martes 19 de enero de 2021

Federico Luppi: ¿un nombre enredado en la violencia?
Espectáculos

Federico Luppi: ¿un nombre enredado en la violencia?

El actor vivió duros episodios mediáticos que forjaron su figura rodeada de maltratos. Él salió cada vez a enfrentar esos dichos.

  • viernes, 20 de octubre de 2017
Federico Luppi: ¿un nombre enredado en la violencia?

Alejado de las cámaras, o de las salas teatrales el nombre de Federico Luppi estuvo, por algunos hace años, asociado a episodios de violencia de género, maltrato y acusaciones de abandono hacia su hijo. Los rumores en los medios, con denuncias y notas en las que se resaltaba su temperamento irascible e intolerante, se volvieron un apunte recurrente entre 2010 y 2013.

Sin embargo desde su entorno familiar, y él mismo con su propia voz, salieron a defenderse con solidez cada vez que el escándalo se imponía; ya fuera por asuntos de su vida privada o también por sus opiniones políticas: “Dijeron barbaridades de mí -supo decir al a revista Semanario en 2013, refiriéndose a cómo se habían ensañado con él por su mirada ideológica-. Cada vez que hice declaraciones de opinión política, los canales donde trabajaban las personas con las que tenía litigio salían a agraviarme... No hay límite para la calumnia o la mentira. Cualquiera puede decir lo que sea, desde ‘yegua hija de puta’ a la presidenta (en ese momento gobernaba Cristina Fernández de Kirchner), hasta decir que yo soy un golpeador. ¿Quién pone un límite a eso?".

Otro episodio que lo tuvo en la mala consideración de los medios fue la denuncia pública que su ex esposa, la actriz Haydée Padilla (célebre por su personaje de 'La Chona') hizo de modo contundente en los medios. "La violencia empieza como una cosa muy chiquitita", arrancó contando Padilla en Desayuno Americano que por 2013 conducía Ernestina Pais. También en "Intrusos" se sentó a contar con lujo de detalles los episodios de "trompadas" con su ex marido. "En la intimidad empezó cuando yo le dije: 'vos dijiste esto y hiciste esto otro' y ahí vino el cachetazo. Yo pensé -como nunca había vivido violencia en casa- pobre, pero al mismo tiempo tenía el ojo hinchado. El problema es que hace 15 años te decían: 'bueno, está bien, aguantatela'. Eran tiempo diferentes", agregó mientras estaba en el piso del programa de Pais.

En 2010 fue la primera vez que Padilla declaró, en el ciclo radial Ciudad Gotik que conducía Luis Ventura, que Luppi ejercía violencia doméstica contra ella cuando estaban juntos. En ese programa contó que, luego de una función de la obra que coprotagonizaba con él, "El gran deschave", debió ser internada "malherida". "Yo creo que era ficción pero se le iba la mano", dijo al aire y después intentó minimizar aquello que había dicho. Tres años después volvió a ratificar sus dichos.

Pero no solo se lo acusaba a Luppi de violento cuando discutía de política o con las mujeres en su intimidad. También su figura fue centro de polémica a propósito de una disputa por un hijo que él tenía en Uruguay. La que desató la piedra del escándalo fue Brenda Accinelli, madre de Leonardo, el chico que nació como fruto de la relación que ella tuvo con el actor en los 2000.

Respecto a ese tema, que también estalló en 2013 -año agitado para el actor- Luppi decidió salir a explicar todo. "Lo reconocí ni bien nació. Lleva mi apellido y tenemos un convenio por el cual le paso una mensualidad. Las peleas con la madre son por el monto de esa mensualidad. Cada vez que puede, la madre del chico sale a pegarme. Pero yo estoy haciendo las cosas bien, no tengo nada que esconder. Tuvimos sexo un fin de semana en Uruguay. Cuando volví a Buenos Aires, me llamó para visitarme y eso fue todo", aseguró el actor cuando lo entrevistaron en el programa "En terapia" que se emitía por la Tv Pública.

No element of type reference found.

Y continuó: "Por ahora no tengo interés en conocerlo. Tengo una profunda herida que es la de la estafa. Ella me dijo que se cuidaba y a los tres meses me llamó para decirme que estaba embarazada, si iba a colaborar. Me dio mucha rabia. Quizás yo deba admitir esa culpa, pero no me importa nada. Me siento estafado. Todavía debo procesar esa rabia... No sé… es lo que me pasa ahora. No quiero convertirme en un voluntarista de las buenas intenciones ni en un cristiano que no soy -y refiriéndose a Accinelli, completó-. Siento que el hijo no le importa a ella; sino, no lo hubiera expuesto en los medios. Creo que quiere vivir de arriba y lo usa, sólo busca más guita".

Luego de aquellos años en los que los medios no le dieron tregua con estas acusaciones, todo se aquietó. En 2003 Federico se casó con la actriz española Susana Hornos con quien mantuvo hasta su muerte.