jueves 6 de agosto de 2020

La industria mendocina trabaja solo al 50% de su capacidad instalada
Economía

La industria mendocina trabaja solo al 50% de su capacidad instalada

La recesión y la falta de financiamiento perjudicaron a los empresarios. Sin embargo, en los últimos meses hubo señales de recuperación.

La industria mendocina trabaja solo al 50% de su capacidad instalada

El 50% de la capacidad instalad del sector industrial de Mendoza se encuentra ociosa. Las altas tasas de interés de las líneas de financiamiento y la recesión económica son las principales causas de esta situación, aunque el sector comenzó a mostrar señales de recuperación en los rubros relacionados con la energía, la matriz exportadora y el turismo.

Según explicó Julio Totero, vicepresidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la provincia (Asinmet), se han visto mejoras en el sector de servicios petroleros gracias a las inversiones que está realizando YPF con el motivo de su paro de planta y de una modernización planteada para que puedan procesarse combustibles acordes a las exigencias ambientales del mundo (la compañía invertirá en los próximos cinco años, comenzando en 2020, 1.600 millones de dólares).

“Los demás sectores están con un alto índice de capacidad ociosa que alcanza aproximadamente el 50%”, señaló el empresario metalmecánico.

Asinmet mide los niveles de la industria y su capacidad instalada en cuatro subsectores: el energético, que tiene que ver con el petróleo, la minería y la generación a través de recursos renovables; el agroindustrial, que incluye la prestación de servicios y productos para el agro, el empaque y la vitivinicultura; el subsector de la construcción y el de servicios.

"En general este fue un año de bajos niveles de inversión, producto de la contracción que se observa en el mercado, y de los bajos niveles de demanda", señaló Totero.
A futuro, el vicepresidente de Asinmet señaló que se espera que el recambio o el mantenimiento de maquinarias que no se hizo este año comience a darse. "Después de dos años cayendo, los niveles de actividad se recuperan, pero no al punto inicial", señaló y explicó que desde 2010 a la fecha (cuando la capacidad instalada funcionaba al 80%), el sector viene "achicándose".

Por su parte, el titular del Consejo Empresario Mendocino (CEM), Javier Allub, recomendó observar la capacidad instalada y el porcentaje de capacidad ociosa en cada caso en particular. "Cuando hay un proceso recesivo de la economía en general, es lógico que la capacidad ociosa aumente. Todo lo que tiene que ver con el mercado interno genera capacidad ociosa, así como los sectores que dependen de la oferta financiera. Por el contrario, algunos sectores relacionados con la exportación han repuntado, producto de un tipo de cambio más competitivo", explicó.

A modo de ejemplo, Allub señaló que el sector automotriz (la producción cayó casi un 40% en junio según datos de la Asociación de Fabricantes de Automotores), es uno de los que se encuentra con mucha capacidad ociosa, pero también puede recuperarse rápidamente si se ofrecen financiamientos accesibles a tasas razonables.

Sectores claves

Si bien el sector metalúrgico reconoce el impulso que se le ha dado a la actividad gracias a la inversión en parques solares, pequeños aprovechamientos hidroeléctricos y otras inversiones en materias de renovables, esperan que en el futuro puedan destrabarse inversiones proyectadas para el sector minero. Además  insisten en que "despeguen con fuerza las energías renovables, y la explotación petrolera".

Según Totero, el desarrollo minero despierta buenas expectativas para Asinmet en Mendoza. Hoy es el petróleo el que ofrece las oportunidades de mejora más concretas. 

También Rubén Caparotta, quien lleva más de 37 años al frente de la firma metalmecánica Artrans, señaló que la minería ofrece oportunidades para el sector. "En este momento estamos repuntando con el trabajo, gracias a que estamos vendiendo para la minería en San Juan", comentó.

El empresario destacó el desarrollo en la provincia vecina y en los parques eólicos del Sur del país. Para Mendoza consideró que se espera una "racionalidad y que se dejen de lado intereses mezquinos", a fin de que puedan concretarse inversiones.

“El desarrollo de la lengua Norte de Vaca Muerta va a ser positivo para la provincia, pero llevará su tiempo. Nosotros a YPF le estamos vendiendo más de lo que vendíamos, y esperamos que mejore”, agregó.

Mejoran las expectativas para rubros de consumo

Un sector relacionado de forma directa con la industria manufacturera y de prestación de servicios que crece en la provincia, es el turístico. Pese a la coyuntura, se espera que esta temporada crezca "el turismo de argentinos para Argentina", y con este se de un repunte para el sector comercial también.

"Todo el sistema se dinamiza gracias a esto, empezando por el agro que tiene que despachar más alimentos. En el comercio está pasando lo mismo. Recorrimos los centros comerciales y el centro mendocino y con satisfacción vimos que se encontraban abiertos y vendiendo", señaló Daniel Ariosto, presidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza.

De acuerdo con el empresario, un rasgo que perjudicaba a Mendoza tenía que ver con que durante los fines de semana largo no se hacía la excepción de abrir durante los días domingos, o los feriados, algo que ha ido cambiando con el tiempo y con la mayor presencia de turistas extranjeros.

“Nos hemos reunido con los industriales mendocinos y estamos dispuestos a competir y a afrentar las amenazas u oportunidades que se presenten con la apertura al mundo y el acuerdo con la Unión Europea. Estamos viendo un clima empresarial que quiere salir adelante”, agregó Ariosto.