La muerte de Merceditas y una carta de su esposo Balcarce - Por Raul F. Romero Day

La muerte de Merceditas y una carta de su esposo Balcarce - Por Raul F. Romero Day
La muerte de Merceditas y una carta de su esposo Balcarce - Por Raul F. Romero Day

En la hemeroteca de la biblioteca "Gobernador Pedro Molina" de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza luce en marfileño papel ribeteado en negro, señal de duelo, una carta escrita con tinta desgastada por el transcurso del tiempo.

La misiva encierra a la vez la triste noticia del fallecimiento de Mercedes Tomasa de San Martín de Balcarce, la "infanta mendocina" y el dolor de su autor, que se transmite no sólo en palabras sino también en la caligrafía alterada y temblorosa en razón de transmitir la mala nueva.

La esquela, firmada por el Dr. Mariano Severo Balcarce, viudo de la hija del prócer, está dirigida al ministro de Relaciones Exteriores y Culto del presidente Nicolás Avellaneda, el médico salteño Pedro Antonio Pardo, y es, en realidad, una suerte de rendición de cuentas no oficial de las gestiones que realiza Balcarce como representante del gobierno argentino en Francia.

El yerno del Padre de la Patria, sobrevivirá diez años a su mujer y también dejará de existir en el país galo donde ya habían enterrado a una de sus dos hijas, María Mercedes.

Más de sesenta años después los restos de la pareja y su hija serán trasladados a la basílica de San Francisco donde reposan desde entonces en un sobrio monumento, actualmente descuidado, bajo el amparo de Nuestra Señora del Carmen de Cuyo, Generala del Ejército de Los Andes.

Mariano Balcarce, hijo del general Antonio González Balcarce, triunfador de Suipacha y de Dominga Francisca Bouchardo, había conocido a su esposa y al general San Martin entre 1831/ 1832 cuando los trató como pacientes durante la epidemia de cólera, casándose en setiembre de este último año con la tributaria de las famosas máximas.

Además de médico, Balcarce desarrolló una amplia carrera política, como representante de la Argentina ante Francia, remplazando al anterior delegado, Juan Bautista Alberdi.

Por su parte, Pedro Antonio Pardo Saravia fue un médico, periodista, docente y político argentino, fundador de la Sociedad Literaria de Buenos Aires y redactor en el periódico "El Comercio", que marcó su nexo con Mendoza al integrar en 1861 la comisión médica que colaboró con los damnificados del terremoto de 1861 y, luego, por ser el destinatario de esta epístola.

El texto de la triste misiva es el siguiente:

Particular. Paris, 12 de marzo de 1875

Al Señor Dr. Dn. Pedro Antonio Pardo

Buenos Ayres

Señor Ministro y distinguido compatriota:  En la noche del 27 al 28 de febrero tuve la desgracia de perder a la virtuosa compañera de toda mi vida, la digna hija del ilustre General Dn. José de San Martín.

Profundamente afligido por golpe tan inesperado y cruel, no tuve ánimo para escribir a Ud. por el vapor que salió de Burdeos el 5 del cte., ni me es todavía posible hacerlo oficialmente pero hago un esfuerzo para agradecer a Ud. en esta ocasión sus benévolas cartas particulares del 11 y 30 de enero último, y asegurarle que a pesar de mi aflicción no he descuidado, ni descuido los asuntos que están a mi cargo.

Pidiendo a Dios Nuestro Señor la resignación que me es tan necesaria en estas aterradoras circunstancias, me despido de Ud. con toda consideración.

Su afmo. Compatriota y S.S. Mariano Balcarce

Al cumplirse próximamente el 143 aniversario del luctuoso acontecimiento, es digno recordar a la mujer educada y virtuosa que fue Merceditas y a su marido, que la acompañó y sostuvo en la honrosa pero dura tarea de cuidar al Gran Capitán en sus días más amargos, fruto de la ingratitud y el olvido de sus compatriotas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA