Política Viernes, 21 de octubre de 2016 | Edición impresa

Valerio empezó su camino a la Corte con adhesiones

El Senado recibe desde ayer los apoyos y oposiciones al candidato propuesto por Cornejo. En el primer día no hubo presentaciones en contra.

Por Marcelo Sivera - msivera@losandes.com.ar

La audiencia pública del miércoles 2 de noviembre, en la que se escucharán las adhesiones y oposiciones a la candidatura del camarista José Valerio para la Suprema Corte de Justicia, comenzó a mostrar desde ayer una efervescencia distinta a la docena de procesos similares previos que se han dado durante los diez meses de gobernación de Alfredo Cornejo.

En el primer día -de siete- de recepción en la Mesa de Entrada de la Cámara de Senadores, ingresaron no menos de diez posturas de apoyo provenientes de personas y entidades vinculadas al mundo del derecho en tribunales y ámbitos universitarios. 

No se pudieron conocer estos primeros nombres ni sus argumentos, pero es evidente que los defensores de la candidatura de Valerio picaron en punta sobre los detractores en las presentaciones formales para la audiencia. 

Ayer no ingresaron oposiciones, aunque se espera que éstas lleguen en los próximos días. Los detractores de la candidatura de Valerio optaron en el primer día por la vía mediática a través de un comunicado de prensa de la ONG garantista Xumek.

En el tratamiento de los pliegos anteriores a Valerio, hubo audiencias monocordes con adhesiones que abrumaron a las oposiciones (cuando las hubo), lo que terminó adelantando previsibles acuerdos del Senado.

Con el de Valerio hay otros dos pliegos de magistrados que no se salen de la monotonía de un trámite formal con resultado de aprobación asegurado.

En cambio el de Valerio -que según el radicalismo también tiene el acuerdo asegurado- suscita la discusión entre dos corrientes del derecho (y dos posturas políticas) caracterizadas por el punitivismo que propicia el actual gobierno provincial y el garantismo que imperó en los últimos años. 

La polémica se agudizó luego del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que fustigó al gobernador Cornejo y avaló decisiones de la Suprema Corte propiciadas por el juez Omar Palermo. Ayer respondió el Gobernador acusando a la entidad internacional de estar copada por “sacapresos”. 

La discusión sobre la figura de Valerio arrancó aún antes de que se oficializara su postulación, creció con ella y todo indica que se potenciará tanto en la audiencia pública como -luego- en el recinto legislativo (posiblemente el martes 8 de noviembre). 

Esto no se vivió en el trámite para nombrar al actual procurador general, Alejandro Gullé, quien en su audiencia registró 83 adhesiones y ninguna oposición (aunque tenía reparos de integrantes de la Suprema Corte). 

Fue el pasado 24 de agosto y seis días después -el 30- era ratificado por el Senado por 34 bolillas positivas contra una sola negativa. Dos días después -el 1 de setiembre- asumía la Procuración General poniendo fin a un trámite exprés.

Rechazo

La organización no gubernamental Xumek -de postura garantista y defensora de los derechos humanos- envió a los medios un comunicado de prensa en el que apuntó por igual a la candidatura de Valerio y a la política penal de Cornejo.

Definió al postulante a la Suprema Corte como “un hombre que cuenta en su haber con graves antecedentes de fallos en los que se han vulnerado derechos vinculados al género y a la diversidad”. 

Al respecto, consideró que esto “es un mensaje claro por parte de un gobernador que, sin haberse pronunciado públicamente respecto al flagelo que afecta a las mujeres mendocinas y mostrando una actitud pasiva al negarse a declarar la emergencia en el tema, en la primera oportunidad que tiene de expresar su postura elige no imprimir una perspectiva de género a la Justicia y no acompañar ese cambio social y cultural que se reclama”. 

Xumek reclamó una mujer para la Suprema Corte “en una provincia con tres femicidios en menos de 48 horas y con 12 mujeres asesinadas en este último año”. 

Xumek acompañó el pliego de Gullé para la Procuración General, pero ahora pide al Senado que impugne el de Valerio teniendo en cuenta no sólo sus antecedentes sino “sus últimas declaraciones públicas”.