sábado 26 de septiembre de 2020

Así serán los muebles en el futuro
Espectáculos

Así serán los muebles en el futuro

Según especialistas, el diseño de interiores seguirá en busca de la sencillez de las formas y, a la vez, de mayor personalidad.

Así serán los muebles en el futuro

¿Cómo serían nuestras casas si estuvieran totalmente concebidas por un diseñador de moda? La feria del mueble IMM (Alemania) nos da una primera respuesta y nos muestra que la comodidad y contención siguen siendo valores primarios del diseño, que no por eso, sin embargo, se deja estar a la hora de hacer nuevas propuestas.

Un pantallazo general sobre las cinco grandes tendencias que se pudieron ver en esta exposición internacional:

Confort: A los fabricantes de muebles les encantaría renovar sus propuestas en el mercado, pero a los consumidores hay algo que nos gusta y no hay vuelta que darle: el confort.

Para el confort y la comodidad, todo lo que sea suave, redondo y de tonos cálidos es un bálsamo, y por eso se ven set de luces pequeñas con un sistema de baterías de larga vida.

En épocas en que el mundo exterior no necesariamente nos abre los brazos para ofrecernos su mejor cara, el confort y la contención en casa se vuelen primordiales, por eso mucha gente busca los “viejos conocidos” de décadas pasadas, el diseño de mediados de siglo, el look vintage, lo hippie con toques elegantes que hicieron surgir el estilo Boho.

Orden: No hay tendencia que no tenga su contratendencia. En los hogares superpensados y diseñados todo tiene su sitio, nada está fuera de lugar, y así es como los diseñadores ponen todo su empeño en ofrecer muebles que tengan mucho espacio para guardar y almacenar cosas, que tengan vitrinas y que permitan colocar todo lo que se fue juntando con el tiempo.

Los "sideboards" están muy de moda. Se los busca mucho en lugar de aparadores y alacenas para la pared. Tienen dos funciones: ocultan todo lo que no debiera quedar a la vista de extraños y su superficie es perfecta y bella. Permite que le coloquen cualquier cosa que captará la atención de la mirada.

Sencillez: Muchos muebles no tienen ningún tipo de decoración ni accesorios. Los diseñadores dibujan y fabrican a partir de la necesidad, no más.

Por un lado, se buscan cada vez más muebles sencillos, y eso se ve en el auge de ventas de los diseños escandinavos, que son más bien minimalistas. Por el otro, la sencillez va de la mano de la sustentabilidad.

¿Para qué lanzar el diseño número 100 de una silla? Las líneas clásicas y simples perduran más y no pasan de moda.

Individualidad: A todos nos gusta armarnos una casa que se adapte a nuestros gustos más personales. Todos vivimos de una manera distinta y somos únicos. Parece obvio, pero no siempre fue así.

Antes estaba de moda el rojo y todos compraban una alfombra roja. Hoy, en cambio, ninguna casa es igual a la otra. Las variantes son infinitas y el mercado, además, ofrece opciones modulares para armar a gusto.

Delicadeza: Los tonos que más se ven en este 2018 son pastel, sobre todo el rosa con matices de beige. Por supuesto, no se aplica para toda una pared, sino más bien para dar color a un ambiente en los almohadones o en una manta o accesorio que se coloca sobre el sofá.