de lo sanitario- en los mercados el coronavirus, con una parálisis in crescendo a nivel mundial que impacta doblemente en Mendoza con la caída abrupta del precio del crudo y de la llegada de turistas extranjeros.

Si bien en Casa de Gobierno prefieren (o intentan) ser cautos, las previsiones no son las mejores porque no hay perspectivas que indiquen que las cosas puedan mejorar en el corto plazo.

Por ahora, la única solución es "administrar bien el gasto", como reconoce el ministro de Hacienda, Miguel Lisandro Nieri, pero aclarando que "el ajuste mayor ya se hizo" cuando Alfredo Cornejo era gobernador, por lo que resultará difícil obtener más recursos. Más teniendo en cuenta que el peronismo no acompañó la autorización para tomar deuda por U$S 220 millones para obra pública; y lo mismo hizo con la renegociación de la vieja deuda, en este caso por $ 6.500 millones.

En este contexto, el Gobierno abrió la última semana las paritarias con los gremios estatales, con una oferta bien austera para todos: aumento de $ 3.000 sólo para los empleados que cobran hasta $ 40.000 mensuales y sin cláusula gatillo. La propuesta ya fue rechazada por los gremios mayoritarios (SUTE, ATE), por lo que se avecina una pulseada con final incierto. "Creemos que habrá finalmente entendimiento, porque se prioriza al segmento más bajo en base a nuestras posibilidades", resaltó optimista Nieri.

Lo internacional

La pandemia del coronavirus ha jugado como un "cisne negro" que añadió complicaciones a la gestión provincial, que aún no sabe cuáles serán las consecuencias finales. "Tenemos una caída global de la oferta y de la demanda. No sabemos cuánto va a durar ni tampoco se puede estimar cuál será el costo", argumentó el titular de Hacienda.

Aquí entra el doble impacto provincial, ya que a la inevitable caída en las exportaciones se suman la baja abrupta en el precio del crudo y lo mismo con el turismo, sector que se está viendo seriamente afectado.

"En hidrocarburos lo sufrimos como provincia productora, y tenemos una incidencia inmediata porque la baja de la demanda genera una consecuente baja en el precio del crudo, por lo que recaudamos menos. Pero a mediano y largo plazo también afectará, porque las empresas tendrán impactos negativos fuertes y pueden caer inversiones previstas, lo que producirá menos empleos y también pymes con más problemas", razonó Nieri.

De hecho, como publicó Los Andes el martes pasado, Mendoza recaudará unos $ 3.400 millones menos de lo proyectado en concepto de regalías petrolíferas tras la baja del barril de crudo Brent de U$S 50 a U$S 33.

Lo nacional 

La situación económica nacional tampoco ayuda al futuro inmediato de Mendoza. Según el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que registra el Indec, desde mayo de 2018 la economía viene en constante caída, con un solo mes de números positivos: mayo de 2018.

Esto se corresponde con una baja en la recaudación nacional coparticipable, lo que complica a las provincias. Según Nieri, se está produciendo una "concentración de recursos del gobierno nacional", teniendo en cuenta que para engrosar los ingresos del Estado nacional Alberto Fernández echó mano a mayores retenciones a la soja y al llamado "Impuesto País", ítems que no son coparticipables.

"En enero y en febrero la distribución por coparticipación fue de $ 29.000 millones menos de lo que estimaba el proyecto de Presupuesto nacional y Mendoza recibió $ 1.200 millones menos", detalló Nieri.

Por otro lado, además de la dinámica económica que no se revierte, la Provincia no ha podido hasta el momento renegociar la deuda que tiene con la Anses y el Banco Nación, debido a que el gobierno de Fernández ha sostenido que primero tiene que resolver la refinanciación de la deuda externa. "Tenemos un escenario argentino delicado, y acá estamos inmersas todas las provincias", sumó el ministro de Suárez.

Lo local

En el plano provincial, la baja de la recaudación también pega fuerte. En términos reales está en torno al 12%, teniendo en cuenta que los recursos han crecido un 40% cuando deberían ser más del 50%, según el análisis del ministro.

De hecho, en todo 2019 la baja fue del 12,4%, mientras que en enero los ingresos cayeron 14% y en febrero, 12%. Este combo se intenta contrarrestar, o al menos suavizar, con la extensión de la moratoria de ATM al 31 de marzo, con la cual el Gobierno espera recaudar unos $ 2.000 millones, tanto de Ingresos Brutos como de los impuestos Automotor, Inmobiliario y Sellos.

El Ejecutivo tampoco olvida que estará imposibilitado  -por el voto negativo del PJ- de pedir créditos para obras públicas así como tampoco de renegociar deuda, motivos por los cuales Nieri asegura que las consecuencias serán "menos empleos, una retracción en el rubro de la construcción y también un inevitable aumento de las tarifas de los servicios públicos". 

"Con todos los problemas que tenemos, no contamos con la posibilidad de administrar la deuda y destinar dinero para evitar aumentos en los servicios, así como también destinarlos a otras medidas", retrató el ministro.

Entre las partidas que se verán recortadas agrupó a los programas de la cartera de Economía (como el combate de la Lobesia Botrana, lucha antigranizo y aportes a fideicomisos para asistencia a subsidios). Y además habrá un posible aumento del boleto de micro como también del componente de la distribución de la electricidad. "Estamos reviendo todos nuestros gastos", sintetizó.

"Hoy tenemos la obligación de ponernos a trabajar porque lo sanitario y la repercusión económica de esta crisis mundial puede ser muy grande. Tendremos que estar a la altura de las circunstancias para sortear este momento", finalizó Nieri.