viernes 10 de julio de 2020

El testimonio de dos mendocinas en Nueva York: "Esto es un reguero de pólvora"
Mundo

El testimonio de dos mendocinas en Nueva York: "Esto es un reguero de pólvora"

Melisa Campigotto y Silvina Fernández cuentan cómo se viven la convulsión entre las protestas por la muerte de George Floyd y la pandemia.

El testimonio de dos mendocinas en Nueva York: "Esto es un reguero de pólvora"

La tranquilidad provinciana de Astoria, en el condado de Queens, Nueva York, se mantiene a pesar de que allí cerca, a tan sólo 20 minutos, el foco de las manifestaciones por la muerte de George Floyd ya cuenta con más de 500 detenidos y medio centenar de policías heridos. 

Dos mendocinas residentes en ese barrio cuentan cómo se vive la pandemia, las manifestaciones y las decisiones del presidente Trump, incluyendo el toque de queda.

Silvina Fernández y Melisa Campigotto son amigas aunque no viven juntas en Nueva York. Ayer por la tarde se reunieron en un parque por primera vez después de meses sin verse. "Hablemos ahora, porque enseguida empieza el toque de queda y nos tenemos que ir", avisan por mensaje de audio. Luego, responden a dúo.

Gentileza

–¿Cómo está el ambiente entre la población que no participa de las protestas?

–Está caldeado, porque esto se ha convertido en un reguero de pólvora a lo largo del pais. Acá en Astoria está relativamente tranquilo, es decir, no hay saqueos como en Manhattan, Queens Central o Brooklyn. Pero la actitud de la policía, y sobre todo del presidente, no ayudan a la paz.

–¿Qué mensaje dio el presidente Donald Trump sobre la actitud de la Policía?

–Pidió mano dura, les dijo que son débiles y anunció que enviará al ejército a reprimir a todos. El problema es que en medio de las manifestaciones hay muchos saqueos, gente que aprovecha para romper locales y robar. Trump los llama “terroristas caseros”.

Amigas. Melisa y Silvina dicen que el país del Norte “está caldeado”y que Trump “se salió de control”. | Gentileza

–¿La policía neoyorquina actúa como la de Mineápolis?

–Sí, es muy rígida. Tratan diferente a las personas si son blancas, tienen cara de latinos o son afroamericanos. Los crímenes siempre son con gente de color. Hasta en los hospitales la atención es diferente. Con el tema del coronavirus primero atienden a los nativos (americanos nacidos) y después a los residentes hispanos.

–¿Cómo está la población en relación a la pandemia?

–La gente pensaba que no iba a llegar a Nueva York, pero llegó. De todos modos las medidas no son como en Argentina, donde el gobierno decide. Acá lo dejan a criterio de la gente y, por ejemplo, en Manhattan los tapabocas no son obligatorios. Ahora hubo un aumento de contagios por la aglomeración en las protestas.

–¿Qué piensa el americano promedio del presidente?

–Antes estaban a favor, pero ya no. Este hombre (Trump) está fuera de control.