lunes 28 de septiembre de 2020

Ataque y misterio: antes de morir se negó a señalar a su asesino
Policiales

Ataque y misterio: antes de morir se negó a señalar a su asesino

Un hombre fue dejado por amigos en el hospital con dos heridas de bala. Murió ayer y se llevó el nombre del atacante.

Ataque y misterio: antes de morir se negó a señalar a su asesino

Los dos disparos que había recibido un hombre de 32 años en Las Heras, la tarde del último lunes, le causaron la muerte horas después en el hospital Lagomaggiore, donde había quedado internado. La víctima se llevó a la tumba los nombres de quienes le dispararon y las circunstancias del ataque. Sus amigos lo dejaron prácticamente abandonado en el hospital Carrillo minutos después del hecho.

Cerca de las 19.30 del lunes, desde la guardia del hospital Carrillo informaron sobre el ingreso de un herido por arma de fuego. De acuerdo con lo que pudieron reconstruir luego los pesquisas, Pablo Villacorta fue llevado al centro asistencial por conocidos en un Fiat 147. Pero lo dejaron en la guardia y se retiraron sin dar explicaciones. 

La víctima tampoco quiso aportar información sobre quién la había atacado ni en qué circunstancias, precisaron fuentes de la causa.

Los médicos determinaron que Villacorta presentaba una herida por arma de fuego en la mano derecha y otra, que fue la que resultó fatal, en el tórax con orificio de entrada y salida; es decir que el proyectil le atravesó el cuerpo.

Ante la gravedad del cuadro, el herido fue derivado al hospital Lagomaggiore, donde quedó internado hasta las 14.30 de ayer, hora en que se comunicó oficialmente su muerte.

Efectivos de la Unidad de Homicidios comenzaron a investigar y determinaron que el ataque a tiros ocurrió en el interior del barrio Cinco mil lotes, de Las Heras. Esa versión fue reforzada por la pareja de la víctima quien, según trascendió, llegó al hospital y se los comunicó a los investigadores.

Según la pesquisa, habrían sido dos los pistoleros que dispararon contra el hombre. Por las características del hecho y por la negación del hombre asesinado y de sus allegados a aportar información, los sabuesos creen que se trató de un "ajuste de cuentas" o de una disputa entre conocidos.