jueves 4 de marzo de 2021

De no creer: la cancha estaba en Bolivia y las tribunas en Argentina
+ Deportes

De no creer: la cancha estaba en Bolivia y las tribunas en Argentina

Construyeron una cancha, pero no tuvieron en cuenta los límites geográficos. Tras las denuncias tuvieron que "correr" las gradas.

  • jueves, 19 de octubre de 2017
De no creer: la cancha estaba en Bolivia y las tribunas en Argentina

Para los futboleros, el fútbol es el deporte más hermoso del mundo. Es un deporte que no conoce de naciones y que sólo es pura pasión, pero a veces traspasa algunos límites… en este caso geográficos.

San José de Pocitos y Salvador Mazza son vecinos, pero uno está en Bolivia y el otro en Salta, Argentina. Lo insólito es que San José tiene el primer estadio binacional. ¿Cómo es esto? Donde antes había un basural construyeron la cancha, pero no tuvieron en cuenta que estaban traspasando la frontera y una parte del estadio quedó ubicado en nuestro país.

Está claro que este estadio fue construido a puro pulmón y sin ingenieros que pudieran avisar que se estaba “invadiendo” otro país, por eso nadie decía nada. El detalle es que el campo de juego estaba en Bolivia y las tribunas en la provincia de Salta.

Los habitantes de ambas ciudades nunca tuvieron en cuenta el tema de los límites geopolíticos, ya que pasan todo el tiempo de país en país sin tener en cuenta la delimitación geográfica.

Esta situación se dio a conocer en los medios de comunicación y esto generó un revuelo que derivó en una denuncia pública de intromisión, aceptación del error, rediseño y traslado de los asientos para los hinchas en territorio boliviano.

"Nos hemos pasado unos metros del mojón de la frontera, que no significa que nos estemos apropiando del terreno, sino que vivimos en una zona fronteriza, donde, más allá de los límites territoriales y de líneas demarcatorias, está la hermandad de los pueblos", declaró el intendente de Pocitos para justificar la equivocación involuntaria.

Después de corregir este error, los partidos se siguen disputando como siempre, ya que los pueblos fueron unidos por el fútbol y nunca serán separados, ni por la división política.