sábado 15 de agosto de 2020

Impulsada por las familias, mora en créditos a privados subió por octavo mes consecutivo
Economía

Impulsada por las familias, mora en créditos a privados subió por octavo mes consecutivo

La irregularidad en el crédito a las familias fue el principal motor del alza. Las empresas también aumentaron la cantidad de saldos impagos

Impulsada por las familias, mora en créditos a privados subió por octavo mes consecutivo

La mora en el sistema financiero volvió a crecer en abril por octavo mes consecutivo. Los datos fueron publicados por el Banco Central (BCRA) en su último Informe sobre Bancos. Las altas tasas que exigen las entidades combinadas con las restricciones en el crédito se hacen notar en los números.

En el cuarto mes del año, el ratio de mora (que mide la cantidad de créditos con pagos atrasados sobre el total de préstamos entregados) llegó a 4,2%. Hay que retroceder hasta febrero de 2007 para encontrar un dato igual de alto.

"El ratio de irregularidad del crédito al sector privado alcanzó 4,2% en abril, superando en 0,1 puntos porcentuales al valor del mes anterior y 2,2 puntos porcentuales por encima del nivel de un año atrás", reconoció el informe elaborado por el BCRA.

La irregularidad en los préstamos a privados estuvo impulsada por la mora en los créditos que tomaron las familias, que se ubicó por encima del promedio, en 4,6%, nivel al que no llegaba desde febrero de 2010. Con respecto a abril del año pasado, la mora de las familias se incrementó 1,4 puntos porcentuales.

Dentro de ese grupo, la mayor cantidad de pagos atrasados se concentra en las tarjetas de crédito y las líneas personales, cuyo ratio de irregularidad alcanzó 5,2% en abril. En los últimos 12 meses, ese indicador saltó 1,9 puntos porcentuales. Es el número más alto desde noviembre de 2009, cuando la mora en los créditos al consumo había llegado a 5,4%.

Esto se explica, fundamentalmente, porque los individuos prefieren dejar de pagar un préstamo personal o refinanciar los saldos de tarjetas de crédito en lugar de poner en riesgo sus créditos hipotecarios. De hecho, varias entidades reconocieron a El Cronista que desde fines del año pasado se incrementó el revolving, cuyas tasas van de 70% a 180% anual.

En ese sentido, los números muestran que la morosidad en los préstamos hipotecarios se mantuvo baja en abril, en torno a 0,3% para las líneas que ajustan por UVA y 0,62% en las restantes. Se trata del mismo nivel que ya se había registrado en el mes previo.

En cambio, al tomar todas las financiaciones con garantía real otorgadas a familias, es decir, hipotecarios y prendarios, el ratio de irregularidad en abril fue de 0,9% y subió 0,1 puntos porcentuales con respecto a marzo. Sin embargo, la mora aumentó un 50% con respecto a abril de 2018.

"En hipotecarios, partimos de niveles muy bajos y mantenemos los mínimos históricos. Notamos un incremento en la mora de los créditos para familias y empresas, que acompaña a la del mercado. Estamos atentos a la evolución y tomamos medidas preventivas que incluyen facilidades de pago para los deudores", informaron en un banco.

Por su parte, en el crédito a empresas la mora aumentó 0,1 puntos porcentuales en abril y llegó a 4%. Se trata de casi 4 veces el nivel de irregularidad que se registró en abril de 2018, que fue de 1,1%.

El mal desempeño está relacionado con las altas tasas que habían llevado a una caída de 0,5% en la financiación mediante adelantos durante abril. En cambio, el crédito mediante documentos se había incrementado 0,2% en el mes, impulsado por las tasas subsidiadas para descuento de cheques.

Por Melina Manfredi