lunes 6 de julio de 2020

El conflicto EEUU-China en la pandemia - Por Rosendo Fraga
Opinión

El conflicto EEUU-China en la pandemia - Por Rosendo Fraga

El conflicto EEUU-China en la pandemia - Por Rosendo Fraga

Hasta la irrupción del Coronavirus, a comienzos de 2020, la pugna entre EEUU y China por la hegemonía global, se desarrollaba en cuatro ámbitos: comercial, geopolítico, tecnológico y espacial.

Al finalizar 2019, el conflicto comercial parecía haberse contenido. El mayor intercambio global y la  historia no habían generado ventajas para las partes en conflicto. EEUU había tomado medidas para reducir sus importaciones de la potencia asiática y buscaba lograr que se comprometiera a adquirir más bienes estadounidenses. China había visto desacelerar su crecimiento por la disminución del comercio bilateral. Con la llegada del Coronavirus y su efecto negativo sobre la economía de EEUU en términos de actividad y empleo, la Administración Trump reaccionó escalando el conflicto.

En lo geopolítico, subieron las tensiones entre las dos potencias en el mar del sur de Asia, donde países como Vietnam y Filipinas tienen conflictos de soberanía marítima con China y ello hace que EEUU apoye a los primeros.

El conflicto tecnológico tiene como principal protagonismo a la empresa china de tecnología Huawei, a la cual la Administración Trump y sus aliados consideran un instrumento de recolección de datos de occidente para los servicios de inteligencia chinos. Huawei sigue mostrando su avance, habiendo instalado a fines de abril, una central en el Tíbet, para transmitir directamente desde el monte Everest a todo el mundo.

En lo espacial, tanto EEUU como China han ratificado sus planes para llegar a Marte durante la Pandemia.

Ella ha generado un quinto ámbito de esta pugna: el científico y sanitario. Las dos potencias compiten por llegar primero a la vacuna que puede enfrentar con éxito el Coronavirus. Donde debería haber convergencia y cooperación hay enfrentamiento y antagonismo. EEUU ha denunciado que hackers chinos intentaron captar comunicaciones estadounidenses referidas a la investigación de la vacuna, lo que fue ratificado por países aliados.

Además la Pandemia ha exacerbado el conflicto político entre las dos primeras potencias el mundo. EEUU ha acusado a China de haber ocultado información sobre cómo y cuándo surgió el Coronavirus en Wuhan, localidad ubicada en la provincia de Hubei y el gobierno chino acusó a las tropas estadounidenses desplegadas en Asia, de haber traído la infección, como sucediera un siglo atrás en la Primera Guerra Mundial, cuando la fuerza expedicionaria estadounidense llevó la “Gripe Española” a Europa donde tuvo una gran difusión entre 1917 y 1919.

Ambos países se han denunciado recíprocamente en repetidas oportunidades y han tratado de imponer sus puntos de vista en la comunidad internacional.

China que intentó aprovechar la oportunidad para desplegar su “poder blando” se vio complicada por las denuncias de occidente acerca de su falta de transparencia en brindar información sobre el inicio del Coronavirus a fines de 2019.

Al mismo tiempo, se confirmó el proyecto chino de lanzar una criptomoneda apoyada en su Banco Central, para competir con el predomino global del dólar como moneda de reserva y comercio. En medio del conflicto por la Pandemia, a fines de abril el gobierno chino confirmó este proyecto, informando que esta moneda estaría en plena circulación a comienzos de 2022, cuando tengan lugar los Juegos Olímpicos de invierno en Beijing y allí se concentre la atención mundial. El DC/EP “Digital Currency y Electronic Payment” comenzará a circular en cuatro ciudades del país: Suzhou, Chengdu, Xiong an y Shegzen (uno de los grandes centros tecnológicos del país). Ya en setiembre de 2019, Yi Gang, gobernador del Banco Central chino, dijo que el proyecto buscaba “reemplazar una parte del efectivo” en circulación e impulsar transacciones más seguras, para enfrentar el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y el juego ilegal. Está previsto que el lanzamiento de esta criptomoneda sea uno de los acontecimientos más importantes en China en el curso de este año. Para los analistas chinos, en los próximos años, esta criptomoneda alcanzará a 140.000 millones de dólares, digitalizando el 12,5% del dinero chino. Se espera que el DC/EP, pueda realizar 300.000 transacciones por segundo. Como la falta de convertibilidad del yuan es una debilidad de China frente a EEUU que sí la tiene a través del dólar, con esta criptomoneda el gobierno de Xi busca independizarse más del dólar en su comercio exterior y contar con una moneda para competir con dicho país  en el ámbito global.

La Pandemia generó un debilitamiento relativo de las dos potencias y ello da mayor margen a las intermedias o regionales, para actuar con relativa independencia.

EEUU ha mostrado limitaciones y errores en el manejo de la Pandemia y falta de coordinación con la UE para enfrentar el problema.

China por su lado ha perdido credibilidad por su falta de transparencia.

En este marco, Irán verifica cómo las  presiones internacionales han disminuido.

Turquía por su lado ha logrado más libertad de acción para afianzar su rol como potencia regional en el cercano oriente.

India, con baja penetración de la Pandemia, ratifica su entidad como una potencia global autosuficiente que se está consolidando.

Alemania, teniendo a Angela Merkel con un fuerte prestigio internacional como líder y con mayor apoyo en la opinión pública, ha vuelto a poner a su país en el liderazgo de la UE.

Australia desde Oceanía ha desafiado a China, al reclamar explicaciones sobre el origen y difusión del virus y resistir las presiones de la potencia asiática, amenazando con dejar de comprarle productos.

Taiwán, en su lucha para ser reconocida como protagonista internacional frente a las presiones de China ha logrado obtener reconocimiento público por sus buenos resultados para lidiar con la Pandemia.

En conclusión: hasta la irrupción del Coronavirus, la pugna entre EEUU y China por la hegemonía global, se desarrollaba en cuatro ámbitos: comercial, geopolítico, tecnológico y espacial; la Pandemia agregó un quinto, que si bien se ha materializado por la competencia por llegar a la vacuna, bien puede proyectarse al ámbito científico en general;  la confirmación de que China lanza su criptomoneda con respaldo de su propio Banco Central, agrega un sexto ámbito de confrontación: que es la pugna por la moneda global de comercio y reserva.