El horror en primera persona: así fue el asesinato del hombre de 62 años en Maipú

El horror en primera persona: así fue el asesinato del hombre de 62 años en Maipú
El horror en primera persona: así fue el asesinato del hombre de 62 años en Maipú

Carola Maizares, hija de Eulogio, contó cómo fue la noche en que dos sujetos mataron a su papá y golpearon a su hermano. No hay detenidos.

Una familia de Maipú atraviesa por un doloroso momento tras el asesinato de Eulogio Maizares, de 62 años, un abuelo de 11 nietos que fue ultimado de un balazo en el pecho en su propia casa. Los asesinos, que serían dos hombres, se habían aprovechado de la solidaridad de los Maizares para pedirles agua por un supuesto problema en el automóvil en que se trasladaban, excusa con la que irrumpieron en el domicilio para asaltarlos y, ante el fallido intento, perpetrar el crimen.

Carola Maizares tiene 30 años y es la hija de Eulogio. Lo que parecía ser otra noche tranquila de viernes con su esposo y su hijo se convirtió en su peor pesadilla cuando le avisaron por teléfono que se acercara a la casa de sus padres, ubicada a pocos metros sobre calle Maza Sur al 2.128, en Russell. Al llegar, se topó con sirenas, móviles policiales y personal médico. Le dijeron que habían asesinado a su papá Eulogio en lo que se presume como un intento de asalto.

Según contó Carola a Los Andes, el episodio se desató cerca de las 23, cuando dos sujetos habían irrumpido en la vivienda. Los vecinos suelen tocar el portón que da a calle Maza, pero esta vez los desconocidos se metieron sin permiso y avisaron directamente en la puerta.


Desconsuelo en la familia Maizares tras el homicidio. | Ignacio Blanco / Los Andes
Desconsuelo en la familia Maizares tras el homicidio. | Ignacio Blanco / Los Andes

A la mamá de Carola le sorprendió el llamado a ese horario, pero igualmente salió. Atendió a dos hombres que llevaban dos botellas y le pidieron agua para el vehículo en el que se trasladaban, el mismo que habían dejado estacionado a varios metros para que no fuera visto. La mujer, no obstante, les dijo que usaran el surtidor que está en el exterior. Durante el intercambio verbal, los malvivientes le apuntaron con un arma de fuego en la cabeza, por lo que alertó a su marido, Eulogio, quien estaba junto a dos de sus nietos, de 12 y 16 años, viendo la TV.

Acto seguido, el hombre de 62 años se acercó al ingreso de la casa para defender a su esposa y clamó que los intrusos abandonaran su hogar. No le hicieron caso. Se desató un forcejeo, en el que intervino Brian, su hijo de 20 años y hermano de Carola, a quien le golpearon con el revólver en la cabeza y lo dejaron herido en el piso.

En esa zona rural de Maipú, los vecinos viven alejados unos de los otros y pocas veces se enteran de lo que sucede. Pero esta vez el estruendo superó cualquier frontera edilicia: le habían disparado en el tórax a Eulogio. Un charco de sangre comenzó a dispersarse por el piso de la humilde morada y los gritos de su mujer, su hijo y los nietos se convirtieron en lágrimas ante la constatación del deceso.

Siempre según el testimonio de la hija de la víctima fatal, en medio del shock de la familia, los desconocidos huyeron a bordo del vehículo y, hasta la tarde del sábado, nada se supo de ellos. Sólo que dos estuvieron en la casa de Eulogio, que no se llevaron ningún objeto y que, de acuerdo con el relato de una vecina, una mujer los esperaba en el automóvil como "campana" para escapar.

"Mi papá era un hombre muy valiente. No va a haber consuelo aunque metan presos a los asesinos. Queremos justicia, aunque siempre decimos lo mismo", comentó Carola, todavía consternada por el homicidio, del que todavía no hay detenidos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA