jueves 24 de septiembre de 2020

Fernández ya firmó el decreto de aumento a estatales nacionales
Política

Fernández ya firmó el decreto de aumento a estatales nacionales

Serán dos cuotas de $ 4.000, en marzo y abril. El Presidente hizo un balance de su primer mes de gestión nacional.

Fernández ya firmó el decreto de aumento a estatales nacionales

Alberto Fernández hizo ayer su balance de los primeros 30 días de gestión y se mostró "contento" porque su Gobierno está "ordenando las cuentas del Estado", tras lo cual pidió a los que tienen que ceder ante las medidas oficiales que "no se enojen" y que entiendan la situación de crisis en la que está el país.

También confirmó que está firmado el decreto  para que los empleados estatales que ganan hasta $ 60.000 en bruto tengan un aumento de $ 3.000 en marzo y $ 1.000 en abril.

Fernández ofreció una rueda de prensa improvisada al ingresar a la Casa Rosada, cuando regresaba de una capacitación en género y violencia contra las mujeres en el Centro Cultural Kirchner.

En su balance, Fernández dijo que está abocado a "ajustar y ordenar cuentas". Y explicó que por ese motivo decidió reducir en $ 30.000 millones los fondos coparticipables que recibe la Ciudad de Buenos Aires. "Ya lo hablé con Horacio (Rodríguez Larreta) y él lo entiende. Pero vamos a trabajar juntos", dijo.

Fernández consideró que la Ciudad es el único distrito que se llevó coparticipación secundaria, que es la parte que le corresponde a la Nación. Y afirmó que no hay intencionalidad política alguna contra la gestión porteña. "Es falso que haya cuestiones políticas. Tratamos de poner en orden las cuentas del Estado nacional. Y esa es una de las causas del desorden".

Por otra parte, aseguró que hace un "balance positivo" de lo hecho en su primer mes de gestión, porque se ha "logrado tranquilizar la economía". Y agregó: "Empezamos a poner en marcha algunos proyectos que garantizan la recuperación de la inversión y el trabajo. Estoy contento porque la verdad es que lo que dijimos lo cumplimos".

Sobre "cumplir con lo prometido", se refirió a que esta vez el orden de las cuentas del Estado "no la va a pagar los que menos tienen". Según reflexionó, él hubiera preferido no tener que pedirle un esfuerzo más grande a los que "están mejor", no tener que "exigirle a nadie tanto", pero aclaró que por la responsabilidad de calmar la demanda social "a veces hace falta hacerlo".

En ese sentido, sostuvo que no entiende bien el discurso de que la clase media está enojada por la suba de impuestos, por ejemplo a la compra de dólares para atesoramiento o viajes y consumos en el exterior. "Cuando la clase media vea cómo se reactiva la economía porque los sectores más bajos empiezan a consumir, va a ser la gran beneficiada", aseguró.