jueves 26 de noviembre de 2020

Inmigración: España e Italia proponen una nueva política para la UE
Mundo

Inmigración: España e Italia proponen una nueva política para la UE

Ambos países buscan influir de manera conjunta en los grandes debates que debe afrontar el bloque comunitario.

  • sábado, 8 de febrero de 2020
Inmigración: España e Italia proponen una nueva política para la UE

España e Italia buscan forjar una nueva alianza estratégica que ayude a dar forma a las futuras políticas de la Unión Europea en cuanto a migración, según indicaron los ministros del Exterior de ambos países.

La española Arancha González Laya y el italiano Luigi Di Maio informaron, luego de una serie de reuniones en Madrid, que un documento informal sobre las propuestas políticas migratorias que abarcan toda la UE ha estado en proceso durante semanas.

Agregaron que esperan el apoyo de otros países de la región del Mediterráneo, a donde arriba la mayoría de las decenas de miles de refugiados y migrantes en busca de una mejor vida en Europa cada año.

En Grecia. Inmigrantes protestan en Lesbos. | AP

"Vamos a trabajar juntos para estrechar relaciones en este asunto y ser parte de las soluciones europeas", dijo González Laya a los reporteros poco después de su encuentro.

Ambos funcionarios afirmaron que el objetivo de esta alianza, además de intentar resolver la crisis migratoria,  es influir de manera conjunta en los grandes debates que debe afrontar la UE, como los presupuestos plurianuales, el Brexit o el desarrollo de ambas orillas del Mediterráneo.

La Comisión Europea pretende iniciar una reforma al sistema de asilo y políticas para los 27 Estados miembros de la UE más adelante este año. Uno de los principales obstáculos es cómo lograr que todos los integrantes -incluyendo países del Este del continente que se rehúsan a aceptar a migrantes- acepten compartir la carga que recae principalmente en los países del Mediterráneo.

"Estamos en la frontera de la Unión Europea, conocemos más que nadie fenómenos migratorios, y tenemos la capacidad y pericia para lidiar con este fenómeno", sostuvo Di Maio.

El dirigente italiano afirmó que España es un aliado clave de su país en asuntos migratorios dada su influencia en el norte de África.

Los ministros ofrecieron pocos detalles respecto al contenido de la propuesta o de cuándo espera darla a conocer al resto de los países de la UE.

Di Maio añadió que el reforzamiento del control sobre las armas destinadas a Libia -donde operan muchas de las mafias de tráfico de migrantes- es un elemento crucial para Italia.

"La estabilidad en Libia significa la estabilidad del Sahel", subrayó Di Maio, quien añadió que "Europa es quien tiene más que perder si Libia sigue en esa situación de guerra" y por ello debe involucrarse en el bloqueo del tráfico de armas hacia ese país.

Por su parte, González Laya dijo que la propuesta de Roma y Madrid estaría basada en los principios de "justicia" y "solidaridad".

Para estrechar la colaboración, y conscientes de que ambas naciones "son dos piezas fundamentales para que funcione esta nueva UE", está prevista una próxima reunión entre el presidente español Pedro Sánchez y el primer ministro italiano Giuseppe Conte, y la celebración de una cumbre bilateral.

Alarma en Grecia

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados denunció las "alarmantes" condiciones en que se encuentran miles de migrantes y refugiados en las islas griegas del Egeo y reclamó una acción "decisiva" que permita descongestionar los centros de recepción, donde hay más de 36.000 personas a pesar de estar diseñados para 5.400. 

Un portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic, reconoció que Grecia ha sido "generosa" en estos últimos años, en los que el país, y especialmente sus islas Lesbos, Quíos, Samos, Qos y Leros asumieron una carga "muy desproporcionada" de migrantes y refugiados a Europa.

Sin embargo, considera que la "precaria" situación actual es ya insostenible y se hace necesario acelerar los traslados de migrantes a la parte continental y que, a nivel europeo, se articule una mayor solidaridad. "Los recursos, la capacidad y la solidaridad europeos son necesarios para aumentar la respuesta de Grecia", señaló Mahecic.

ACNUR puso, como ejemplo de la saturación de los centros de recepción, el caso de Samos, cuyo complejo fue diseñado para 600 personas y acoge a casi 6.800, y de Lesbos, donde en el campo de Moria se acumulan, sólo en las instalaciones oficiales, más de 18.300 migrantes, en lugar de 2.200. 

Mahecic denunció que miles de personas "viven en pequeñas tiendas expuestas al frío y a la lluvia y sin  acceso a calefacción, electricidad o agua caliente". Las condiciones de higiene y saneamiento también son "inseguras" y "los problemas de salud aumentan", lamentó el portavoz.

Las duras condiciones de estas zonas y la "larga espera" hasta que se resuelvan las solicitudes de asilo -hay casi 90.000 peticiones pendientes- dejó "asustados y ansiosos" a muchos de los migrantes, como quedó de manifiesto esta semana en Lesbos con nuevas protestas.

En 2019 la inmigración ilegal a Europa disminuyó

Según números de Frontex, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, las detecciones de inmigrantes en situación irregular se encuentran en los niveles más bajos desde 2013, sobre todo en las rutas del Mediterráneo occidental. Sin embargo, su número ha sufrido un fuerte repunte en la ruta oriental, a través de Grecia, que en la segunda mitad del año pasado vivió el mayor número de intercepciones de inmigrantes desde la implementación del acuerdo entre Bruselas y Turquía en marzo de 2016. Durante 2019, la agencia que controla las fronteras exteriores de la UE interceptó  139.000 migrantes que trataban de llegar a suelo europeo, un 6% menos que en  2018 y un 92% menos que en  2015, cuando se llegó a la cifra récord de 1.800.000 personas.

No obstante, estas cifras preliminares podrían ser algo menores debido a que Frontex se basa en el número de detecciones de cruces de fronteras de forma ilegal, no en el número de personas. "Hay muchos motivos para esta reducción de las llegadas, incluyendo cambios en las condiciones en los países de tránsito o de origen. Las autoridades locales en algunos de estos países han tomado medidas contra grupos criminales que organizan el transporte hacia Europa", afirmaron desde Frontex.

Las llegadas a España a través de la ruta del Mediterráneo fueron las que más cayeron: un 58% respecto del año anterior, con 24.000 migrantes detectados procedentes mayoritariamente de Marruecos y Argelia. En la ruta hacia Italia y Malta fueron interceptados 14.000, en su mayoría de Túnez y Sudán