martes 19 de enero de 2021

El misterio de Johana Chacón: ¿Le mintieron al fiscal que encontró los huesos hace 6 años?
Policiales

El misterio de Johana Chacón: ¿Le mintieron al fiscal que encontró los huesos hace 6 años?

Ayer se reveló que los huesos en la finca donde desapareció la niña son humanos.Santiago Garay dice que la primera pericia determinó que no

  • miércoles, 31 de octubre de 2018
El misterio de Johana Chacón: ¿Le mintieron al fiscal que encontró los huesos hace 6 años?

La desaparición de Johana Chacón es cada vez más misteriosa, intrincada y llena de interrogantes.

Ayer, después de seis años, se determinó que los huesos quemados hallados en la finca de Lavalle de la que desapareció son humanos.

De inmediato el abogado de la familia Chacón, Fernando Peñaloza, puso el grito en el cielo. ¿Cómo no se supo antes? ¿Por qué nadie los mandó a analizar antes?

Esta mañana saltó Santiago Garay, el fiscal que instruyó el caso cuando comenzó: el abogado lo culpó por no mandar a analizar los restos óseos encontrados en su momento.

"Estoy desconcertado con lo que ha dicho este abogado. Me imagino debe tener algo personal conmigo. Imagínese que el más involucrado con esa esa prueba, el más interesado en analizarla fui yo siempre. Estuve a cargo de la causa un montón de años y a los huesos los encontré yo personalmente, yo los vi en el tacho. Los mandé, por supuesto, a analizar. El Cuerpo Médico Forense me descartó que fueran humanos", declaró esta mañana a LV10.

"Si yo hubiera encontrado un hueso humano, una falange, el menor vestigio terminaba la causa".

La pregunta del millón es: cómo pueden ser ahora humanos y antes no. ¿Quién mintió? ¿Hubo un error? ¿Por qué?

De hecho, la hermana de Johana fue quien dijo que vio a su ex pareja, Mariano Luque (33), asesinar a Johana  en la finca de Tres de Mayo (Lavalle) y después quemarla.

Más tarde, aseguró que había mentido. Después, que la presionaron para decir que había mentido.

Que Luis Curallanca, padrastro de Luque, ya preso por el asesinato de Soledad Olivera, la había amenazado para que se desdijera.

Para agregar más confusión al caso Garay pateó el tablero y contó que a él le mandaron un informe diciendo que los restos que ahora son de una persona de entre 11 y 18 años no eran de una persona.

“La causa fue una de las más importantes que he instruido. Me he pasado noches enteras pensando en la causa. Era el único que sostenía la tesis del homicidio mientras, justamente Peñaloza, decía que era trata de blanca. O sea tuve que luchar contra todo el grupo de personas que insistía con fines políticos que esto era trata de blanca", afirmó.

"En su momento enarbolar ciertas bandera de tratas de personas tenía un rédito, no sé si político, quizás mediático. Entonces hubo mucha gente que insistía con que Johana había sido secuestrada y yo siempre me mantuve en la tesis del homicida y de quien era el homicida. Con lo cual se está demostrando que mi tesis era la correcta", concluyó Garay.

El hallazgo macabro

Los huesos habían sido levantados de la finca donde vivía la estudiante junto al único acusado del crimen, Luque, juzgado por homicidio criminis causa.

En la audiencia que se desarrolló ayer en Tribunales los antropólogos de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, que cooperan con el Cuerpo Médico Forense fueron concluyentes: pertenecen a una persona de entre 11 y 18 años de edad.

En los últimos cinco años se hicieron numerosos pedidos para dar con el paradero de Johana Chacón.

Peñaloza precisó a Los Andes que se trata de “un metatarso de un pie que se corresponde con un cuerpo humano, según determinaron los antropólogos”.

El letrado añadió que se trata de restos de una persona de "entre 11 y 18 años, en función de los tamaños". Dos antropólogos fueron consultados sobre el sexo de la persona a la que pertenecían los huesos pero aclararon que ello no se puede determinar ya que se trata de restos de una persona joven y no se han desarrollado.

“Esos huesos se recolectaron en la finca Curallanca durante las primeras medidas que se hicieron en 2012 pero no se habían peritado. Estaban en el mismo lugar donde años después Beatriz Chacón (hermana de la víctima) declaró que fueron quemados los restos”, detalló Peñaloza. El abogado precisó que se trata de una churrasquera donde también hay un horno de barro. Consultado sobre el origen de los huesos en el lugar, en su momento Luque dijo que habitualmente quemaban animales muertos allí.

Mariano Luque, acusado de la desaparición de Johana Chacón, recuperó la libertad.

“Se determinó que los huesos habían sido removidos del lugar. También hay restos de costillas pero los especialistas declararon que están en duda y no han podido determinar si se trata de restos humanos”, añadió el letrado, y precisó que “al estar incinerados no se pudo extraer material orgánico para hacer cotejo de ADN” y determinar si son de Johana.