Colores santos: la pasión hecha camiseta

Colores santos: la pasión hecha camiseta
Colores santos: la pasión hecha camiseta

Fernando Martínez es un mendocino fanático de Boca Juniors y cuenta con una de las colecciones de casacas de fútbol más grande de Mendoza.

Está entre los cuatro mayores coleccionistas de camisetas de fútbol que existen en nuestra provincia y la aventura empezó hace años atrás, cuando su hermana Silvina le obsequió una camiseta del Gremio de Porto Alegre. En su DNI figura el nombre de Fernando Martínez Olivera, pero todos lo conocen como el Pollo, apodo que heredó de su padre Héctor, a quien también sus amigos y familiares llamaban así. De su progenitor también le quedó su pasión por los colores de Boca Juniors y el amor por el fútbol.


    Mariana Villa / Los Andes
Mariana Villa / Los Andes

La tibia tarde de sábado, en un rincón de la Cuarta Sección de Ciudad, permite que el protagonista de esta historia haga un parate en sus actividades para hablar y, de paso, posar con lo que representa uno de sus más grandes tesoros: su colección de camisetas que ya superó las 500 unidades.

Allí, rodeado de historias y colores, en un mundo de camisetas de clubes y selecciones nacionales, deja en claro que no se siente del todo cómodo delante de la cámara; más bien prefiere ser quien busque los mejores ángulos. Cada día, desarrolla su labor como fotoperiodista y de ahí su falta de costumbre a los flashes.

"Desde chico me gustaron las camisetas de fútbol. Me parecía majestuoso e increíble verlas en los jugadores y después poder tenerla y vestirte con los colores de tu club; es una sensación incomparable. La primera vez que tuve una camiseta fue una de Argentina del 94 y otra de Boca del 93, que me regaló mi viejo, que laburaba en el comercio. Esas camisetas las perdí, las busqué y no las encontré. Me quedo una de arquero, pero de ningún club en especial. Siempre me gustaron los buzos de arquero, porque me gusta atajar", cuenta, con sus 32 años a cuestas, el protagonista.


    Mariana Villa / Los Andes
Mariana Villa / Los Andes

-¿Cómo arranca esta pasión de coleccionar camisetas de todos los colores?

-Empiezo a coleccionar cuando mi hermana me trae un de sus vacaciones en Brasil: la del Gremio. Tenía ocho años en ese entonces y así empecé: fue la primera.

-¿Son solo camisetas de fútbol o hay de otras disciplinas?

-Solo camisetas de los diferentes clubes del mundo y también de selecciones. En la actualidad tengo 556 camisetas y la ultima es la que usaba el paraguayo José Luis Chilavert en Vélez Sarsfield; de la marca Lotto, que tiene un bulldog en el pecho. También la usaba en su selección.

-¿Cuáles son las más exóticas?

-Kayser Chief, de Sudáfrica, y de las selecciones de Siria, Moldavia, Bangladesh y una de un club de Rio, que se llama Madudeira y que sacó  una edición limitada con el rostro del Che Guevara, al cumplirse cincuenta años de la visita de ese club a Cuba, donde se entrevistaron con él. También tengo otra edición limitada que sacó el América de México tras la muerte de Roberto Gómez Bolaños: son las remeras del Chavo del Ocho y el Chapulín Colorado. Otras raras son de Egipto, Argelia y del Ayacucho FC, de Perú.


    Mariana Villa / Los Andes
Mariana Villa / Los Andes

-Hay algunas camisetas que son una especie de figurita difícil...

-Sí, porque vivimos lejos de todo y en Mendoza son difíciles de conseguir. En Buenos Aires es más fácil.

-¿Cómo haces para conseguirlas? ¿Compras o te las regalan?

-Tengo que decir que mucha gente ha colaborado con mi colección y me han regalado camisetas. Otras las compro a través de los sitios web  y destino una parte de mi sueldo para pagarlas. También cuando viajo afuera trato de ser gasolero para que al final del viaje me quede dinero para comprar muchas camisetas. Suelo comprarme entre 15 o 16 camisetas cada vez que viajo. Suelo comer poco y ahorro mucho en esos viajes; me muevo caminando con mi mochila. Todo sea para que al final de la estadía me pueda comprar muchas camisetas.

Fernando destina un lugar especial a la colección: su habitación. Una especie de santuario al que vuelve cada día para disfrutar de una de las colecciones más grandes que tiene la provincia.

El cuidado que le da a cada una de ellas es minucioso: se encuentran ubicadas en percheros, colgadas dentro de bolsas con un número que las identifica y cada cierto tiempo son lavadas. Su ubicación no es azarosa: están acomodadas por selecciones, luego por equipos de acuerdo a la categoría. “Las únicas camisetas que están en un perchero aparte son las de Boca. La idea es construir una pieza que me permita armar un museo”.

“Hace poco, un amigo coleccionista me donó una de Navarro Montoya en un camión, ya que él tenía dos, pero no hago trueques; camiseta que entra a la colección se queda. Tampoco tengo dos camisetas  de un mismo año un club”, finalizó.

Boca y Brasil, en el altar mayor

El universo futbolístico de Fernando es copado por Boca Juniors: tiene más de 70 camisetas, entre titulares y alternativas. “Cada vez que alguien de mi familia viaja a algún lado, siempre sabe qué deben traerme”, cuenta con una sonrisa.

¿Cuáles son las camisetas xeneizes más especiales que tenés?

-Una de Carlos Tévez que tiene su firma. Él se la envió a mi viejo a través del Tato Aguilera, pero mi viejo falleció antes y no la pudo ver y es una de las que más me gusta y quiero.  Otra recordada es la del partido de ida  de la final de la Copa Libertadores 2018, que usó Darío Benedetto, en el 2-2, en La Bombonera. Otra de Gago de Copa Libertadores y las de la época de Riquelme: una de la franja ancha y cuando le ganamos al Real Madrid.

-¿Y de la Selección Argentina cuáles tenés?

-De la selección tengo muy pocas; unas 10. La mayoría de la era Messi. Las más antiguas son del ‘78, ‘86, ‘94, ‘09 y ‘10. Si tengo muchas de Brasil, porque al contrario de muchos, soy más brasilero que argentino, por un tema de piel. Los quiero mucho y les tengo mucho cariño. Por eso, tengo 20 camisetas de Brasil y las compro por internet cuando no puedo conseguirlas.

En detalle

También de los Federales: "Hay varias camisetas de los Federales A y B, que me han regalado Gonzalo Gómez, arquero de Gimnasia de Jujuy, o Marcos Benítez, quien me obsequió una de Guaraní Antonio Franco, de Misiones, tras un partido ante Maipú".

Las que desea: "Me gustaría tener las camisetas de las selecciones de Medio Oriente. Además, quiero las de cada país y su respectivo clásico. Estoy en busca de camisetas de clubes brasileros y peruanos que sean de pueblos pequeños o ciudades chicas".

Otros coleccionistas: "En Mendoza está Federico Villarreal, quien colecciona solo camisetas de Boca Juniors y apenas un par más. También soy amigo de Damián Marcos, un coleccionista uruguayo que tiene centenares y es muy hincha de Peñarol".

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA