viernes 10 de julio de 2020

Caso productivo: hace mermeladas con flores y su producto fue premiado
Fincas

Caso productivo: hace mermeladas con flores y su producto fue premiado

La pyme mendocina Dulce Flor obtuvo una mención de honor en el prestigioso 15° Concurso Mundial Premios de Mermeladas Originales, en Londres

Caso productivo: hace mermeladas con flores y su producto fue premiado

Fernanda Piffaretti comenzó a elaborar mermeladas con flores para dar materia a un recuerdo: el de su abuela, que solía dar pétalos a modo de premio a los nietos y tenía una alacena repleta de dulces de frutas. Después de un año de trabajar en ajustes para sus recetas, presentó la de pomelo con rosas en un concurso en Inglaterra y obtuvo una mención de honor.

Ansiosa por recibir la devolución del prestigioso jurado y por tener en sus manos el certificado, que probablemente se demore bastante porque lo enviaron por correo postal, Fernanda destaca que los ingleses tienen una larga tradición en la elaboración de mermeladas cítricas y por eso valora tanto haber resultado premiada en el 15° Concurso Mundial Premios de Mermeladas Originales, que se realiza en Londres.

Fernanda conjugó en su emprendimiento Dulce Flor su experiencia como diseñadora gráfica y en la gastronomía. Para elaborar las mermeladas compra frutas a productores orgánicos y las flores las cultiva ella misma, para asegurarse de que no haya ningún agroquímico en los pétalos.

Los productos fusionan pétalos de rosa con pomelo, manzana, frutilla y uva malbec; jazmín con peras y el azafrán con mandarina. Llegar a estas recetas le demandó un largo proceso de experimentación, para encontrar la combinación justa de sabores. Incluso, de probar con las plantas para llegar a las rosas con el color, textura y sabor que buscaba.

Actualmente, Dulce Flor elabora seis tipos de mermeladas, con rosas rojas, jazmines del cabo y azafranes. Se trata de recetas cuidadosamente elegidas y testeadas.

Fernanda cuenta que hace un par de años empezó a seguir por las redes a emprendedores del rubro, de otras partes del mundo. Así se enteró del concurso en Inglaterra.

Antes de presentarse, trabajó durante varios meses con Alejandro Gascón, jefe de la Cátedra de Industria de la Facultad de Ciencias Agrarias, en el desarrollo del producto y la estandarización de los procesos, ya que el certamen tiene estándares rigurosos.

A partir de esto, modificó el secado de los pétalos, para que tengan la consistencia adecuada, e implementó el congelado en una fase de la elaboración, para mejorar el color y aroma. También ajustó la temperatura de cocción y reguló la acidez, con el agregado de vitamina C, para equilibrar la astringencia de las rosas.

Piffaretti destacó el aporte generoso de los profesionales de la facultad, ya que ella intuitivamente percibía cosas que había que mejorar pero no entendía por qué ocurrían ni qué podía hacer para cambiarlas; hasta que le ayudaron a comprender la química del proceso. En el predio de esta casa de estudios tiene una plantación de rosas y azafranes, para que los alumnos practiquen.

Como detalle curioso, la emprendedora detalla que una serie de cuestiones se fueron resolviendo para que pudiera participar en el concurso. Cerca de la fecha una persona viajó desde Mendoza a Inglaterra y se llevó una muestra de la mermelada, ya que de otro modo debería haber hecho una exportación. Además, con el cambio de gobierno no podía pagar el arancel de inscripción, pero con el contacto de amigos de amigos, llegó a alguien que vive en Londres y le hizo el favor de pagar por ella.

Ahora sólo le resta recibir las apreciaciones del jurado para seguir ajustando pequeños detalles. Por lo pronto, vende sus mermeladas gourmet en Mendoza y en Buenos Aires, y uno de los que las utiliza en sus creaciones vistosas y mediáticas es un pastelero de Buenos Aires, Le Roro Cakes, que recientemente le hizo una torta a Ricky Martin.