jueves 24 de septiembre de 2020

Egresada del Balseiro, premiada por un proyecto sobre terapias del cáncer
Sociedad

Egresada del Balseiro, premiada por un proyecto sobre terapias del cáncer

Daniela Valdés ganó el primer premio de una competencia de proyectos científicos de estudiantes universitarios de posgrado.

Egresada del Balseiro, premiada por un proyecto sobre terapias del cáncer

La física argentina Daniela Valdés ganó, con otros tres colegas, el primer premio de una competencia de proyectos científicos de estudiantes universitarios de posgrado. El premio, de 5 mil dólares, financiará un proyecto experimental de terapias contra el cáncer que desarrolla junto a colegas de España, Estados Unidos e Inglaterra.

Daniela Paola Valdés estudió en el Balseiro. Egresó de la Licenciatura en Física en diciembre de 2017 y pocos meses después comenzó la Maestría en Ciencias Físicas en este mismo instituto, dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo. La iniciativa trata de combinar dos tratamientos experimentales contra el cáncer.

El proyecto fue presentado durante una escuela de magnetismo organizada por la IE EE, en San Francisco de Quito, Ecuador. Y resultó uno de los dos proyectos ganadores de esa competencia. El equipo de Valdés está integrado también por la española Irati Rodrigo, de la Universidad del País Vasco, y Emma Welbourne  y el estadounidense Michael Stanton, ambos de Cambridge.

El proyecto se llama "Terapia magnética combinada: un nuevo enfoque libre de medicamentos para el tratamiento del cáncer". Valdés, oriunda de Mar del Plata, destaca que el proyecto tiene como objetivo diseñar y poner a prueba la aplicación combinada de dos tratamientos experimentales contra el cáncer: uno se llama hipertermia, y el otro se llama destrucción magneto-mecánica.

Tanto Valdés como su colega de España, Irati Rodrigo, trabajan en el campo de investigación de la hipertermia de fluido magnético. Este tratamiento experimental consiste en inyectar y localizar nanopartículas magnéticas en la zona tumoral. Luego, se aplica un campo magnético oscilante.

"Las partículas toman parte de la energía almacenada en el campo y luego pueden liberarla como calor. Si se aumenta la temperatura de la zona lo suficiente, por encima de los 40ºC, se puede lograr la muerte de las células cancerígenas", explica Valdés.

Por su parte, los otros dos co-equipers de este proyecto internacional, Emma Welbourne y Michael Stanton, trabajan en la Universidad de Cambridge en el tratamiento experimental de destrucción magneto-mecánica. Consiste en ubicar partículas magnéticas con forma de discos en la zona del tumor y aplicar un campo magnético alterno de baja frecuencia.

"Esto genera un movimiento oscilatorio de los discos, que le transmiten una fuerza mecánica a la célula, pudiendo romper la membrana celular. De esta manera, se podría generar la muerte de las células cancerígenas 'pegándoles' con los discos", comenta la joven física y agrega que el cultivo biológico en el que probarán la combinación de terapias experimentales estará compuesto por células cancerígenas de colon.

Antes de aplicar los tratamientos, este cultivo será "alimentado" con nanopartículas magnéticas y discos. "Para hacer eso, primero necesitamos 'sintetizar' o en otras palabras, formar esas partículas con tamaño nanométrico, o sea, muy pequeño", destaca la joven y comenta que ha estado sintetizando nanopartículas en el Laboratorio de Resonancias Magnéticas en Bariloche, con el investigador Enio Lima Jr. como mentor.