domingo 5 de julio de 2020

Arquitectura

Abrí tu ventana para lograr ambientes confortables y saludables

Al hablar de hermeticidad y aislación, debemos tener en cuenta dos aspectos: la renovación de aire y una adecuada iluminación natural.

  • domingo, 24 de mayo de 2020

Estos dos aspectos son imprescindibles para lograr ambientes confortables, seguros y también saludables, sobre todo en estos tiempos de cuarentena.

La renovación de aire

Es importante realizar regularmente una ventilación de los ambientes, aún con bajas temperaturas. Unos minutos cada día es suficiente para mantener la calidad del aire que respiramos en nuestros hogares y cuidar la salud de sus habitantes.

El aire interior puede estar afectado por ácaros, materiales sintéticos, gases de los electrodomésticos, etc, y esto puede afectar negativamente la salud de las personas ocasionando alergias, problemas respiratorios o fatiga mental.

No element of type reference found.

Además, la renovación también ayuda a disminuir la humedad interior, especialmente en ambientes como la cocina y los baños, reduciendo el riesgo de condensación sobre las superficies más frías del ambiente, en especial las ventanas que no siempre tienen una adecuada aislación.

La iluminación interior

Los efectos de una adecuada iluminación natural en los ambientes son bien sabidos: una casa bien iluminada es sinónimo de vida, de energía y optimismo. La luz natural genera estancias más grandes, alegres y diáfanas.

Pero, además, a través de una ventana es posible recargar vitamina D exponiéndose al menos 10 minutos cada día.  Por eso, es una excelente elección contar con amplias ventanas que dejen entrar al sol a tu hogar. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, dado que el vidrio ocupa la mayor parte de la superficie de la ventana, la elección de éste deberá contemplar su efectividad a la hora de aislar tus ambientes tanto del frío como del calor exterior.

No element of type reference found.

Los sistemas de carpintería en aluminio que ofrece el mercado otorgan los máximos niveles de hermeticidad, aislación térmica y acústica. Esto significa ambientes confortables, libres de contaminaciones sonoras, sin filtraciones de aire, polvo y agua y con una adecuada transmitancia térmica que evita pérdidas de calor en invierno y de frío en verano.

Asesoró: Aluar