lunes 10 de agosto de 2020

Aguante la ficción
Espectáculos

Aguante la ficción

Dos relatos del libro “Cuentos chiquitos".

Aguante la ficción

16

Tito amaba los pájaros, por eso muchos no entendían que anduviera con tramperas para cazarlos durante las siestas en el olivar. Lo que nadie sabía es que en su casa abría la jaula, les daba un beso en el pico y luego los soltaba. Con bolsas de supermercado y cañas lo ayudé un domingo a construir dos alas que quedaron demasiado duras. Igual, una tarde subió al puente que está sobre la ruta, se puso las alas y saltó.  Cuando pregunté por él, al otro día, su papá me dijo que se había ido volando.

19

Un caballo, dos caballos, tres caballos, veintidós caballos. Marrones, blancos, negros. Un caballo celeste al que le falta una pierna. Jaime alineándolos sobre el pasto, uno detrás del otro. Cerca, dentro de una bolsa, más caballos. Pero la verde pradera atravesada por el éxodo equino queda incompleta porque mamá llama desde la ventana. Ya es la hora de almorzar.