martes 27 de octubre de 2020

Conmoción en Buenos Aires por el brutal asesinato de una playera cuando iba a trabajar 
Policiales

Conmoción en Buenos Aires por el brutal asesinato de una playera cuando iba a trabajar 

Según testigos la víctima les rogó a los delincuentes que no la mataran porque tenía un hijo.

  • lunes, 8 de junio de 2020
Conmoción en Buenos Aires por el brutal asesinato de una playera cuando iba a trabajar 

Una mujer de 36 años fue asesinada hoy de 31 puñaladas y golpes en la cabeza en el partido bonaerense Moreno cuando se resistió con un gas pimienta a un asalto cuando se dirigía a trabajar en una estación de servicio.

Por el crimen fueron detenidos dos vecinos como sospechosos, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió esta madrugada en el cruce de Malabia y avenida San Fernando de la localidad de Cuartel V, del mencionado partido del oeste del conurbano, y la víctima fue identificada como Débora Ángela Ríos (36), quien según testigos les rogó a los delincuentes que no la mataran porque tenía un hijo.

Si bien en un principio los investigadores creían que la víctima había sido atacada con una botella, la autopsia reveló que la víctima presentaba un fuerte traumatismo de cráneo aparentemente provocado por una patada, y se constataron en el cuerpo 31 heridas "punzantes y cortantes".

Fuentes judiciales indicaron que el resultado preliminar de la autopsia detalló que la muerte se produjo por un "traumatismo de cráneo" producto aparentemente de una patada y se constató que el cuerpo de Ríos tenía 31 heridas, "muchas de ellas punzantes y cortantes".

“Por las heridas se utilizó un cuchillo de un solo filo y un elemento similar a un destornillador”, indicó una fuente judicial con acceso al expediente, quien aclaró que las heridas principalmente fueron realizadas en la zona del estómago y en uno de los brazos, por lo que se cree que son lesiones que recibió cuando se defendía.

En tanto, se confirmó que entre las pertenencias que le faltaban a la víctima había un teléfono celular marca Samsung y una mochila, dos elementos que aún no fueron localizados.

Tras un relevamiento por el barrio, los detectives de la Policía bonaerense identificaron y aprehendieron primero a un joven identificado como Enzo Leonel Aylan (24), en un domicilio ubicado a 100 metros de la escena del crimen, sobre avenida San Fernando y Montes de Oca.

"En la casa del imputado secuestraron un par de zapatillas recién lavadas que podrían tener rastros de sangre", dijo una fuente policial.

Más tarde, los detectives de la comisaría 4ta. y de la DDI lograron aprehender a un segundo sospechoso identificado como Alexis Iván Matcovich (20) en un domicilio ubicado también a pocos metros del lugar del crimen.

Horas previas al asesinato, Aylan había dejado en un mensaje en su red social de Facebook en el que conversaba con su hermana y alertaba que planeaba salir a robar.

"Cero peso ya van a esperar de mí", señalaba Aylan en su muro de Facebook, tras lo cual una de sus hermanas le respondió "portate bien hermano, no hagas cagada por favor. Andá a descansar".

Fuentes judiciales no descartaron la participación de una tercera persona, que sería amigo de los dos detenidos y que también viviría en el mismo barrio, y también agregaron la posibilidad de que ya conocían de vista a la víctima.

Ríos fue encontrada cerca de las 4 de la mañana tendida boca arriba, con manchas de sangre en el rostro y golpes en la cabeza y vestida con un mameluco de trabajo perteneciente a la empresa YPF, ya que trabajaba en una estación de servicio de esa compañía.

A un metro de la cabeza de la víctima, en tanto, los pesquisas hallaron un aerosol de gas pimienta, por lo que realizaran un peritaje a las vestimentas de los detenidos para conocer si lo utilizó para defenderse.

Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, Ríos fue interceptada por dos delincuentes que quisieron asaltarla, intentó defenderse con el gas irritante y luego fue asesinada a golpes y cuchillazos.

La mujer fue identificada en el lugar por su propio hermano, quien explicó que viven en una de las casas del barrio Ara San Juan, ubicado a pocos metros, y que ella salía todos los días a las 4 de la madrugada rumbo a su trabajo como playera de una estación de servicio de General Pacheco, partido de Tigre.

La hipótesis de un homicidio en ocasión de robo surgió desde el inicio de la pesquisa, ya que los policías de la comisaría 4ta. y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Moreno obtuvieron el testimonio de una testigo clave que llegó a escuchar el intento de asalto y además orientó a los pesquisas a los posibles autores.

Una testigo le contó a los investigadores que escuchó gritar a la víctima cuando le rogaba a los delincuentes que no la lastimaran.

Según esta testigo primero escuchó a un hombre que le decía "dale todo que no te va a lastimar", y luego a la mujer que le contestó: "No, tengo un hijo".

El caso es investigado por la fiscal Carina Saucedo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Moreno, quien dispuso que ambos imputados quedaran alojados en los calabozos de la comisaría de Cuartel V.

Mañana serán trasladados a la fiscalía para ser indagados por la causa caratulada como "Homicidio en concurso real con robo agravado".