lunes 3 de agosto de 2020

Alperovich se prepara para volver pero el radicalismo quiere que siga de licencia
Política

Alperovich se prepara para volver pero el radicalismo quiere que siga de licencia

Tras la denuncia por violación, al diputado tucumano se le vence la licencia este martes y el radicalismo quiere que la renueve.

Alperovich se prepara para volver pero el radicalismo quiere que siga de licencia

El 26 de noviembre pasado, José Alperovich se pidió licencia sin goce de sueldo como senador nacional, porque una sobrina suya lo había denunciado penalmente por violación con acceso carnal. Esa licencia vence este martes. El exgobernador de Tucumán quiere volver. El radicalismo, por impulso de una colega suya de la Cámara Alta y rival provincial, Silvia Elías de Pérez, quiere que la renueve por otros seis meses más. Y así se lo hizo saber al oficialismo, que aún no definió su postura.

El senador del Frente de Todos pudo haber continuado en su banca, porque los fueros impiden que sea arrestado pero no afectan a la continuidad de los procesos judiciales. Pero, aunque se quería quedar, terminó apartándose debido a la presión política de su propio espacio —recién sumado al bloque de 41 de los 72 senadores que había armado la propia Cristina Kirchner— y la del colectivo de mujeres.

En la sesión del Senado del 27 de noviembre, se aprobó a mano alzada el pedido de licencia, después de que la peronista pampeana Norma Durango leyó un comunicado de la Banca de la Mujer, que es la única comisión del Senado integrada sólo por mujeres, en el que señaló que "los varones deben revisar sus masculinidades y hacerse cargo, entendiendo que hay una era que ya terminó".

La entonces vicepresidenta electa, amiga de la familia Alperovich, dio su apoyo a la Banca de la Mujer para la publicación de ese muy duro comunicado contra el senador, en el que se le solicitaba que tomara licencia.

A través de un vocero, el entonces presidente electo Alberto Fernández le confirmó a La Voz/Los Andes que no quería a Alperovich en su asunción, el 10 de diciembre. El Frente de Todos ya se lo había transmitido al acusado.

La acusación conmovió a la opinión pública: en una carta publicada en redes sociales, una joven de 29 años, que es empleada del Senado, afirmó su tío José Jorge Alperovich la violó física, psicológica y sexualmente y que la acosó moralmente, entre 2017 y 2018. "Al monstruo hay que ponerle nombre y apellido", dice el escrito de la sobrina del tres veces gobernador de Tucumán (2003-2007, 2007-2011 y 2011-2015).

Desde entonces, la causa penal, con declaraciones testimoniales, se tramita tanto en los tribunales provinciales como en los federales, en Buenos Aires, a la espera de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resuelva la competencia jurisdiccional. Según fuentes parlamentarias, el expediente ya está en manos del procurador general de la Nación, Eduardo Casal.

El radicalismo saldrá en las próximas horas con una fuerte crítica a la Justicia por la lentitud con que, según consideran, se investiga el caso y porque el máximo tribunal aún no resuelve cuál es el juez competente.

Según pudo averiguar La Voz/Los Andes, Alperovich, que el 13 de abril pasado cumplió 65 años, cree que es el momento de retomar la banca. "No puede estar un mandato popular pendiente de la resolución de una denuncia de alguien, tenga o no tenga razón", dijo a este diario una persona que lo conoce bien.

En la carta que le envío en noviembre a la entonces vicepresidenta, Gabriela Michetti, Alperovich indicó que para dedicar su esfuerzo y su tiempo a "desbaratar la infamia", "aclarar la verdad" y "reparar" su honor, pedía licencia. Y aseveró: "La imputación es absolutamente falsa, lo cual demostraré a la corta o a la larga ante la Justicia".

Ahora, dijeron a este medio en su entorno, sigue pensando lo mismo y se prepara para volver.

Qué se dice en el Senado

El presidente del bloque UCR del Senado, el formoseño Luis Naidenoff, le trasmitió a su colega del Frente de Todos, el también formoseño, José Mayans, que el deseo del radicalismo es que Alperovich vuelva a pedirse licencia.

Mayans, según pudo saber este diario, ya se lo transmitió a sus compañeros de bancada.

A Alperovich ya le hicieron saber que el Senado hoy es otro: si va a a reintegrarse, tiene que prepararse para reuniones de comisiones (aunque no integra ninguna, porque ya estaba de licencia cuando se constituyeron) y sesiones virtuales, para lo cual debe contar con firma digital y la conexión informática que todos los senadores ya tienen hecha.

Por ahora, el reclamo para que Alperovich siga de licencia es exclusivo del radicalismo y no ha sido motivo de debate en el interbloque Juntos por el Cambio ni por parte de los otros socios que lo integran: el PRO (que tiene ocho senadores), el sanjuanino Roberto Basualdo (Producción y Trabajo) y el sanluiseño Claudio Poggi (Avanzar San Luis).

"Nosotros vamos a analizar el tema, pero el que tiene que hacer una presentación para extender la licencia es el propio senador", dijo, por su parte, el oficialista Mayans al diario La Nación. "Depende de él", completó.

Conveniencias e inconveniencias

Como hace seis meses, todos apuntan en el Senado que quien terminará subiendo o bajando el pulgar sobre este tema, y como en todos los temas, es la vicepresidenta.

Cristina y Alperovich son viejos conocidos. La expresidenta de la Nación (2007-2011 y 2011-2015) es amiga de Beatriz Rojkés, esposa del exgobernador y expresidenta provisional del Senado.

En la oposición, en particular, apuntan que el oficialismo está escaso de votos para aprobar el pliego de Daniel Rafecas como jefe de los fiscales federales, el complemento perfecto para la reforma judicial. Ambas son propuestas del Presidente.

La reforma judicial se aprueba por mayoría simple pero el pliego del procurador requiere los dos tercios de los votos de los senadores presentes en la sesión. El Frente de Todos no los tiene.

Aunque el tenor de la denuncia es grave y el feminismo hoy pesa fuerte, un voto vale oro.