lunes 3 de agosto de 2020

El país cae en default técnico con la negociación avanzada
Economía

El país cae en default técnico con la negociación avanzada

El Gobierno extendió el plazo de diálogo hasta el 2 de junio, aunque tiene tiempo hasta julio para llegar a un acuerdo.

El país cae en default técnico con la negociación avanzada

La Argentina llega a este 22 de mayo en una situación insólita. Está muy cerca de finalizar una reestructuración de deuda por 66.238 millones de dólares, pero como no paga el vencimiento de un bono cae en default selectivo.

El Gobierno confirmó que hoy comunicará a la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) que extiende el plazo de negociación hasta el 2 de junio.

"Vamos a un impasse. No se puede hablar de default liso y llano. Las negociaciones están en pleno proceso", dijo a Los Andes un alto funcionario de Economía con conocimiento del tema. El plazo final para cualquier tipo de diálogo es el 17 de julio, dado que la SEC no permite tener abierto el proceso por más de noventa días.

"La República continúa recibiendo opiniones y sugerencias de inversores acerca de diferentes caminos para mejorar el valor de recupero", dijo anoche Economía en un comunicado.

La Argentina no cumplirá hoy por novena vez en su historia un contrato de deuda con acreedores externos. Una nueva instancia de default, aunque menos dramática que la de 2001 y, se espera, mucho más pasajera. Deberían cancelarse 503 millones de dólares de los Globales, que es parte de la reestructuración que se está desarrollando.

Ayer, el presidente Alberto Fernández se quejó porque la prensa dice que hoy el país caerá en default cuando, en realidad, "se está en esa situación desde 2019".

En parte es verdad y en parte no, por dos motivos: el primero es que el default técnico de hoy es sobre deuda externa y en agosto pasado la gestión de Mauricio Macri defaulteó deuda en pesos; el segundo, desde 2018 se sabía que Argentina no podría afrontar en 2020 semejante nivel de vencimientos.

En Economía ayer se negaron a hablar del pago de los bonos Globales que emitió Alfonso Prat Gay en 2016. Pero la certeza de que no van a pagar la dio la ausencia de aviso al mercado, que se hace con días de anticipación.

Este default técnico da la posibilidad a los acreedores de presentarse en los tribunales neoyorquinos el lunes para exigir que se les abone todo el capital y los intereses hasta el año del vencimiento. La tranquilidad oficial está puesta en un acuerdo para que no haya litigio inmediato. Al margen de que el país no tiene el dinero para afrontar el compromiso, esto forma parte de un acuerdo "de buena fe". No obstante, el riesgo de que un bonista litigue siempre está.

El economista Gustavo Ber, director del Estudio Ber, señala que cuanto más rápido la Argentina pueda cerrar la negociación, menor será el riesgo de que empiecen a filtrarse fondos buitre.

El proceso se inició el 17 de abril. Ese día se registró la oferta ante la SEC. Pero la pulseada real arrancó el 8 de mayo, una vez vencido el primer plazo.

Los fondos de inversión no realizaron en ese tiempo una contrapropuesta. Sólo se dedicaron a rechazar la oferta inicial. Mostraron así su peso propio. Y obligaron al ministro de Economía, Martín Guzmán, a ceder.

Hubo acercamientos, admiten. Guzmán aflojó con el Valor Presente Nominal que había iniciado la pulseada en 35 centavos por dólar invertido. Luego fue el gigantesco fondo BalckRock el que bajó sus pretensiones. Esto se definirá en la zona de los 50 centavos.

Ayer hubo otra señal. Hans Humes, líder del fondo Greylock Capital y de un grupo de fondos de cobertura y otros acreedores privados, se expresó a favor de una mayor "flexibilidad" de los bonistas para acordar.

El mercado lo sigue de cerca. Santiago Abdala, analista de Portfolio Personal Inversiones, señaló que hay expectativas de un acuerdo e indicó que algunos bonos han subido entre 20 y 30% en los últimos diez días.