martes 11 de agosto de 2020

Impulsan descuentos de obras sociales para protectores solares
Sociedad

Impulsan descuentos de obras sociales para protectores solares

Debido a la gran incidencia del cáncer de piel, muchos médicos consideran que deberían tenerse como un insumo básico para la prevención.

Impulsan descuentos de obras sociales para protectores solares

"Chicas, ¿vieron cuánto cuestan los protectores solares? Incomprables", expresa una madre en un grupo WhatsApp, y adjunta la foto de una góndola en la que se leen los precios: entre $600 y $1.000. Y aclara que no había opción porque sus hijos lo necesitaban por la pileta, así que apeló a la tarjeta e hizo la compra en tres cuotas.

Si estos productos han sido siempre algo costosos, actualmente por el aumento de precios se han vuelto inalcanzables para muchos bolsillos. Se estima que algunas marcas han aumentado hasta 100% su valor en el mercado. Por eso, se vuelve sobre la posibilidad de que reciban algún descuento, en particular cobertura de obras sociales y prepagas incluyéndolos en el plan médico obligatorio (PMO).

Se trata de una de las herramientas de prevención del cáncer de piel, además de evitarse la exposición al sol en horarios de riesgo, y por ello se señala que es una cuestión sanitaria. La exposición a los rayos UV del sol es una de las principales causas de este tipo de cáncer. 

Con la intención de avanzar en este sentido, se ha presentado un proyecto en el Congreso de la Nación, que lleva la firma del diputado Fabio Quetglas, integrante del bloque radical. 

De prosperar, todas las prestadoras de servicios de salud, obras sociales y prepagas deberán incorporar como prestación obligatoria la cobertura de protectores solares con factor 30 (FPS 30) o superior, indicado a través de prescripción médica y de acuerdo a cada tipo de piel.

Dicho proyecto fue presentado en marzo y por ahora deberá aguardar el próximo período de sesiones ordinarias. Pero ya está dando que hablar, sobre todo por el aval que parecen darle desde diversos lectores.

Por ejemplo, desde Osep, la Obra Social de los Empleados Públicos en Mendoza, reconocieron que evalúan, por iniciativa propia, incluir alguno de estos productos, más allá de la ley.

Esto en tanto y en cuanto se determine la eficacia real de ellos, teniendo en cuenta que algunos son de uso cosmético, como los bronceadores. Así lo señaló a Los Andes Sergio Benítez, director de Salud de la prestadora oficial, quien dijo que es uno de los temas que propuso la nueva gestión. 

De todas formas también aclaró, como lo hicieron al mismo tiempo  referentes de otras entidades, que no se puede decir que con esta acción se evite el 100% de los casos de cáncer, ya que hay otros factores de riesgo. Entre ellos destacan el esencial, que es evitar la exposición al sol en cierto horario crítico: de 11 a 16. 

Por otra parte, también hay aval médico para avanzar en este sentido. Así lo dio a entender el doctor Gabriel Bittar, referente en Mendoza de la Asociación de Lucha Contra el Cáncer y miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología.

"Es algo en lo que estamos todos de acuerdo. Hay obras sociales que te cubren una crema humectante pero no te cubren un protector solar", subrayó el profesional.

Destacó además que, incluso, este será uno de los temas centrales que piensan promover desde el Congreso Mundial de Cáncer que se realizará a mediados del próximo año en Buenos Aires.

Fundamentos

El texto del proyecto destaca que hay evidencia científica sobre los cada vez mayores daños que causa la exposición solar. "Tengamos en cuenta que los efectos de las radiaciones ultravioleta (UV) en la piel son acumulativos, progresivos e irreversibles. Según estudios realizados en los Estados Unidos durante las décadas de 1990 y 2000 se concluye que podemos atribuir a la exposición a la luz solar casi el 90% de los casos de no melanomas y el 65% de los melanomas cancerosos en la piel", refiere.

Destaca que no hay datos por el estilo en el país pero suponen que la tendencia es la misma y advierte que se habla de incrementos en la cantidad de casos de entre 2% y 3% por año. Por otra parte, buscan diferenciar en la letra a los protectores cosméticos de los que no lo son. 

Bittar resaltó que, salvo que se viva en un sótano, los protectores deben aplicarse todo el año y todos los días, ya que la radiación UVA está presente en todas las estaciones y es igualmente riesgosa para desarrollar cáncer que la UVB. "Los pacientes manifiestan que los protectores están caros. Una familia de cuatro miembros tiene que llevar varios envases para unas vacaciones de 10 o 12 días, necesitarán unos $4.000, pero además, como les resulta caro se aplican menos cantidad de la necesaria", mencionó.

Reparos

Desde el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina interpusieron reparos a estas iniciativas, pues consideran que no es responsabilidad suya responder ante esto. 

El doctor Martín Baccaro, presidente de la entidad, consideró que primero es necesario analizar las indicaciones y la evidencia científica sobre la eficacia de los productos, ya que muchos que están en el mercado no brindan cobertura adecuada. En este sentido dijo que es necesario que haya intervención.

Por otra parte, advirtió sobre las presiones que ejercen las empresas fabricantes para que esto prospere. "La indicación médica es evitar la exposición solar en horarios peligrosos y ese es el principal mecanismo de prevención", expresó. Y continuó : "En el caso de las personas que se exponen por cuestiones laborales cuando las realizan al aire libre deberían hacerse cargo las empresas o las ART (Aseguradoras de Riesgos de Trabajo)", porque "tiene que ver con la seguridad".

Finalmente, desde su punto de vista, si hay quienes deciden exponerse al sol, el protector debería correr por su cuenta. "No estamos de acuerdo en que sean las obras sociales las que cubran los protectores, a la gente que hace alpinismo no le financiamos el arnés", culminó.

Detección

Los cánceres de piel de células basales y de células escamosas son los más habituales, según detalla la Sociedad Americana del Cáncer. A ellos hay que sumar el tipo melanoma y otros tipos menos frecuentes. Los dos primeros pueden sospecharse si la piel se ve así:

* Áreas planas, firmes, pálidas o amarillas que pueden parecerse mucho a una cicatriz.

* Manchas rojizas elevadas que podrían causar comezón.

* Manchas rojas que son ásperas o escamosas, y que podrían sangrar o formar costra.

* Protuberancias enrojecidas o rosadas, brillosas y nacaradas que pueden tener áreas de color azul, marrón o negro.

* Crecimientos o protuberancias de color rosa con bordes elevados y un área hundida en el centro.

* Úlceras abiertas (que pueden tener supuración o áreas costrosas) y que no se curan, o que si se curan regresan.

* Crecimientos similares a verrugas

Prevención

Los siguientes cuidados frente a la exposición solar deben mantenerse durante todo el año:

* Evitar exponerse al sol entre las 10 y las 16.

* Protegerse en lugares a la sombra.

* Cubrirse con ropas, sombreros y anteojos de sol.

* Los colores oscuros y las telas de trama cerrada impiden mayor paso de rayos UV, pero suelen ser calurosas. En verano se recomienda el uso de colores claros y prendas holgadas.

* Utilizar protector solar de más de 30 FPS.

* Proteger especialmente a los niños del sol. Los bebés menores de 1 año deben evitar completamente la exposición. Los niños mayores de un año, deben recibir mucha atención ya que realizan numerosas actividades al aire libre y tienen la piel más sensible que los adultos.