viernes 25 de septiembre de 2020

En Mendoza, la suba acumulada anual llegó al 53,5%
Economía

En Mendoza, la suba acumulada anual llegó al 53,5%

El índice de la DEIE anotó un 2,5% de inflación en enero, impulsado por las subas en esparcimiento y alimentos. 

En Mendoza, la suba acumulada anual llegó al 53,5%

El IPC de Mendoza aumentó 2,5% en enero, impulsado mayormente por los incrementos registrados en alimentos y bebidas. Respecto al mismo mes del año anterior acumula una suba del 53,5%. No obstante, se trató del índice más bajo registrado desde julio de 2019, cuando los precios mostraron un avance del 2,3% intermensual.

Los números que le siguieron al del séptimo mes del año superaron el 3% y en setiembre se alcanzó el pico más alto con una variación intermensual del 5,6%. No obstante, los analistas consultados por Los Andes adjudicaron la desaceleración al congelamiento y a los diferentes acuerdos de precios, más que a un plan de estabilización económica nacional.

Aumentos por rubro

Según el informe de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE), el rubro que más se encareció en enero fue el de "esparcimiento", con un aumento promedio del 5,3% respecto de diciembre.

No obstante, el de mayor incidencia sobre el IPC resultó "alimentos y bebidas", con un incremento intermensual del 3,6%. Dicho rubro explica 1,3 punto porcentual del índice mensual.

Según explicó la economista Paula Pía Ariet, de Gestión Consultores, "hoy lo que empuja mucho el IPC son los alimentos, que a su vez vieron incrementados sus precios por la quita del IVA".

"Estando servicios y tarifas congeladas, el 3% de inflación responde al impuesto al valor agregado", destacó.

En tanto que los rubros "vivienda y servicios básicos" (3,6%) y "equipamiento y mantenimiento del hogar" (2,5%), tuvieron incrementos igualmente elevados y contribuyeron al avance general del índice, pero con menor incidencia dentro de cómo se compone el índice (0,2 punto porcentual cada uno).

Inercia inflacionaria

Según explicó el economista José Vargas, de Evaluecon, enero es un mes estacional, en el que el rubro esparcimiento tiene una mayor incidencia, pero los aumentos en "atención médica", "gastos para la salud" y servicios, también tuvieron su impacto, por los incrementos del año pasado. 

"Sin acuerdos de precios, tarifas congeladas, ni Precios Cuidados, el número debería haber sido más elevado", comentó Vargas, y señaló que "hay que tener en cuenta que venimos de un año sumamente inflacionario (53,8% al cierre), que deja un arrastre estadístico para este año, fundamentalmente para enero".

Por su parte, Daniel Garro, de Value International Group, destacó que los Precios Cuidados generan un número más bajo, al igual que los congelamientos, pero se trata de una disminución "matemática" en función de la ponderación de precios, pero en cuanto se eliminan esos factores y si "se sigue emitiendo dinero y la demanda de pesos continúa cayendo, estamos frente a una ficción".

Finalmente, a la emisión monetaria, Ariet le sumó la "especulación" aparejada al Impuesto País (el llamado impuesto al dólar), por el que se  adiciona un 30% a la compra de divisa para ahorro, o al pago de paquetes turísticos o servicios en el extranjero.

"Los precios, aun cuando no se fijan por el blue". sufren el impacto de "la sensación de que el dólar está aumentando", y eso afecta el cálculo para tener poder de recompra, "entonces aumentan los precios en función del blue", según explicó la economista consultada por este diario.

A nivel país, para los analistas participantes del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, la inflación a nivel general llegaría al 41,7% hacia diciembre, mientras que el promedio de las variaciones mensuales esperadas para los primeros siete meses del año es de 3%.