miércoles 30 de septiembre de 2020

Adiós Santiago: el capocómico de las cinco generaciones
Espectáculos

Adiós Santiago: el capocómico de las cinco generaciones

Desde “Los Campanelli” hasta “Nuevamente juntos”, el último verano, Santiago Bal no paró nunca de trabajar.

Adiós Santiago: el capocómico de las cinco generaciones

Con un gran pesar, ayer el mundo del espectáculo se enteró de que el capocómico Santiago Bal había muerto, a sus 83 años. No fue algo sorpresivo, porque su vida peligró muchas veces a lo largo de su vida, especialmente en los últimos años.

Pero ahora, todos estaban al filo de la pantalla para saber cómo evolucionaba su salud, después de haber sido internado tras sufrir una importante caída que le produjo un corte en el brazo, además de un bronco espasmo. Había sido trasladado a terapia intensiva luego de que su cuadro se complicara y derivara en una neumonía. Así las cosas, desde hace días que se sabía que estaba en coma farmacológico y que sólo era cuestión de tiempo para el triste momento, siempre acompañado por Federico Bal, su hijo más chico, y Carmen Barbieri, sin dudas el gran amor de su vida.

Rumbo al mar. Antes de morir, cumplió el sueño de actuar con su hijo menor.  | Clarín

Con un sentido del humor picaresco que conquistó a los espectadores, desde el inicio de su carrera se caracterizó por ser un referente de las comedias teatrales. Luego, Bal se iba a descubrir como autor y director de teatro de revistas, rubro que le permitió trabajar con grandes vedettes de la época.

Si bien su carrera televisiva se inició en "La Tuerca" (1965), programa de sketches de humor, su máximo nivel de popularidad lo alcanzó al integrar, a finales de la década del '60, "Los Campanelli", programa que luego iba a ser llevado al cine dos veces.

También disfrutó de las mieles del excesivo éxito en la comedia "Gorosito y señora" (1973), ciclo en el que trabajó junto a la actriz y vedette Susana Brunetti. A su vez, Santiago fue parte de "Operación Ja-Ja", uno de los programas más emblemáticos del humor argentino.

Superó tres veces el cáncer y en 1998 padeció un grave problema renal, por el que fue operado 10 veces. | Clarín

En el cine también tuvo tuvo su época de oro, en películas como "La guerra de los Sostenes", "La casa de Madame Lulú", "Las píldoras", "Este loco... loco Buenos Aires", "El veraneo de los Campanelli", "Contigo y Aquí", "Seguro de Castidad", "Yo tengo fe", entre tantas otras.

En total realizó, desde 1968 hasta 2018, 21 películas. El último film que protagonizó -"Rumbo al mar", lo llevó a actuar junto a Fede y se estrenará en enero. 

Pero fue en el teatro comercial donde estuvo siempre presente, con 30 espectáculos que fueron éxito en calle Corrientes. Muchos de ellos deleitaron a generaciones de turistas en Mar del Plata y Carlos Paz. Solo recordemos "El champagne las pone mimosas", "Los años locos del Tabarís", "Money Money", "Vedettísima", "Bravísima" y "Barbierísima". El último fue "Nuevamente juntos", que este año lo llevó a actuar junto a Carmen y Federico. 

De hecho, su retiro voluntario de la profesión lo anunció el propio Santiago en abril pasado, luego de que se descompensara en la previa de una función de esta obra. 

Agitada vida privada

A lo largo de toda su carrera siempre estuvo envuelto en polémicas y controversias públicas con respecto a sus relaciones íntimas. La primera mujer de Santiago fue María Isabel Andina, quien es la madre de su primer hijo, Mariano. Su primera esposa fue la actriz y vedette Thelma del Río, de quien se separó al mantener un romance secreto con otra reconocida vedette, Silvia Pérez. Fruto de esta relación con la modelo nació su única hija mujer, Julieta Bal.

Con carmen. Se enamoraron en 1986 y, pese a las desavenencias, nunca se separaron. | Clarín

Luego, Santiago volvió con Thelma, su "primer amor", pero nuevamente le fue infiel, en 1986, con otra popular actriz de la época: Carmen Barbieri. Con la hija del popular capocómico Alfredo Barbieri, Bal se casó y nació en 1989 su tercer hijo, Federico.

No fue una relación fácil, especialmente para Carmen: su mamá se opuso a la relación, lo acompañó en dos (de tres) tratamientos oncológicos, se hizo cargo de muchas deudas. Hasta que, en 2011, el escándalo golpeó las puertas de la mediática pareja tras el engaño amoroso de Santiago con la bailarina Ayelén Paleo, que fue el detonante definitivo de la relación de 25 años.  Él mismo se calificaba como un "Galán empedernido". 

En los años que siguieron se reconciliaron, y fue Carmen, de hecho, una de las personas que lo acompañó hasta ayer.