miércoles 30 de septiembre de 2020

Distintos modos de sentir - Por María del Rosario Ramallo
Opinión

Distintos modos de sentir - Por María del Rosario Ramallo

Distintos modos de sentir - Por María del Rosario Ramallo

Si miramos atentamente nuestro idioma y comparamos términos, nos vamos a encontrar con parentescos en los que, quizás, no habíamos reparado: Todavía no hay consenso para esa obra. Asintió con una leve sonrisa. Se ha retirado del lugar, muy resentida. Siempre es bueno que haya, aunque sea, un leve disenso. Tenía un presentimiento nefasto. Como podemos advertir ‘consenso’, ‘asintió’, ‘resentida’, ‘presentimiento’ y ‘disenso’ tienen un común denominador en su significante; cabe preguntarse por qué es así y si, además, están emparentados en lo que atañe al significado.

Vayamos al origen. Los cinco vocablos se relacionan con ‘sentir’, verbo de numerosos valores: la primera acepción es la más general puesto que nos dice “experimentar sensaciones producidas por causas externas o internas”. A partir de esta primera definición, las siguientes van acotando su extensión: “Oír o percibir con el sentido del oído”, como en Sentí la voz de Lucía en el comedor. Luego, “experimentar una impresión, placer o dolor corporal”, como cuando decimos que ‘sentimos frío por las noches’, ‘sentía gran hambre después de la caminata’, ‘sentí una gran alegría al reencontrarla’. Otros valores que nos da el diccionario tienen que ver con “lamentar, tener algo por malo y doloroso” y, además, “juzgar, opinar, formar parecer o dictamen”: ¡Siento tanto tu alejamiento de ese cargo! No sentimos lo mismo frente a una injusticia.

Si estamos en el ámbito de los recitados, se denomina ‘sentir’ al saber acomodar las acciones exteriores a las expresiones o a las palabras; también, saber darles el valor que les corresponde: Me agrada cuando recita Beatriz porque siente tan bien los versos.

Otras acepciones tienen que ver con el padecimiento de un dolor o de un daño en una parte determinada del cuerpo y, en relación con ello, el hallarse o estar de determinada manera: Sentí un agudo dolor en el pecho. El anciano se sintió repentinamente enfermo.

En otro orden de cosas, usamos ‘sentir’ para indicar consideración o reconocimiento: Ya lo sentimos parte de nuestra comunidad.

Acepciones no tan usadas pero igualmente válidas tienen que ver con que las cosas ‘se sienten’ cuando empiezan a abrirse o rajarse; también, cuando comienzan a corromperse o pudrirse.

A partir de este verbo ‘sentir’, se ha formado toda una constelación de derivados, en la que cada integrante tiene un significado: ‘asentir’ es “admitir como cierto o conveniente lo que otra persona ha afirmado o propuesto”: El abuelo asintió con un gesto cómplice.

En relación con este verbo, tenemos dos sustantivos: ‘asentimiento’ y ‘asenso’. El primero equivale a una “aceptación o admisión de lo que otro ha dicho o propuesto”; el segundo, más formal, tiene el mismo valor: La placidez de su rostro demostraba su asentimiento. La expresión ‘dar asenso’ es equivalente a ‘dar crédito’.

Parecido valor posee otro integrante de la constelación: ‘consentir’ es “permitir que alguien haga algo, especialmente cuando se lo considera negativo o perjudicial”. Así, lo vemos en el ejemplo No voy a consentir que haga semejante daño. Puede también significar “mimar a los hijos, sin imposición de límites”: Consiente a su nieto y le otorga cuanto pide.

Existe, además, una acepción utilizada en el ámbito jurídico: “Acatar una resolución judicial o administrativa, sin interponer contra ella los recursos disponibles”. Es poco usado este verbo, en relación con una cosa, con el valor de “soportar, tolerar algo, resistirlo”: Esa pared no consiente otra grieta más.

Integran la familia de palabras de ‘consentir’ el adjetivo ‘consentido’, como equivalente a “mimado”; el sustantivo consentimiento’ como “acuerdo o aceptación para que se haga o suceda algo”, como en Partió sin el consentimiento de su padre. También el sustantivo ‘consenso’, con el valor de “acuerdo entre personas para que se haga o suceda algo”: El aumento de tarifas no alcanzó consenso entre los legisladores. En relación con ‘consenso’, aparece el verbo ‘consensuar’, que se define como “acordar algo mediante el diálogo”; también el adjetivo ‘consensual’, que indica el resultado de un consenso o se basa en él: Es un pacto consensual.

Y cuando sentimos algo con anticipación, usamos ‘presentir’, verbo que significa “intuir o tener la impresión de que algo va a suceder”, matiz otorgado a la base ‘sentir’ por el prefijo ‘pre-‘, indicador de anterioridad local o temporal: Presentíamos que el asunto iba a terminar de modo abrupto. En relación con ese primer valor, se da el de “adivinar algo antes de que suceda a partir de algunos indicios o señales que lo preceden”: Los sismólogos presienten un inminente movimiento de la tierra.

Si las partes intervinientes en un conflicto no se ponen de acuerdo, utilizaremos el verbo ‘disentir’, definido como “no ajustarse al sentir o parecer de alguien”: Te pido disculpas, pero disiento de tu forma de pensar. Es común la construcción de este verbo con la preposición ‘de’, como en el ejemplo precedente. También puede llevar, además del complemento introducido por ‘de’, otro complemento introducido por ‘en’, que expresa el punto concreto de desacuerdo: En este tema me permito disentir de tu opinión. La preposición que nunca debe usarse junto a ‘disentir’ es ‘con’; así es un error de construcción decir *El gobernador disiente con ese intendente.

El sustantivo relacionado con este verbo es ‘disenso’, que puede decirse también ‘disentimiento’. En derecho se usa la expresión ‘mutuo disenso’, para indicar la conformidad de las partes en disolver o dejar sin efecto el contrato u obligación existente entre ellas.

Finalmente, ¿qué queremos significar al utilizar ‘resentirse’? El prefijo ‘re-‘ con que comienza el término indica intensificación. Así, entonces, si el verbo se refiere a una persona o a una parte del cuerpo, tomará el significado de “volver a lastimarse o a causar dolor”: Al andar tanto en bicicleta, se le resintió la rodilla izquierda. Suele construirse con la preposición ‘de’: El jugador se resintió de un viejo desgarro. Si referimos el verbo a una situación, lo haremos para indicar que se agravó o se deterioró:

Después de ese día, se resintieron las relaciones entre los hermanos.El sustantivo vinculado a este verbo es ‘resentimiento’, definido como “sentimiento de indignación o enojo hacia una persona o circunstancia, por considerarla causante de una ofensa o injusticia”: Ha obrado así por un viejo resentimiento.