miércoles 30 de septiembre de 2020

Chocó sin carnet en Godoy Cruz y simuló vender el auto para no pagar los daños
Policiales

Chocó sin carnet en Godoy Cruz y simuló vender el auto para no pagar los daños

Una mujer protagonizó un choque pero, como no tenía licencia, orquestó una venta “trucha” del vehículo.

Chocó sin carnet en Godoy Cruz y simuló vender el auto para no pagar los daños

La Justicia Civil declaró nula la venta de un Renault Kangoo, cuya dueña simuló vender el vehículo para evitar hacer frente a los gastos de un accidente vial que había protagonizado sin tener carnet de conducir.

La demanda por "simulación" fue iniciada por dos hermanos contra la dueña del vehículo, Paula Leticia Fernández Garay y la compradora, Claudia Inés Bastián, para que se anulara la venta y la transferencia del Kangoo modelo 2012. 

Estos hermanos protagonizaron un accidente de tránsito el 25 de enero de 2012, en la esquina de Florencio Sánchez y Álvarez Thomas de Godoy Cruz, al chocar su auto con una camioneta Nissan X Terra, conducida por Paula Fernández.

Los hermanos iniciaron un juicio por daños y perjuicios a Fernández, quien "conducía sin licencia habilitante vigente, lo que entiende constituye el primer indicio de los actos jurídicos que se impugnan a través de las acciones incoadas", se lee en el fallo.

Al no tener carnet, la compañía aseguradora declinó hacerse cargo de las consecuencias del accidente.

Según expresa la demanda, sin esa cobertura, la conductora realizó "dos actos jurídicos para agravar su situación patrimonial": el 8 de mayo de 2012 pidió 60.000 pesos y, como garantías, prendó la camioneta Nissan.

Diez días después, Fernández vendió la Kangoo a Claudia Bastián pero, llamativamente, siguió usando el vehículo.

Venta simulada

Fue en ese momento que los hermanos accidentados se enteraron de las maniobras y entablaron una demanda por simulación a Fernández. 

¿Qué es la simulación? "Un acto, o negocio jurídico que, por un acuerdo entre partes, se celebra exteriorizando una declaración recepticia, no verdadera, que tiene por finalidad engañar a terceros".

A la hora de analizar el caso, la jueza Graciela Simón, del Tribunal de Gestión Asociada 1, tuvo en cuenta que las dos demandadas no presentaron pruebas para defenderse.

Además, que la venta del vehículo "estaba floja de papeles": el utilitario, al momento de la venta, tenía un valor en el mercado de unos 60.000 pesos y la operación se cerró en 35.000, casi la mitad del precio real.

Además la compradora "no estaba inscripta como contribuyente de impuestos provinciales (impuestos sobre ingresos brutos) y nacionales en lo que se refiere a actividades económicas o de prestaciones de servicios". Es que no tenía trabajo, pues era estudiante.

Además, los hermanos demandantes contrataron a un perito que tomó fotos del Renault rojo en la puerta de la casa de la primera dueña, cuando el auto ya había sido transferido.

La causa penal y la causa de daños y perjuicios acumulada hicieron pensar a la jueza que existían "indicios serios, precisos y concordantes que permiten sostener la simulación de la compraventa".

Por eso emitió un fallo en el que declaró "la nulidad por simulación del acto jurídico celebrado por contrato de compraventa entre las demandadas Paula Leticia Fernández Garay y Claudia Inés Bastián respecto del vehículo Renault Kangoo dominio HLC-029". 

La jueza Simón ordenó que su resolución -fechada a fines de diciembre pasado- llegue al Registro Nacional de la Propiedad Automotor para que se anule la venta "trucha".