lunes 10 de agosto de 2020

Incertidumbre por las obras paralizadas en rutas nacionales
Política

Incertidumbre por las obras paralizadas en rutas nacionales

El nuevo gobierno no ha generado novedades sobre los trabajos en la doble vía a San Juan, el Corredor Bioceánico y la Variante Desaguadero.

Incertidumbre por las obras paralizadas en rutas nacionales

Luego de una auditoría que está llevando a cabo la Nación, el gobierno de Alberto Fernández denunció que un gran número de rutas nacionales "están notablemente deterioradas" y que la mayoría que están en proceso de construcción se encuentran "paralizadas". En Mendoza hay incertidumbre respecto de cómo seguirán las que estaban en marcha antes del recambio en el gobierno nacional, aunque fuentes de Vialidad nacional destacaron que "siguen su curso normal de construcción".

El ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, dijo ayer que seis de cada diez obras nacionales "están paralizadas" y que en el caso de las rutas decidieron "estatizar" la administración de algunas luego de detectar que las empresas "no estaban cumpliendo con sus compromisos de inversión y mantenimiento". 

Si bien Mendoza no ha caído en el problema del mantenimiento de las rutas (al menos por ahora) ya que la auditoría sigue en proceso, en el tema de construcción de nuevas trazas, o los procesos de repavimentaciones u otros trabajos en caminos nacionales, la suerte ha sido distinta según cada caso. La última ruta inaugurada en la provincia son 140 kilómetros de la 40, entre Pareditas y El Sosneado, en julio de 2019.

Hace pocos días la titular de Vialidad nacional era la mendocina Patricia Gutiérrez, cuya gestión acabó junto con la de Mauricio Macri. Hace pocos días el Presidente nombró a Gustavo Arrieta en su lugar, quien aún debe nombrar a los delegados regionales, entre ellos el de la zona Cuyo, lo que suma incertidumbre respecto del futuro de los trabajos en la Provincia.

Por ejemplo, la doble vía a San Juan sigue paralizada por falta de recursos, y destrabar esta obra es uno de los objetivos del gobierno de Rodolfo Suárez. De hecho, parte de su gabinete, comandado por el ministro de Planificación e Infraestructura, Mario Isgró, se reunió en diciembre con sus pares sanjuaninos para evaluar el tema, teniendo en cuenta que la parte que debe hacer San Juan ya casi está finalizada, mientras que del lado mendocino los trabajos nunca comenzaron aunque fueron adjudicados en marzo de 2018.

Sin avances

Desde el ministerio de Obras Públicas de la Nación confiaron a Los Andes que en las próximas semanas Arrieta se reunirá con funcionarios mendocinos (serían Isgró y Oscar Sandes, de Vialidad provincial) para determinar prioridades. En este sentido, se espera que el gobierno provincial intente el reimpulso de la doble vía a San Juan, obra que fue anunciada por el ex presidente Macri en Mendoza apenas inició su gestión y de la que todavía no hay noticias. 

Desde el Ejecutivo provincial aseguran que ellos han avanzado, de forma paralela, en el proceso de la relocalización (con la construcción de viviendas por parte del IPV) de más de 100 familias que viven a la vera de la traza, sobre todo en la parte que va desde el aeropuerto hasta la ruta de ingreso a Lavalle.

Por otro lado, desde Vialidad nacional destacaron que la mejora del Corredor Bioceánico (que contempla una inversión de U$S 750 millones), sobre todo en la parte de Alta Montaña donde hay varios procesos licitatorios abiertos, "no ha tenido avances en las últimas semanas por el tema de las Fiestas de fin de año y también de las vacaciones". 

Lo último que se realizó fue la apertura de ofertas, en noviembre, para la primera etapa de obras de refuncionalización del Paso Cristo Redentor, que en esta fase comprende la ampliación del túnel Caracoles, que se pagará en mitades entre Argentina y Chile. En la obra, que costará unos U$S 300 millones (lado argentino), se presentaron 14 empresas, por lo que se espera el resultado.

En el resto de la Alta Montaña se incluyen nueve obras, que se dividen entre tramos de ruta segura y trabajos de protección contra caída de rocas y obras aluvionales.

La obra nacional que más ha podido avanzar en Mendoza -aunque no escapa a la incertidumbre actual- es la Variante Palmira, que unirá a lo largo de 36 kilómetros la ruta 7 en San Martín con Agrelo (Luján), para evitar el paso por el centro del Gran Mendoza de los camiones que van a Chile. 

Ésta es la única que tiene un avance concreto, según Vialidad. Actualmente se ha realizado el 30% de los trabajos y entre los últimos se puede nombrar la ejecución (en proceso) de tres puentes dobles, ubicados sobre el río Mendoza y las rutas 50 y 60.

"Las obras en las autovías 7 y 8, claves en el Corredor Bioceánico, las tenemos que volver a poner en marcha", aseguró Katopodis en la misma entrevista. El funcionario de Alberto Fernández se refería, entre otras, a una obra más que está paralizada: la variante Desaguadero, que fue adjudicada a la empresa Cartellone pero que todavía no empieza.

Las obras

Túnel Caracoles. Se abrieron los sobres para la obra de ampliación y ahora se espera que sea adjudicada. Costará U$S 300 millones del lado argentino.

Doble vía a San Juan. La obra fue adjudicada a la empresa Chediak hace casi dos años, pero nunca empezó.

Variante Palmira. Se empezó a construir a mediados de 2018. En Vialidad dicen que está parada por "las Fiestas de fin de año" pero que ahora se reinicia.

Variante Desaguadero. Fue adjudicada a la empresa Cartellone en julio de 2018 mediante el formato PPP, que ahora el gobierno desestima.