viernes 25 de septiembre de 2020

La construcción privada acumula más de un año de retracción
Economía

La construcción privada acumula más de un año de retracción

Cerró 2019 con una baja del 8,3% pero en lo que va del año tampoco se recupera. Falta de crédito y pérdida del poder adquisitivo, las causas

La construcción privada acumula más de un año de retracción

El sector de la obra privada cayó en Mendoza 8,38% durante 2019, según el relevamiento realizado por la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP). Y en 2020 tampoco ha tenido signos de recuperación, según explican los referentes locales.

"La obra privada está frenada, básicamente desde la mitad de 2019 y a la fecha no ha dado ningún signo de recuperación, yo diría que se ha profundizado el estancamiento", explicó el empresario Roberto Piedrandrei. De hecho, la actividad no tuvo un buen primer semestre en 2019 tampoco, ya que mostró severas caídas.

Por su parte, el presidente de la Red Edificar, Diego Pérez Colman, detalló: "La merma en la construcción privada se debe a un cóctel de factores, entre ellos a la incertidumbre, las altas tasas, la carga impositiva y el no saber qué sucedería en un año electoral. Esto hizo que mucha gente  frenara la obra, pero también impulsó a quienes tenían los fondos para terminar".

De los precios al dólar

Los costos de los materiales, algunos atados al derrotero del dólar, también contribuyeron a sostener este escenario de retracción para las obras privadas. "El mercado se ha retraído desde hace tiempo, porque no hay créditos blandos para incentivar la construcción. Pensar en los cierres es caro porque uno de los factores importantes sobre toda la mercadería, el aluminio, se cotiza en dólares. Sin embargo  sigue existiendo demanda de productos de alto rendimiento", explicó Gustavo González de la firma G&G Aberturas.

"El dólar está estable pero a un valor alto, por lo cual el ingreso de productos importados, sobre todo para las terminaciones, prácticamente desapareció. Mientras que el acero, que se rige por el tipo de cambio, hoy está estable, pero con ventas de muy bajo volumen. Los demás precios han seguido subiendo a un ritmo cercano al 4%", detalló Roberto Pierandrei.

"En general, dentro de la Red, de acuerdo a la oscilación del dólar, repercute en algunos productos pero no quiere decir que esto se traslade de forma inmediata a los precios. Uno tiene que jugar también con los productos nacionales como opción. Nosotros somos parte de un eslabón que inician los proveedores. Todo depende de la estructura en los costos", confió Pérez Colman  de la empresa Hipercerámico.

El juego de las empresas  

Para algunas pymes, bajar los márgenes de rentabilidad es una acción directa para sostener el nivel de trabajo. "Muchas empresas están bajando el margen de ganancias para vender, porque el mercado de la obra privada está contraído; a excepción de las empresas grandes, de los desarrolladores, que siguen apostando a los grandes proyectos habitacionales", explicó Gustavo González, de G&G Aberturas.

En tanto, Roberto Pierandrei subrayó: "Las pymes del sector están desde hace mucho tiempo atravesando un mal momento".

Agregó: "La ayuda del Gobierno es básicamente para el pago de deudas impositivas y no para poder recomponer el capital de trabajo o para realizar inversiones. Los pequeños empresarios que trataron de mantener al día sus impuestos para poder participar en las licitaciones y las obras del Estado, lo han hecho con un alto costo financiero". Habrá que esperar para ver cómo se desarrolla 2020.

La Cámara preocupada por la caída del empleo en el sector  

Marcelo Bargazzi, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Filial Mendoza), destacó que la situación del sector que representa es crítica. La falta de obra pública está expulsando a mucho trabajadores del sistema.

"El escenario en el 2020 es negativo, no sé cómo vamos a hacer. Los materiales aumentan al ritmo del dólar y la realidad es de un  tránsito muy complicado. Como Cámara esperamos que se apruebe el presupuesto provincial y el endeudamiento para que se invierta en obra pública", argumentó Bargazzi.

Sobre la actualidad, se explayó: "a los empresarios nos quita el sueño tener que echar gente. La verdad es que estamos asombrados por la pelea en la Legislatura, mientras afuera la gente pasa necesidad. Desde julio a la fecha se han perdido en Mendoza cerca de 4.000 puestos, sin contar  aún con los números de diciembre y enero. A mediados de año había empleo pleno y en el último trimestre las obras se fueron terminando y no hay obra nueva".