La pandemia que mató a 50 millones de personas y enfermó hasta al gobernador de Mendoza

La pandemia que mató a 50 millones de personas y enfermó hasta al gobernador de Mendoza
La pandemia que mató a 50 millones de personas y enfermó hasta al gobernador de Mendoza

La "gripe española" devastó al mundo haca más de 100 años. Cómo afectó a la provincia.

Hace poco más de cien años la humanidad enfrentó una pandemia conocida como “gripe española”. Esta enfermedad sólo necesitó tres años para causar –al menos- 50 millones de muertes, siendo en su mayoría personas de 20 a 40 años.

Este último dato ha generado desconcierto en el mundo científico desde entonces. El científico estadounidense Michael Worobey señaló reciente que siempre "ha sido un misterio de dónde vino ese virus, por qué era tan grave y, en particular, por qué mató a adultos jóvenes en la flor de la vida".

Tras una serie de estudios, dicho especialista considera que se trató de la mutación de un virus preexistente al que los mayores de 40 años habían estado expuestos y, consecuentemente, desarrollaron cierta inmunidad.

Sobre lo que no hay dudas es que en mayo de 1918 se presentaron los primeros casos en España y hacia mediados de octubre del mismo año la enfermedad ya estaba en Argentina. Ingresó por el puerto de Buenos Aires y nuestra provincia se vio afectada inmediatamente.

El 3 de noviembre Diario Los Andes informó que la mayoría de los bomberos estaban enfermos tras días de realizar desinfecciones por las calles. Por entonces los políticos también "salían de gira" analizando diversas urgencias, una de ellas fue garantizar agua potable a la población instalando nuevos surtidores.

Paralelamente se obligó a las farmacias trabajar de lunes a lunes, suspendiendo el turno dominical. Los comercios pudieron seguir atendiendo pero se les exigió "desinfectar" de manera permanente. Como en la actualidad se clausuraron las iglesias, aunque se permitió realizar matrimonios o bautismos. A medida que avanzó la enfermedad algunos edificios fueron acondicionados para recibir a los enfermos, entre ellos los salones de la Municipalidad de Guaymallén dónde fueron colocadas veinte camas.  

La situación era alarmante. El mismísimo José Néstor Lencinas –por entonces gobernador- se enfermó  y debió ausentarse algunos días. La Legislatura no sesionó por falta de quorum, la mayoría de los diputados estaban enfermos.

En este marco algunos vecinos del antiguo Hospital de San Antonio, ubicado en la capital mendocina, realizaron revelaciones espeluznantes a nuestro diario: “ha llegado a nuestra redacción –señaló Los Andes, el martes 5 de noviembre de 1918- una nota en la cual se denuncia que ese barrio se encuentra molestado desde hace tiempo por olores pestilentes que emanan de dicho hospital, debido, según informes que tienen los firmantes de la nota, a cadáveres que se encuentran en las salas donde se efectúan las autopsias, cadáveres que parece permanecen por varios días en las salas y que al ser llevados al cementerio ya están en avanzado estado de descomposición”.

A pesar de que el clima era benigno la enfermedad puso en jaque a Mendoza, sin embargo el impacto mayor se produjo meses más tarde durante el invierno de 1919. Carecemos de una cifra confiable en cuanto al número de muertes, pero fueron suficientes como para generar pánico en la población.

Una de las zonas más afectadas fue Maipú. El 7 de julio leemos en Los Andes:
"En Coquimbito se ha difundido la plaga enormemente, habiéndose producido el caso de que varias fincas han debido suspender todos los trabajos a consecuencia de que sus trabajadores han sido atacados de gripe.

A pesar de la gravedad de la situación, las autoridades no han tomado ninguna medida tendiente a evitar en lo posible la propagación del mal que nos ocupa, lo cual está ocasionando gravísimos perjuicios al departamento”.

Tres días más tarde el gobierno provincial tomó cartas en el asunto. Prohibió los salones de baile, los teatros, los cines y los prostíbulos. Las medidas fueron recrudeciendo a medida que el mal avanzó. Un año más tarde la temible influenza regresó, pero los habitantes ya estaban preparados y consecuentemente las muertes menguaron.

Hoy contamos con información muy valiosa, sabemos cómo se desarrolló el coronavirus en diversos países y de qué modo es fundamental actuar. No perdamos la oportunidad de hacer bien las cosas, de cuidar al otro y evitar muertes. Hoy, quedémonos en casa.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA