sábado 31 de octubre de 2020

La confesión de Enrique Sacco sobre Vidal: "Débora Pérez Volpin la puso en mi camino"
Da La Nota

La confesión de Enrique Sacco sobre Vidal: "Débora Pérez Volpin la puso en mi camino"

El periodista habló con Intrusos y expresó el deseo de construir una familia con los hijos de la ex gobernadora y sus hijos del corazón.

La confesión de Enrique Sacco sobre Vidal: "Débora Pérez Volpin la puso en mi camino"

A poco más de dos años de la muerte de Débora Pérez Volpin, el periodista Enrique Sacco habló con Intrusos sobre como fue transitando estos años y contó acerca de su relación con María Eugenia Vidal, ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires.

"Hoy estoy bastante mejor. El tiempo pone las cosas en su lugar, y va sanando. Ayuda mucho la terapia y la meditación, que yo hacía antes de que todo sucediera", reflexionó Sacco.

El 6 de febrero del 2018 falleció Debora, mientras le estaban haciendo una endoscopía, un estudio de rutina. Al respecto, el periodista deportivo señaló: "Fue impericia, negligencia, mala praxis. A cualquiera le puede pasar. Sabemos que los médicos no hicieron lo que hicieron apropósito, pero hay una responsabilidad. Débora era joven, estaba sana y merecía justicia. Por eso hay un médico condenado a tres años de prisión en suspenso y no podrá ejercer durante siete años. Queremos justicia sin ánimo de revancha ni rencores".

Y agregó: "El mensaje que quisimos dar, más allá de los sentimientos personales, es que en la sociedad en la que vivimos siempre hay que encontrar lo positivo. Hay odio, separación y necesitamos buscar el punto de encuentro, ser solidarios y humanos. Fue un dolor enorme. Hubo encubrimiento pero logramos justicia, en gran parte. Apelamos también la responsabilidad de la anestesióloga. Hoy está todo en pleno proceso, más allá de la pandemia. Estamos tranquilos porque aunque todavía falta, es el camino correcto ", señaló.

El periodista recordó cómo estaba Pérez Volpin en ese momento: "Antes de entrar al quirófano ella estaba impecable. Habíamos estado juntos el lunes, ya no tenía dolores pero consideramos que lo lógico era hacerse el estudio que ya estaba pactado. El estudio estaba programado para el día miércoles, en otra institución. Era parte de los chequeos, un estudio más. Pareciera que la vida tiene puntos diseñados. Yo tenía previsto ir a buscarla y después ir a cenar. Cuando estaba yendo, me llamaron y me dijeron que se había complicado. Eso me llevó a mis 17 años, cuando a mi papá lo operaron, salió todo bien y al día siguiente, cuando estaba en el colegio, me llamaron para decirme que se había complicado, y se murió".

"Fui el primero en enterarme de la muerte de Débora y no se lo pude decir a los chicos y a la mamá, que estaban ahí porque se iban de viaje y habían pasado a saludarla. Solo fue un abrazo. La explicación que nos dieron no nos cerraba. Nos decían que no sabían que había pasado. A Débora la tenemos presente siempre en nuestros diálogos y con alegría, como era ella. Habíamos construido una familia muy linda. Fue un caso que conmocionó al país, y marcó un antes y un después. Si hoy pudiera hablar con Débora, me diría que está bien todo lo que hicimos, que ya está", dijo emocionado. "De ella, heredé su amor, su familia, sus hijos Agustín y Luna, y nos llevamos muy bien con Marcelo Funes, que es el padre de los chicos. Hay que seguir adelante y construir. Y hay que buscar la resiliencia para salir fortalecidos".

El verano pasado, Sacco blanqueó su relación con María Eugenia Vidal , a quien había conocido unos meses antes, en un programa de Mirtha Legrand. ¿Cómo fue que se animó a apostar otra vez al amor? "Sentís que se te acaba la vida. Estaba en proceso de sanación, no pensaba enamorarme pero cuando fluye, fluye. Y se dio. No sé si era el tiempo, pero se dio. Y cuando ocurrió, los primeros en enterarse fueron Agustín y Luna. Soy como el papá del corazón y quería que se enteraran por mí. Hoy es un tema naturalizado", explicó.

"Yo creo que Débora me puso a María Eugenia enfrente. Insistían de la producción de Mirtha en invitarme y yo no estaba convencido, pero al final accedí porque el fallo de Débora había sido a favor. Y bueno, empecé a volver a sonreír. El amor cura, te permite crecer, te hace feliz. Con María Eugenia sentí la posibilidad de volver a vivir. No pretendíamos ocultarnos pero yo quería que se enterara por mi boca, porque la familia de Débora también es mi familia. Tenemos el proyecto de construir una familia con sus tres hijos y mis hijos del corazón", finalizó el periodista.