jueves 24 de septiembre de 2020

Acusaron a Roberto Zaldívar de romper aislamiento obligatorio y él salió a desmentirlo
Sociedad

Acusaron a Roberto Zaldívar de romper aislamiento obligatorio y él salió a desmentirlo

El oculista mendocino y su familia fueron filmados por un vecino que los denunció por supuestamente “celebrar” la cuarentena con amigos.

Acusaron a Roberto Zaldívar de romper aislamiento obligatorio y él salió a desmentirlo

En las últimas horas, el oftalmólogo mendocino Roberto Zaldívar y su familia fueron acusados de romper la cuarentena obligatoria por la pandemia mundial de coronavirus. Con escepticismo, un vecino se ubicó en las afueras de la casa y, medianera mediante, comenzó a filmar y relatar lo que para él sucedía allí dentro, donde se jugaba un partido de tenis. Incluso llegó a llamar a la policía para denunciar una "reunión" con "mucha gente", que supuestamente se estaba celebrando en el lugar.

El video que muestra la supuesta infracción de la familia Zaldívar fue grabado en una calle totalmente desolada de la localidad de La Puntilla. Con una vista casi nula por la oscuridad, el vecino se encarga de ponerle su voz la situación que, según él, se está viviendo detrás de la pared que delimita la propiedad. 

"Buenas noches señores, esto es La Puntilla, calle Laprida al 1600. Una soledad total, todo el mundo tratando de cumplir rigurosamente la cuarentena que nos han pedido, pero hay algunas excepciones. Gran partido de tenis, mucha gente, muchos amigos. No se escucha bien el audio pero hay gritos y festejos", comienza diciendo el hombre.

Luego de escuchar un festejo desde la casa, continúa: "Es nada menos que el doctor Zaldívar, su familia y amigos, que aprovechando la cuarentena se reúnen en sociedad para festejar. Nada menos que él, una eminencia en medicina oftalmológica. Todo el resto de nosotros guardados dentro de las casas, ellos de reunión social. Tenis, amigos, asadito después, será. Transmítanlo porque llamo al 911 y los otros números del coronavirus y están saturados", concluye.

Ante la propagación de las imágenes, el afamado especialista y su hijo Roger Zaldívar decidieron salir a aclarar la situación, explicando que en ningún momento incumplieron las normas invitado a otras personas a su residencia, sino que se trataba de un partido entre los miembros de la familia que viven allí.

"Jugamos un partido de tenis como venimos haciendo día por medio desde que el presidente decretó la cuarentena, la cual es totalmente compartida por nosotros. Fue dentro de mi casa, donde vivimos todos -mi hermana, mi madre, mi padre, mi mujer y yo-, sin incumplir ningún tipo de aislamiento", sostuvo Roger.

El también oftalmólogo consideró "que ha sido muy dañino y malicioso el video. Y lo peor de todo es que falta a la verdad".

Instagram

Por su parte, el que ha sido distinguido como uno de los 100 oftalmólogos más influyentes del mundo por la prestigiosa revista inglesa "The Ophthalmologist", coincidió con la versión de su hijo. "Me ha llegado el video, es vergonzoso, ya que estoy jugando con mi familia, los que estamos viviendo acá cumpliendo la cuarentena. Estoy jugando al tenis en mi jardín, obviamente puedo hacer lo que quiero. No voy a pedir perdón si tomo sol, si voy a la pileta o si juego un partido", afirmó en un audio que le envió a la periodista Marina Correa cuando le consultó sobre la viralización del mensaje.

Asimismo, el investigador reveló que iniciarán acciones legales contra el hombre que grabó el video: "La persona que filmó eso, que en realidad no mostro nada, ya fue identificada con las cámaras de seguridad y él sí estaba violando la cuarentena al andar por la calle. Cuando podamos le vamos a iniciar una demanda penal y civil muy severa por los daños que nos pueda haber ocasionado esta imbecilidad", dijo.

"Estoy dentro de mi casa con mi familia, lo demás es un delirio. Dice que está lleno de amigos y por supuesto que no había nadie. Son las cinco personas que vivimos en mi casa. Ahora seguiremos el curso legal", agregó.

Finalmente Zaldívar lamentó que el personal policial haya tenido que interrumpir sus tareas para atender la falsa denuncia: "Por supuesto vino la Policía, porque la llamó. La verdad les daba vergüenza entrar porque se dieron cuenta de que estaba dentro de mi casa con mi familia y corroboraron que no había absolutamente nadie más que la familia".