miércoles 30 de septiembre de 2020

Registrar una empresa demora casi un mes y cuesta 50 mil pesos
Economía

Registrar una empresa demora casi un mes y cuesta 50 mil pesos

El Gobierno asegura que es posible crear una SAS en sólo un día, pero la realidad en Mendoza es otra.

Registrar una empresa demora casi un mes y cuesta 50 mil pesos

Aunque la sociedad por acciones simplificada (SAS) es presentada como "un nuevo tipo societario que, a diferencia de una S.A. o S.R.L., se puede constituir de manera simple, rápida y desde una computadora, ahorrando costos y haciendo menos trámites", lo cierto es que en Mendoza la gestión demanda como mínimo un mes y puede extenderse hasta tres. Por otra parte, los diversos códigos y los honorarios profesionales demandan una inversión que ronda los 50 mil pesos.

El contador Fabián Romera detalló que, a diferencia de lo que ocurre en CABA, en Mendoza el trámite para armar una SAS toma el mismo tiempo que crear una S.A. Esto, porque en CABA el organismo que interviene es la Inspección General de Justicia, que tiene los archivos digitalizados, mientras que la Dirección de Personas Jurídicas (DPJ) local aún no ha avanzado en la digitalización, más allá del seguimiento del expediente.

La ventaja de este tipo de sociedad, detalló, es que no es necesario que el estatuto se haga por escritura pública -como sí lo es para las S.R.L o S.A- y sólo se requiere de una certificación de firmas de los socios, con lo que los costos se reducen en unos 15 mil a 20 mil pesos. 

Asimismo, se bajó el monto requerido para integración de capital, de unos 100 mil pesos, a dos salarios mínimo vital y móvil ($ 33.750 en total). Además, los costos de constitución de la SAS pueden ser considerados como capital suscripto, aunque esto requiere de un trámite adicional. 

El trámite en detalle

Aunque en la página web del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación se informa que la sociedad por acciones simplificada se puede crear en un día, Romera plantea que, si todas las gestiones salen bien, en Mendoza el trámite demora de cuatro a cinco semanas como mínimo. De hecho, el plazo se puede extender considerablemente si el expediente tiene observaciones en el camino.

Romera detalló que, si bien tienen estatutos prearmados, en el estudio en el que trabaja tienen una primera reunión para definir ciertos aspectos de la constitución societaria, para luego certificar las firmas. Después se procede a hacer la reserva de nombres para la empresa (con dos opciones). Entretanto, se compran los códigos para la gestión y para los libros que se van a rubricar, al tiempo que se publica un extracto del estatuto en el Boletín Oficial. Todo esto suele demandar al menos una semana.

El expediente se presenta entonces en la Dirección de Personas Jurídicas, donde pasa por diversas dependencias oficiales hasta que, en unos 15 días, se expide. En un 70% de los casos existe alguna observación que hay que subsanar. A veces se resuelve con un acta, pero otras -cuando el cambio es sustancial- se debe volver a transcribir el estatuto y publicarlo. 

Obtener el CUIT, una vez que la DPJ dio el visto bueno, puede tomar otra semana. Es que si bien el formulario se presenta en la web de AFIP, la respuesta tarda hasta tres días hábiles, y luego hay que pedir un turno on line para acudir a la oficina con los papeles, que incluyen la constancia de que el presidente de la sociedad se dio de alta en el IVA exento, también como autónomo y que está categorizado en Ganancias como persona física. Además, se necesita un contrato de locación o de alquiler, sellado a nombre de la sociedad. 

Finalmente, se debe ir a Administración Tributaria Mendoza (ATM) para inscribirse en Ingresos Brutos. Para hacer factura "A", habrá que esperar hasta una semana más. En resumen, detalla Romera, aunque se intente hacer todo con la mayor rapidez, la SAS estará funcionando a pleno en un plazo no menor a cuatro semanas. 

Pese a esto, aconseja que toda persona que vaya a tener empleados o mueva sumas importantes de dinero -más allá de la rentabilidad- opte por este modelo para proteger los bienes personales. Por otro lado, aclaró que si bien desde el Estado se plantea que no es necesario un contador, lo complejo del sistema obliga a recurrir a uno. Los costos de todas estas operaciones -incluidos códigos- rondan los $ 50 mil, aunque algunos estudios cobran un poco menos y otros de renombre pueden llegar a los $ 100 mil. 

La contadora Paula Aguilar mencionó que en Córdoba y Buenos Aires el trámite es mucho más simple y que se puede generar casi todo a través del sitio web del gobierno. De hecho, ella misma completó la registración, en la primera provincia, en tres días, con CUIT incluido. 

Leonardo Andreu, miembro del CEM (Consejo Empresario Mendocino), planteó que aún falta optimizar el sistema de las sociedades por acciones simplificadas, ya que no está digitalizado y los expedientes siguen teniendo muchas observaciones. "Por eso, aunque  el objetivo es poder completar el trámite en tres días, en la provincia toma tres meses", apuntó.

Por su parte, Carlos Schestakow, contador especialista en tributación, indicó que "no existe eso de ponerse un negocio hoy y empezar a trabajar mañana". A esto agregó que, además de los trámites para armar una sociedad -aunque se puede optar por una empresa sin modelo societario-, se debe pensar en el papeleo de las habilitaciones municipales y la registración de personal, y que todo tiene un costo. "Cuando no se cuenta con el capital, el panorama se complica, porque no hay créditos blandos", advirtió.