jueves 13 de agosto de 2020

El fútbol argentino está enfermo de arbitritis - Por Rodrigo Olmedo
+ Deportes

El fútbol argentino está enfermo de arbitritis - Por Rodrigo Olmedo

Los errores arbitrales son cada vez más graves y nadie hace nada. Este fin de semana se vivieron situaciones insólitas.

El fútbol argentino está enfermo de arbitritis - Por Rodrigo Olmedo

El fútbol argentino está enfermo y el diagnóstico es uno solo: arbitritis... y nadie hace nada por curarlo.

Cada fecha que pasa en la Superliga y fútbol de ascenso los equipos, hinchas y periodistas tenemos que bancar y sufrir errores de los jueces donde la falta de criterio y las malas decisiones terminan por calentar los partidos y son determinantes en los resultados.

Siempre se dijo que el partido perfecto de un árbitro es cuando no se lo menciona, pero este fin de semana "los pitos" volvieron a estar en el centro de la polémica, acompañados por sus asistentes.

Lo peor de todo es que los jueces sólo son parados un fin de semana y al próximo les tocan partidos trascendentales como si fueran "premios".

Lamentablemente en esta fecha el nombre de Mendoza estuvo metido en las polémicas. Primero por la actuación de Fernando Espinoza en el partido entre Banfield y Gimnasia donde expulsó al arquerito Nelson Insfrán del Lobo, luego de cobrarle un penal inexistente sobre Reinaldo Lenis.

Mientras que ayer en el Malvinas Argentinas Darío Herrera perjudicó a Godoy Cruz. Cobró correctamente el penal sobre Freites, pero a instancias de su juez de línea Manuel Sánchez y del cuarto árbitro Gastón Iglesias (¿y de la televisación?) dio marcha atrás en su decisión y cobró tiro libre cuando el partido estaba empatado sin goles. Para colmo, a los pocos minutos no cobró un foul a favor del Expreso y la jugada terminó en el 2-0 a favor de Talleres. 

¿Esto hubiera beneficiado a Godoy Cruz? No se sabe porque estamos en presencia dle peor equipo de la historia tombina, pero eso es para una columna aparte.

Esta no es la primera vez que el Tomba se ve perjudicado en este torneo por los pitos, ya que viene sufriendo errores desde las primeras fechas.

Pero me detengo en estos dos errores porque fueron los más groseros de este fin de semana, pero por fecha se cuenta, al menos, una jugada dudosa por partido.

Esto marca que el VAR debe ser obligatorio en un fútbol como el argentino. Los puristas que defenestran esta herramienta y que les gusta convivir con los errores arbitrales y con las suspicacias, de a poco tendrán que darse cuenta que el fútbol cambió y que en las grandes ligas del mundo el VAR es utilizado con criterio.

Es hora que las cabezas se abran y que se cambie el pensamiento, sino siempre los árbitros serán mirados con desconfianza.