miércoles 12 de agosto de 2020

Alberto Montbrun: “No creo que sea bueno suprimir las elecciones de medio término”
Política

Alberto Montbrun: “No creo que sea bueno suprimir las elecciones de medio término”

Dice que “no tiene sentido” que haya dos cámaras legislativas, pero que no es correcto el argumento de reducción del gasto de la política.

Alberto Montbrun: “No creo que sea bueno suprimir las elecciones de medio término”

Si bien está alejado de la actividad partidaria y de la función pública desde hace varios años, Alberto Montbrun continúa siendo un referente en temas constitucionales y de derecho público y político. La reciente oficialización de la propuesta de reforma de la Constitución de Mendoza realizada por el gobernador Rodolfo Suárez hizo que muchos señalaran al ex dirigente radical como uno de los inspiradores de la nueva intentona reformista.

Entrevistado por Los Andes para conocer su punto de vista sobre la propuesta comenzó aclarando: "No tengo ningún contacto con el Gobierno, pero conviene recordar que a lo largo de muchas décadas he insistido en la necesidad de una reforma constitucional para Mendoza y en la inutilidad del mantenimiento de un sistema bicameral. Entonces, el año pasado hubo gente de la Unión Cívica Radical que, individualmente, estuvo asesorándose respecto a la factibilidad de un sistema unicameral. Después vi que usaban todas esas ideas con un criterio muy demagógico, a mi juicio, que es el del costo de la política, que no me parece que sea el argumento clave para encarar una reformulación de la Legislatura. Lo digo con convencimiento debido a los años que llevo trabajando estos temas".

En ese sentido, Montbrun entiende que "desde hace tiempo se han instalado mitos. Uno es el de la Legislatura como una de las causantes del costo de la política, lo cual no me parece correcto. Pero sí considero que es correcto avanzar hacia un sistema unicameral por una cuestión de eficacia, no de gasto, y porque no tiene ningún sentido que funcionen dos cámaras. Solo ocho provincias argentinas las tienen y si bien se podría decir que Mendoza posee tradicionalmente un sistema institucional un poco mejor a las otras, eso se debe a las elecciones legislativas de medio término, que tienden a mejorar el poder de la oposición. Esa elección es en gran medida lo que mantiene compensada la representación política, ya sea con dos cámaras o con una".

Remarca que "siempre hay que tener presentes a las minorías. Por eso no creo que sea bueno suprimir las elecciones de medio término, como tampoco que haya que incluir en la Constitución si hay que separar o unificar elecciones; me parece inconveniente. Es suficiente con que una ley establezca el marco para analizar luego si se unifica o se separa una elección".

-¿Cómo se garantiza la revisión de las leyes en un marco unicameral?

-El argumento de la falta de revisión es relativo. Por ejemplo, el Congreso de la Nación es bicameral por esencia federal pero muchas veces no revisa nada y es casi una escribanía del gobierno. Por eso decir que la doble cámara garantiza la revisión es en la práctica el  argumento que se esgrime cuando ya está tomada la decisión de defender el bicameralismo.

La revisión se puede hacer por la vía del doble examen, por ejemplo. Consiste es un tipo de control de la calidad legislativa por el que se le da amplia difusión a lo ya tratado y a las dos semanas se vuelve a debatir y se aprueba definitivamente. En algunas provincias, como en Río Negro, se aplica a todas las leyes, en otras jurisdicciones, como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sólo a algunas leyes, y en Córdoba puede aplicarse a algunas normas que están en la Constitución y a otras que por su importancia lo justifiquen. También se puede recurrir a la audiencia pública previa al debate, que es obligatoria en Estados Unidos.

Pero la revisión también pasa por mantener una estructura legislativa compensada en términos de mayorías y minorías, porque en general sabemos que las mayorías tienden a apoyar acríticamente a lo que dice el jefe y las minorías a oponerse a todo. Entonces es sustancial una composición adecuada, balanceada, que permita el entendimiento y la negociación.

-Pero, la propuesta de votación cada cuatro años que se hizo también se enmarca en la reducción del gasto de la política

-Es otro error. La consecuencia es que las provincias que eligen cada cuatro años pierden la posibilidad de tener un termómetro que mida la calidad y capacidad de sus gobiernos. Por eso no me parece adecuado suprimir las legislativas de mitad de mandato. Ahora, si en este asunto también se argumenta una cuestión de costos de la política, el problema tendría más que ver con el sistema electoral que se aplique. El actual es muy costoso.

Lo que corresponde es avanza, por ejemplo, hacia la boleta única y descomprimir el gasto brutal de los partidos en las elecciones, que, en definitiva, reciben un financiamiento estatal que no se justifica. Son cosas instaladas por la partidocracia para acopiar un montón de dinero que ponemos los contribuyentes y que no tienen ningún retorno en materia concreta de calidad. Si aun con el actual sistema las elecciones municipales separadas de las provinciales permitieron que la gente eligiera intendentes y concejales al margen de lo que les hubiese sugerido la boleta sábana, como si se hubiera utilizado la boleta única. Está muy claro.

-Usted siempre fue un analista de los temas municipales. ¿Qué le inspira que se hable de nuevo de autonomías?

-Lo que primero sería importante garantizar es que en la Legislatura todos los departamentos tengan por lo menos un representante elegido por ellos, por su gente, lo que no significa hablar de equiparaciones entre los que tienen muy pocos habitantes y los que tienen muchos. El tema es que todos tengan asegurada presencia legislativa. De lo contrario, cuando se tratan leyes muy controvertidas, como la coparticipación municipal, si un departamento no tiene al menos un representante se puede ver afectado en cuanto a sus intereses o necesidades. Hay que contemplar que muchas veces el legislador de una determinada sección electoral se siente más identificado con su departamento que con otro de la misma jurisdicción sin que ello signifique desmerecer al resto. Me pasó a mí cuando fui legislador. Por eso también hay que redefinir las actuales secciones electorales.

Por otro lado, el de la autonomía municipal es otro mito. Mendoza tiene un problema que la partidocracia no quiere discutir. La falta de gobierno propio de las comunidades que no son cabecera departamental. Hay 60 poblaciones o localidades que tienen que ir a pedirle al intendente cosas que podrían resolver ellas mismas. Se debería ir hacia comunas que sean pequeñas unidades de administración para que atiendan exclusivamente lo local. Nuestros intendentes son gobernadores 'en chiquito' debido al gran poder territorial que tienen. ¿Y la gente? Eso es lo importante y muchísimas veces se olvidan de sus inquietudes.

Solamente cuatro provincias tienen este sistema del municipio departamento, lo cual es perverso. Con pequeñas unidades de administración no sería necesario tener un Concejo de 10 o 12 integrantes en un pueblo, sino simplemente una comisión que se encargue de la cuestión vecinal.  Este es otro tema central que está ausente del debate porque la partidocracia no quiere discutir el poder político municipal. Alguien lo tiene que hacer. Si se animan a plantearlo es un tema importante de la reforma que promueven desde el Gobierno".

Finalmente, Montbrun reiteró que no busca influir en lo que se decida sobre la reforma constitucional que promueve el gobierno provincial aunque está convencido de que lo que promueve es lo más atinado para lograr una mayor calidad democrática. "Son todos temas claves que hay que discutir. Yo tengo ideas, propuestas y sugerencias, pero no me embarco con ninguna. Sí reconozco que son mi objetivo y mi obsesión".

Reelecciones: “Suárez, hábil y criterioso”

-¿Lo sorprendió Suárez al eliminar la posibilidad de reelección de gobernador? Porque cambió de opinión.

-El Gobernador fue hábil políticamente y además tuvo buen criterio al no plantear la cuestión de la reelección en este proceso que encara. Como dijo en su discurso, esa posibilidad muchas veces trabó intenciones de reforma que se hicieron antes. Así como nadie podía, con sensatez, estar en contra de la no reelección indefinida de intendentes, mantener la cláusula de no reelección del Gobernador es algo también muy sensato por conveniencia del sistema político”.

Sin embargo, Montbrun no descarta que lo de la no reelección pueda llegar a replantearse según como quede conformada la Convención Constituyente que debería hacer realidad la propuesta de reforma. Unificar en una sola posibilidad de nuevo mandato a intendentes, gobernador y legisladores es algo que no se mira con desagrado.