martes 22 de septiembre de 2020

La agenda de Piñera para fortalecer el orden público en Chile
Mundo

La agenda de Piñera para fortalecer el orden público en Chile

Entre otros puntos, el presidente anunció un proyecto de ley para endurecer la sanción contra los saqueos.

La agenda de Piñera para fortalecer el orden público en Chile

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció una serie de diez medidas, centradas en fortalecer el orden público y resguardar la seguridad ciudadana, pero no hizo referencia a una posible reforma constitucional, como exige gran parte de la oposición chilena y miles de personas en las calles desde hace tres semanas.

“Estamos convencidos de que esta agenda representa y constituye un aporte significativo para mejorar nuestra capacidad de controlar y resguardar el orden público y proteger la seguridad ciudadana”, dijo Piñera en una conferencia de prensa en el Palacio de La Moneda.

Antes de anunciar las nuevas medidas de seguridad, el mandatario repasó la "agenda social" tomada por su gobierno desde el estallido de las protestas, como el aumento de las jubilaciones y el salario mínimo.

Acompañado de su flamante ministro de Interior, Gonzalo Blumel, Piñera describió los diez puntos de su nueva agenda de seguridad, cuyas propuestas discutió y elaboró en los últimos días con su coalición de gobierno de centroderecha.

Con estas medidas, el gobierno da urgencia a una serie de proyectos para recuperar el control de las calles, como el de la ley anti-saqueos, la ley de anti-encapuchados y otro que crearía la figura penal de aquellos que bloquean las calles y avenidas con barricadas.

Inteligencia

Asimismo, Piñera anunció la creación de un equipo especial de abogados y de otro compuesto por la Fiscalía, Carabineros y la Policía de Investigaciones para mejorar los trabajos de inteligencia y la atención de denuncias.

El presidente anunció también el tratamiento de tres proyectos legislativos centrados en las fuerzas de seguridad del Estado: uno para crear un estatuto de protección, otro para modernizar el sistema de inteligencia y un tercero, para modernizar a la Policía.

Con el anuncio de esta nueva agenda de seguridad, el gobierno de Piñera pone el eje en la seguridad para recuperar la paz social y vuelve a evitar hablar sobre el cada vez más masivo debate sobre la necesidad de una reforma constitucional.

Según una reciente encuesta de la consultora Cadem, 87% de los chilenos quiere reformar la Constitución.

Piñera, sin embargo, se concentró ayer solamente en promesas vinculadas a la seguridad.

Anunció también una reunión con el Consejo de Seguridad Nacional, que cuenta con representación de todos los poderes del Estado, en La Moneda.

"Para poder recibir la colaboración y el compromiso de todos para que Chile pueda superar estas difíciles tres semanas y reencontrarnos con la paz social, progreso y la unidad entre todos chilenos", concluyó.

El estallido social en Chile comenzó el 18 de octubre y dejó 23 muertos y miles de heridos y detenidos.

Denuncias

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) informó que recibió unas 2.300 denuncias por vulneraciones de los derechos humanos desde el inicio de las protestas.

Así lo comunicó la sede Regional Metropolitana del INDH, ente público independiente que monitorea las protestas sobre el terreno, en un comunicado hecho público ayer, en la jornada 21 de movilizaciones.

El instituto asegura que la mayoría de querellas apuntan al “actuar vulneratorio” del cuerpo de Carabineros y también de miembros de las Fuerzas Armadas durante los estados de emergencia previamente decretados por Piñera.

De las más de 2.000 denuncias presentadas, 72 acusan a las fuerzas de seguridad de "torturas", incluyendo aquellas de carácter sexual.

Anteayer, 14 agentes de Carabineros fueron formalizados por dos casos de tortura, uno de ellos contra un menor, cometidos el 21 de octubre durante las protestas en varias ciudades de Chile.

Otras querellas se basan en "acciones por homicidio frustrado y por lesiones de diversa índole, entre otros crímenes", indicó el organismo.

Particularmente, el INDH  querelló por el homicidio de Alex Núñez el pasado 20 de octubre, cuando, según el ente, se encontraba protestando a la salida de una estación de metro de Maipú (Santiago) y, una vez iniciado el toque de queda, intentó huir de las fuerzas policiales con su esposa, resultando herido por un proyectil en el pie.

Acto seguido, los uniformados "le propinaron golpes en la cabeza y cuerpo, falleciendo durante la madrugada" en el principal hospital de la sanidad pública en la capital.

Con el de ayer, ya suman 21 días de protestas, con miles de detenidos y heridos.

Se han presentado centenares de denuncias por abusos, tortura y violencia por parte de las fuerzas de seguridad y la ONU decidió enviar a un equipo de observadores para documentar posibles violaciones a los derechos humanos. 

Fuerte caída en exportaciones

Las exportaciones chilenas alcanzaron los 5.257 millones de dólares en octubre de 2019, lo que supone una caída del 21% interanual, en un mes que ha estado marcado por el estallido de la crisis social en el país.

Las importaciones en ese mes fueron de 5.564 millones de dólares y la balanza comercial registró un déficit de 307 millones de dólares, el mayor del año, frente a los 18 millones de dólares de setiembre, según datos difundidos por el Banco Central.

La mayor caída

La mayor caída se produjo en las exportaciones agropecuarias, que totalizaron 201 millones de dólares, un 30% menos en términos interanuales; mientras que las exportaciones mineras cayeron un 21%.

En concreto, las exportaciones de cobre se ubicaron en los 2.515 millones de dólares, lo que equivale a una caída interanual del 22,5 millones de dólares, lo que supone un descenso del 19 % respecto al mismo mes del año anterior.

Chile vive un estallido social sin precedentes desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet en 1990, con manifestaciones y disturbios.

El Ministerio de Hacienda de Chile pronosticó que la economía chilena crecerá este año en torno al 2%, seis puntos menos de lo estipulado antes del estallido social.