sábado 24 de octubre de 2020

Adiós a un médico de gran humanismo - Por Cintia Vega
Escribe el Lector

Adiós a un médico de gran humanismo - Por Cintia Vega

Adiós a un médico de gran humanismo - Por Cintia Vega

El pasado 18 de diciembre falleció, a la edad de 66 años, el médico Antonio Ricardo Vega Bucciardi, un profesional de la Medicina muy querido por una gran cantidad de personas que se atendían con él desde hace muchos años, en su consultorio de la calle Miguel de Cervantes Saavedra, barrio Don Bosco de San José (Guaymallén).

Los pacientes fueron su huella por este mundo. Cada uno de ellos tiene una historia para contar de él: relatos increíbles de curaciones que me llenan de orgullo. Al principio y por varios años algunos pacientes le pagaban la consulta con cajones de fruta, pollos o carne.

Practicante de la medicina homeopática, se había recibido de médico en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) en marzo de 1986.

Las personas que lo conocieron y recurrieron a él en búsqueda de soluciones para sus problemas de salud lo recordarán como un galeno preocupado por cada uno de los que llegaban a la consulta, pero que se destacaba por el trato humanizado y cordial que les dispensaba.

Lo evocamos como un gran hombre, padre, esposo, abuelo, médico y amigo.

Dedicado y comprometido, respetuoso y honesto, su mirada era profunda y sincera. Se entregó plena y amorosamente a su profesión. Como siempre estuvo presente y preocupado por la tarea diaria, no tenía muchos amigos pero a los pocos que estaban cerca, como Leopoldo Firkentel (Dito),  los apreciaba profundamente, igual que a sus compañeros del colegio de los Hermanos Maristas, donde cursó primaria y secundaria entre los años 1958-1969.

Su esposa Sonia fue su gran compañera y su hermana Mercedes, junto con quien firma estas líneas, fuimos los únicos lazos de sangre por muchos años. Sus nietos y yerno -Carlos- dieron alegría a su vida y esperanzas.

Cintia Vega - DNI 26.314.662