lunes 10 de mayo de2021

Un ruso con atrofia muscular quiere someterse al primer trasplante de cabeza de la historia
Un ruso con atrofia muscular quiere someterse al primer trasplante de cabeza de la historia
Sociedad

Un ruso con atrofia muscular quiere someterse al primer trasplante de cabeza de la historia

El anuncio de esta revolucionaria operación genera expectativa y polémica. Aseguran que la cirugía se hará el año que viene o en 2017.

  • viernes, 10 de abril de 2015
Un ruso con atrofia muscular quiere someterse al primer trasplante de cabeza de la historia
Un ruso con atrofia muscular quiere someterse al primer trasplante de cabeza de la historia

Algunos consideran que se trata sólo de una utopía, otros en cambio aseguran que es un gran paso y que constituye una revolución científica. El ruso Valeri Spiridónov sufre atrofia muscular espinal y quiere someterse al primer trasplante de cabeza de la historia.

La atrofia muscular espinal es una enfermedad genética degenerativa que ataca las neuronas motoras.La revolucionaria operación consiste en trasplantar su cabeza a un cuerpo sano uniéndola por la espina dorsal.

"Ésta es mi decisión final y no pienso cambiarla. ¿Miedo? Claro que lo tengo, pero si no lo intento mi futuro puede ser aún peor. Este experimento es un gran avance científico que está al mismo nivel que el vuelo de Gagarin"", dijo el programador ruso de 30 años.

Spiridónov ya habló con el doctor italiano Sergio Canavero, quien considera que es técnicamente posible realizar la operación en 2016 ó 2017.

El doctor Canavero intenta reunir un equipo de 150 doctores y enfermeras para llevar a cabo la cirugía. Se estima que costaría algo más de 10 millones de euros.

Antecedentes y polémica

En 1970 el médico estadounidense Robert White realizó un trasplante de cabeza de un mono a otro. El animal estuvo con vida durante nueve días pero por el corte en la médula espinal el animal no pudo sentir su cuerpo ni moverlo.

El anuncio ya generó una enorme polémica y rechazos en la comunidad científica. El doctor ruso Aleksandr Nerobéyev piensa que la operación es "pura fantasía y una forma de llamar la atención".

"Todavía no me lo puedo imaginar. Digamos que se pueden coser los vasos. Pero de la cabeza a la médula espinal se extienden 12 pares de nervios responsables de diversos movimientos. Teóricamente sería posible localizarlos, conectarlos y coserlos, pero se requiere que todo esto crezca y funcione. El problema principal es el cerebro. Sin circulación las consecuencias irreversibles para sus estructuras sobrevendrán en cinco minutos tras la separación de la cabeza del cuerpo. El tema de la restauración de la médula espinal tras su corte completo aún no se ha resuelto", explicó Nerobéyev