martes 29 de septiembre de 2020

El regreso a clases y la alimentación de los chicos
Salud

El regreso a clases y la alimentación de los chicos

Es conveniente repasar el tema de la alimentación en los niños en edad escolar, en especial aquellos que concurren a doble jornada.

El regreso a clases y la alimentación de los chicos

Las posibilidades son varias: meriendas, comedor escolar, viandas, o en el caso de los adolescentes, éstos pueden comprar la comida directamente. En general los comedores escolares disponen de una nutricionista que propone un menú semanal variado y equilibrado, de bajo contenido en grasas, poca sal y la incorporación de frutas y verduras.

Pero no todos los establecimientos disponen de este servicio, aunque existen nuevas regulaciones en cuanto a la venta de comida en los kioscos de las escuelas y colegios. Con respecto a la compra de la comida es totalmente discrecional y de acuerdo a las pautas que reciban en sus casas los adolescentes.

En el caso de preparar las viandas de nuestros hijos en casa, es interesante tener algunas consideraciones:

Cantidad

-La  mitad de las calorías que consuman los niños por día deberían venir de los hidratos de carbono, entre un 12 y 15% en forma de proteínas y entre un 25 y 35% en forma de grasa. En cada caso, será el pediatra y el nutricionista quienes afinarán los porcentajes.

-La cantidad de los alimentos debe ser suficiente para cubrir los gastos energéticos del organismo. Éstos varían según la actividad que desarrolle cada niño.

Armonía

-Deben guardar cierta proporción entre sí (para evitar excesos y/o déficit).

Adecuación

-Debe adecuarse a la actividad, a la edad, al ambiente, al estado de salud, etc.

Recomendaciones

- Darle de comer en pequeñas cantidad 5 veces al día, los alimentos que se tengan en casa.

- Preparar los alimentos con mucha limpieza y dárselos en preparaciones sencillas, atractivas y variadas para estimular el apetito.

- Incluir en cada comida:

Hidratos de carbono: cereales, tubérculos y derivados, legumbres, frutas, verduras, hortalizas y lácteos.

Proteínas: huevo, carnes, pescado, queso, yogur, pavo, pollo, legumbres, nueces, frutos secos, arroz y lentejas.

Lípidos: carnes, embutidos, hígado, riñón, manteca, queso, salsas, huevo, pescado, aceites y legumbres.

Verduras y frutas: de temporada y de la región.

La importancia del desayuno

El desayuno es, tal vez, la ingesta más importante del día, ya que el niño ha pasado la noche sin recibir alimento alguno. Si está bien planificado, asegura la energía necesaria para afrontar la primera parte del día.

Es recomendable usar cereales que aportan energía por mayor tiempo, no así las harinas muy refinadas que solo dan energía limitada. También es necesario brindar lácteos en forma de leche, yogur o quesos. Es importante contar con el tiempo adecuado, previendo levantarse temprano, para disfrutar de esta primera comida, permitiendo que el niño incorpore para siempre el hábito. En general el desayuno aporta una dieta rica en carbohidratos, fibras, vitaminas, minerales y baja en grasas.