viernes 7 de agosto de 2020

Opinión

Uno sin pelo, otro veloz: dos razas de perros apenas reconocidas

Conozcan a los nuevos integrantes del Club Canino Estadounidense (AKC, por sus siglas en inglés), uno rápido y el otro calvo: el sloughi tipo galgo y el terrier americano sin pelo.

Las dos nuevas incorporaciones, que llevan a 189 la lista total de razas del AKC, tienen algunas características peculiares, y no podrían ser más diferentes entre ellas.

Como lo sugiere su nombre, el terrier americano sin pelo es típicamente calvo como resultado de un gen recesivo que se encuentra en el terrier rata.

A principios de la década de 1970, criadores de Estados Unidos empezaron a seleccionar ese gen, lo que eventualmente dio origen a una nueva raza canina sin pelo parecida a un dálmata mezclado con un chupacabra.

La piel del terrier americano sin pelo, que puede ser moteada o gris, es suave al tacto. Estos animales son especialmente populares entre gente que sufre de alergias.

"Excepto que hay algo", dice Gina DiNardo, vicepresidenta del AKC. "Algunos terrier americanos sin pelo sí tienen pelo", señala.

Dado que el gen calvo es recesivo, lo único que se requiere es un gen dominante de pelo para hacer que los perros produzcan un áspero abrigo, explica.

Nacidos para correr

En contraste con el nuevamente distinto terrier americano sin pelo, el sloughi (pronunciado "slugi") es una raza que probablemente ha existido durante miles de años.

"Hay pinturas encontradas en el norte de África de hace aproximadamente 7.000 años con imágenes de perros que se parecen mucho a los sloughi", dice DiNardo.

Aunque la genética del sloughi (que tiene un suave abrigo de pelo corto) quizás sea antigua, la raza apenas llegó a Estados Unidos en 1973.

Como los galgos y los whippet, los sloughi fueron criados para perseguir presas en distancias largas (si estuvieran en un equipo de fútbol americano, serían los receptores abiertos).

Por esta razón DiNardo recomienda no quitarles la correa a menos que estén en un área cercada.

"Esos rasgos que han sido criados durante miles de años siguen estando en ese perro", considera, "por lo que si ve algo chico corriendo, lo va a perseguir".

A la espera

Desafortunadamente para los recién llegados, las razas no podrán entrar oficialmente a la renombrada Muestra del Club Canino Westminster antes del 2017.

Sin embargo, cuando las razas puedan participar en la competencia para el Mejor Perro de la Muestra, quizás tengan que cuidarse del can más nuevo del vecindario. El AKC planea reconocer formalmente en julio de 2016 a un ovejero húngaro de tamaño entre chico y mediano llamado pumi.

Y al contrario de su primo americano sin pelo, este cachorro tiene muchísimo pelo que presumir a los jueces.