miércoles 8 de julio de 2020

La locura de un tenista que rompió raquetas y hasta escupió al árbitro
+ Deportes

La locura de un tenista que rompió raquetas y hasta escupió al árbitro

El australiano Kyrgios dio otro show. Tenía el partido en el bolsillo pero no pudo consigo mismo. ¡Hasta se las agarró con Nadal!

La locura de un tenista que rompió raquetas y hasta escupió al árbitro

Promete que va a cambiar sus actitudes y luego hace lo contrario. Nick Kyrgios volvió a ser noticia, no por su calidad tenística sino por el polémico comportamiento que tuvo en el Masters 1000 de Cincinnati. Tenía encaminado el boleto a octavos pero se le pelaron los cables y repartió municiones por todos lados: pidió ir al baño para romper dos raquetas y, entre otras tantas cosas, insultó y escupió al umpire. Incluso habló de Nadal, su archienemigo, pese a que el mallorquín no está ni siquiera participando del torneo...

La locura de siempre se apoderó de Kyrgios. Venía haciendo un buen partido, a pesar de arrastrar molestias físicas. Se quedó con el primer set en un ajustado tie break pero se fue de partido e hizo un escándalo. 6-7 (3), 7-4 (4) y 6-2 para el ruso Khachanov, en un atractivo juego que quedó opacado por el descontrol del ex Top 20.

Lo primero: recibió un warning por desquitar su bronca arrojando una pelota a las nubes. Estaba enojado el de Canberra con el árbitro porque, según él, lo apuraba con los tiempos de su servicio. Al marcarle que estaba en desacuerdo con su norma, lo hizo hablando ¡de Rafael Nadal! "La rutina de Rafa toma 20 segundos. Esto tiene que ser una broma. Soy uno de los jugadores más rápidos", le dijo el tenista de 24 años que siempre que juega con el español se enloquece por los tiempos de demora del 12° veces campeón de Roland Garros.

No quedó ahí. Cuando perdió el segundo set, le siguió discutiendo al árbitro y, en el descanso entre sets, pidió tiempo para ir al baño. El fin era otro: el reciente campeón de Washington agarró dos raquetas que tenía y enfiló hacia los vestuarios. Cuando pasaba por los pasillos, las partió contra el piso, se dio media vuelta y volvió a la cancha como si nada hubiese pasado. Al final del partido, se las regalaría a un chico que estaba en la tribuna.

Estaba fuera de sí y recibió una sanción antideportiva con quita de punto del game. Estuvo todo lo que resta del partido discutiendo con el juez y en su momento de rabia, mientras estaba descansando en el banco, estalló una botella contra el piso. "Es el peor referí del juego. Sin duda, cada vez que juego, él está haciendo algo estúpido", disparaba al aire. Por todo lo que hizo podría recibir una dura sanción por parte de la ATP: se trata de uno de los casos más extremos que ha protagonizado.

Sobre el cierre del partido, como marca la tradición, los jugadores se saludan entre sí y luego al árbitro, sin embargo, Kyrgios no solo no le estrechó la mano al juez de silla sino que le escupió a la distancia.Antes de saludar al ruso Top Ten, se refirió al umpire con un comentario despectivo: "Eres una p*** herramienta". Después Khachanov opinó del tema y dijo: "Fue un partido difícil no solo para mí, sino para todos al tener que lidiar con todas estas situaciones. Tiene mucho talento pero a veces la cabeza no la tiene en el lugar correcto.

No hay caso. Kyrgios, una de cal y otra de arena. En su conquista en el ATP 500 de Washington había dicho que intentaría usar el tenis para "mejorar como persona" pero lo que se vio la noche del miércoles fue algo bochornoso para el mundo del tenis y está lejos de asemejarse a lo que aparentaba ser su deseo.