miércoles 30 de septiembre de 2020

Ansiedad por la gestión - Por José Luis Toso
Opinión

Ansiedad por la gestión - Por José Luis Toso

Ansiedad por la gestión - Por José Luis Toso

El nuevo gobernador sorprendió por la rapidez para presentar su propio proyecto de reforma de la ley minera 7.722. En su discurso de asunción, Suárez ratificó ante la Asamblea Legislativa que la minería es una de sus prioridades pensando en el desarrollo de la provincia y en la generación de empleo. Pero la rapidez con que instaló nuevamente el tema en el Senado no dejó de sorprender.

Suárez se basa en este y en otros asuntos en el aval recibido de los dirigentes influyentes del peronismo local. Sobre minería el guiño llegó básicamente de parte de la senadora Anabel Fernández Sagasti pero también de Emir Félix en representación de los jefes departamentales del PJ, independientemente de que cada uno de ellos, en mayor o menor medida según el departamento, deben soportar la presión que ejercen en contra los sectores que se oponen a la actividad. Ambos interlocutores le garantizan al nuevo gobierno provincial el aval de los dos sectores más representativos de la oposición peronista mendocina.

Se estima que ya hay un acuerdo avanzado entre el oficialsimo y el PJ que permitirá en no mucho tiempo más aprobar la ley de Suárez por amplia mayoría. El acercamiento clave, según se insiste en el ámbito legislativo, fue del Gobernador con la senadora nacional Fernández Sagasti.

De todos modos, la resistencia sigue y se espera una movida importante, para el martes, del sector productivo,  que incluiría a la Multisectorial del Sur, el agro de General Alvear, la Sociedad Rural del Valle de Uco, entre otras expresiones.

La apuesta de Suárez es muy grande con este tema. Por eso el apuro y probablemente también por ello con su firma haya hecho suyo un proyecto de ley que toma muchísimos aspectos de la iniciativa anterior generada en las bancas del PJ, también en el Senado, pero en tiempos de Cornejo, cuando el debate tímidamente reverdecía. De ese modo se mantiene expectante el empresariado del sector, que aspira a poder torcer la realidad minera en una provincia que indudablemente le ha sido hostil durante años.

Sí se acentúa el compromiso de Suárez del respeto a la licencia social requerida para que los emprendimientos se puedan desarrollar. Esto responde al estilo de diálogo que pretende imponer el Gobernador. Es por ello que en  el oficialismo insisten con que si no hay pleno consenso político no se avanzará con el tema, aunque el acuerdo básico en lo político ya se da por descontado.

Hay una diferencia puntual muy notoria en Cambia Mendoza. Es la postura del diputado Jorge Difonso, coautor de la ley 7.722 durante sus tiempos de senador y luego fuerte defensor de su vigencia en los tres períodos como intendente de San Carlos, uno de los departamentos que más resiste a la minería.

Difonso ya anticipó públicamente que cuando el proyecto pase por Diputados lo votará en contra. Coyunturalmente el legislador sancarlino quedó enfrentado con el proyecto del Gobernador no por una cuestión puntual, sino por apego a una postura histórica. Allegados a Difonso se encargaron de remarcar que dicha resistencia no es nueva. “Ya se la hemos planteado en su momento a (los ex gobernadores) Cobos, Jaque, Pérez y Cornejo y también en la Suprema Corte defendiendo la vigencia de la ley. Y la vamos a seguir defendido en mérito a nuestro convencimiento e historia. Fue siempre ese nuestro pensamiento”, dijeron convencidos desde las huestes sancarlinas.

Pero el tranco firme y rápido que Suárez quiere imponer a su gobierno, por lo menos en estos primeros tiempos, no se limita al proyecto minero. También hubo una decisión fuerte sobre el paquete presupuestario para 2020.

Había cautela en el equipo del Gobernador antes de asumir a la espera de los pasos que diera la Nación tras la toma del poder por parte de Fernández. Sin embargo, el flamante presidente dijo que prorrogaría la vigencia de la pauta 2019 por considerar inviable el proyecto mandado por el gobierno de Macri para 2020. Eso llevó al equipo de Suárez a no esperar definiciones sobre los números nacionales, pese a que en su momento se había indicado que aguardarían esa definición por lo que significan como ingresos para la Provincia. Pero la decisión del Presidente de postergar su proyecto para abril o mayo hizo que el área que pilotea el ministro Nieri sugiriera avanzar con los valores propios.

Suárez insiste con la autorización de deuda y el roll-over, negado en su momento por el PJ a Cornejo. Es el mecanismo que permite tomar deuda para pagar vencimientos futuros. Esta tal vez sea la mayor prueba de fuego en cuanto a la buena relación que la oposición pretende mantener con el flamante gobierno.

Se sabe que el peronismo viene siendo crítico del nivel de endeudamiento de la gestión de Cornejo, posiblemente, y salvando las distancias, con el propósito de haber trazado un paralelo entre la gestión local que acaba de finalizar y la del ahora ex presidente. Luego del discurso del lunes de Suárez, los legisladores del Frente de Todos en general opinaron que el nuevo mandatario no había sido del todo explícito con el estado de deuda con que recibe el manejo de la Provincia. Por eso tal vez se muestren algo más exigentes a la hora de tratar el paquete presupuestario que enviará el martes el Gobierno, aunque muchos dan por descontada una mayor predisposicíon para que el Ejecutivo arranque el nuevo año con la pauta de gastos y recursos sancionada.

Dejando de lado el plano legislativo, en el justicialismo mendocino hay preocupación por los pocos nombres que aparecen por ahora con posible destino en cargos nacionales, tanto a desempeñar en Buenos Aires como aquí.

Varios de los que se aventuraron y realizaron gestiones directas en ámbitos cercanos a Alberto Fernández volvieron con las manos vacías, o a lo sumo les sugirieron que hablaran con referentes locales, especialmente Anabel Fernández Sagasti, la camporista de confianza del Presidente en Mendoza. Pero -dicen- ella en todo caso propone, sugiere nombres, pero no dispone. Designaciones habrá, pero no al ritmo que muchos anhelaban.

Tampoco se trata de poquísimos lugares, porque se deben cubrir primeras a terceras líneas en los organismos nacionales más importantes con sede aquí (INV, Anses, PAMI, etc). Sí son más escasas las posibilidades de mendocinos con funciones en Buenos Aires, de acuerdo al panorama hasta ahora observado.

En el PJ local, con cierto humor y también resignación, se comparan con las influencias de “las dos cabezas” que tiene San Juan para colocar dirigentes en lugares estratégicos. Lo dicen en alusión a José Luis Gioja y al gobernador Sergio Uñac. Podrán estar algo distanciados políticamente entre ellos, pero ambos tienen su predicamento a la hora de las recomendaciones. Está el caso del sanjuanino Hensel, ex ministro de Uñac que estará a cargo de la Secretaría de Minería de la Nación. Inevitable acercamiento por parte del gobernador Suárez si prospera su puja por la minería en Mendoza.