Hitler era vegetariano: la extraña defensa de los animales en el nazismo

Hitler era vegetariano: la extraña defensa de los animales en el nazismo
Hitler era vegetariano: la extraña defensa de los animales en el nazismo

Aunque resulte contradictorio, la Alemania nazi estableció leyes de protección animal y prohibió la caza. Pero era una forma de plasmar odio

Cuando Adolf Hitler observaba a alguien comiendo carne comenzaba a describirle detalladamente los horrores del matadero, dejando en claro todo lo que aquel pobre ser sufrió para llegar a su plato.  Es que, aunque resulte contradictorio, el líder nazi procuró siempre no lastimar a los animales por lo que llegó a volverse vegetariano.

Considerando las atrocidades de las que fue capaz con sus pares humanos parece increíble, pero como prueba puede darse un vistazo a la legislación del III Reich. En 1933 Alemania estableció la Reichs-Tierschutzgesetz -una ley de protección de los animales- y al año siguiente la Reichs-Jagdgesetz, normativa contra la caza. Todas establecieron penas de cárcel de hasta seis meses. Hermann Göring, uno de los jerarcas nazi, tuvo gran protagonismo en el proceso proteccionista luego de que se lo nombró "Comisionado Supremo para la Conservación de la Naturaleza". El reconocimiento fue tal que algunas caricaturas de la época lo muestran rodeado de animales.

Dentro de este conglomerado legal hallamos la primera prohibición de la historia para practicar "vivisección". Vale aclarar que se trata de una disección realizada sobre animales vivos para, por ejemplo, observar el funcionamiento de los órganos. Se dio mucha publicidad a estos aspectos y el mismo Hitler señaló poco después de llegar al poder que "en el nuevo Reich no debe haber cabida para la crueldad con los animales" y que el respeto hacia estos estaba "dado no por su visión utilitarista desde el ser humano, sino por su valor intrínseco".

Sin embargo no todos coinciden en los fines altruistas detrás de estas normas. Para el historiador alemán Eric Stritter, el activismo nazi de proteccionismo animal no fue más que otra forma de plasmar el odio. En sus palabras se "prohíbe todos los experimentos con animales vivos mientras que estos se llevaron a cabo cruelmente con prisioneros en los campos de concentración". Además, la propaganda nacionalsocialista culpó a los científicos judíos de realizar aquellos experimentos.

Por otra parte a pesar de lo que se profesaba, señala el mismo autor, los nazis establecieron excepciones a la regla y siguieron experimentando con animales. Para esto se introdujo un proceso de aprobación muy estricto a través del cual se debían demostrar los fines de investigación.

Dentro de este marco es notorio el simbolismo jerárquico que los nazis dieron a los animales. Mientras ellos resaltaban y se identificaban con la tradicional águila alemana resideñada, las ratas que consideraron una plaga -por lo que no se las protegió- fueron vinculadas por las nacionalsocialistas con el pueblo hebreo. De hecho "Der Ewige Jude", uno de los films nazis más deplorables y antisemitas, comparó a los judíos con jaurías de ratas que trasmitían enfermedades.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA