domingo 24 de enero de 2021

Cómo se vive la “rosca” política en medio del aislamiento
Política

Cómo se vive la “rosca” política en medio del aislamiento

Ya no hay café, negociaciones en oficinas ni pasillos. Pero Whatsapp y Zoom las suplantan porque la política sigue su curso.

  • domingo, 19 de abril de 2020
Cómo se vive la “rosca” política en medio del aislamiento

Comentarios en los pasillos, charlas de café y visitas a un despacho son los espacios habituales para la "rosca" política. Allí se cierran acuerdos, se pasan proyectos y se sellan pactos. Pero hoy son lugares impensados en medio del aislamiento obligatorio que rige desde el 20 de marzo por la pandemia del Covid-19.

"Todos seguimos en contacto. No está el café, no está el escritorio pero las charlas siguen en nuevas plataformas con la ayuda de la tecnología. Ha cambiado la forma pero le hemos encontrado la vuelta para estar conectados", asegura el senador del PJ Adolfo Bermejo.

En lo formal, la Legislatura mendocina logró seguir activa con mecanismos virtuales. "Hacemos reuniones, a veces algunas con pocas personas en el despacho de Mario Abed y a mí me ponen en el altavoz", confiesa el histórico radical Juan Carlos Jaliff, que solo ha salido de su casa para ir a la farmacia o para hacer alguna compra de alimentos.

Pero la política informal se trasladó a los teléfonos y computadoras. Los grupos de WhastApp arden en la mañana mientras los dirigentes escuchan la radio y leen los diarios. Y las notificaciones se siguen acumulando a lo largo del día: pedidos, reclamos, tareas.

"Llegué a contestarle a más de 200 personas en un solo día", dice el diputado de Protectora Mario Vadillo, que además ha reforzado la comunicación en las redes sociales y hasta se animó a hacer un Zoom (app que permite hacer reuniones virtuales) abierto para el público en general.

Las videoconferencias también las usan para resolver temas urgentes que requieren coordinación. "Les mando un WhatsApp a mi equipo, les digo 'en cinco minutos nos conectamos' y listo. Esta herramienta la voy a seguir usando después de que pase el aislamiento porque es muy útil", dice la senadora nacional justicialista Anabel Fernández Sagasti.

El presidente de la Cámara de Diputados, el radical Andrés Lombardi, ha implementado un orden de jerarquía: "Si es algo breve se resuelve por mensaje, si es más importante por llamada y si es algo más complejo, videoconferencia". 

Algunos dirigentes admiten que no es lo mismo hace política desde sus casas. Hay comentarios y charlas que solo salen en el cara a cara y donde no quedan registros. En cambio, ahora tienen que llamar por teléfono, ser explícitos sobre el motivo de la llamada y, obviamente, quedan expuestos.

Gobernar desde Zoom

La rosca política también se quedó sin escenario en la Casa de Gobierno, que por estos días luce casi vacía. Los cruces de oficina, las reuniones en el cuarto piso y las entrevistas a puertas cerradas se mudaron a mensajes, llamadas y reuniones virtuales.

El gobernador Rodolfo Suárez mudó su despacho a su casa y casi todos los días se pone en línea con todo el Gabinete, les pasa las novedades y les asigna tareas a cada ministro. "Ahora estamos hiperconectados porque el Gobernador nos ha pedido que cumplamos como corresponde el aislamiento y todos los ministros seguimos trabajando desde nuestros hogares", explica el ministro de Gobierno, Víctor Ibáñez, que solo ha ido a la Casa de Gobierno a firmar algunos decretos.

"Todos los días parecen lunes", coincide la mayoría de los dirigentes, porque desde que el país está en cuarentena los teléfonos suenan a toda hora, no hay siesta, feriados ni domingos. Y hasta algunos almuerzan al lado de las computadoras para resolver temas urgentes.

Los intendentes casi no han variado sus rutinas. Son los que recorren el territorio, asisten a los vecinos, organizan equipos de trabajo, reparten elementos sanitarios, acondicionan polideportivos como hospitales de campaña, controlan precios y arman protocolos de atención en supermercados y comercios habilitados. 

"Seguimos en la calle con todos los elementos sanitarios y cumpliendo el distanciamiento social. La diferencia es que ahora solo nos movemos en el departamento porque las reuniones que eran en Mendoza las hacemos por Zoom", contó el intendente de Lavalle, Roberto Righi.

Marcelino Iglesias, jefe comunal de Guaymallén, tampoco ha bajado el ritmo de trabajo, solo la forma. "Antes del aislamiento social yo iba todas las mañana a la municipalidad y en la tarde estaba al menos tres horas recorriendo los barrios. Ahora salgo bien temprano en la mañana a recorrer una media hora obras y zonas vulnerables, después voy a la municipalidad y en la tarde me quedo en mi casa trabajando con el teléfono y la computadora", explicó.

Cambios en la vida personal

Los políticos no son ajenos a los cambios que el aislamiento social le ha provocado a toda la sociedad. Aunque tienen libertad para moverse sin problemas, todos han optado por cumplir a rajatabla la cuarentena y dar el ejemplo.

“Hace un mes que no veo a mi hija, ella es la primera en decirme que me extraña pero que es la mejor forma de cuidarnos”, se lamentó el ‘Peti’ Lombardi.

Adolfo Bermejo está aislado con su esposa y sus hijos más chicos, pero extraña a sus nietos. "No es lo mismo verlos por el teléfono", aseguró. Lo mismo le pasa a Jaliff, que está solo en su casa con su esposa y no ve hace un mes a ninguno de sus seis nietos.

Fernández Sagasti, que pasa mucho tiempo en Buenos Aires,  decidió quedarse en Mendoza pero añora los domingos en familia y los viernes con sus amigas. Además, le tocó pasar su cumpleaños sola brindando con sus afectos a través de una pantalla. "Fue muy difícil porque yo estoy acostumbrada a festejar y compartir", aseguró.

De todas formas, algunos políticos han encontrado un espacio para compartir en familia, que antes no tenían por las extensas jornadas de trabajo. "Ahora con mis hijos vemos series, yo trato de que lean y también se han hecho cargo un poco de la cocina", relató Ibáñez.

También han aprovechado los espacios virtuales para formarse. Bermejo, por caso, participa en conferencias de geopolítica e Ibáñez no se pierde una clase de su curso on line de inglés.