Política Domingo, 10 de abril de 2016 | Edición impresa

Reparan la Legislatura y el plan es hacer otro edificio

Apuran los trabajos para que estén listos antes del 1 de Mayo. En carpeta está construir al menos dos pisos en el sector que fue demolido.

Por Redacción LA

Quien haya transitado la calle Patricias Mendocinas y Peatonal, habrá advertido que, desde hace un poco más de un mes, la Legislatura está en obras. El objetivo es que el 1 de Mayo, cuando Alfredo Cornejo dé su primer discurso ante la Asamblea Legislativa, la Casa de las Leyes haya completado la “restauración patrimonial” que inició la vicegobernadora, Laura Montero, en febrero y que consiste en pintar todo el viejo edificio con los colores originales y restaurar los pisos.

Pero en el menú de los cambios que se vienen, se asoma un proyecto más ambicioso: la construcción de un edificio nuevo, sobre Peatonal. La idea es que en el transcurso de este año se llame a concurso para “construir dos plantas con un préstamo internacional que está en proceso de análisis”.

En realidad, el director de Mantenimiento del Senado, Carlos Santilli, explicó que tendría más niveles por tratarse de una superficie chica, de 500 metros cuadrados, con la intención de albergar allí las oficinas de los senadores, una sala de reuniones y un auditorio. La propuesta es que inicialmente se apunte a dos pisos, aunque, si el crédito lo permite, se haría todo.

A los valores actuales, según el precio del metro cuadrado, un edificio de estas características saldría entre 40 y 50 millones de pesos.

El lugar en cuestión es parte de la Legislatura, que actualmente sólo conserva su fachada, Esta parte fue demolida hace tiempo a partir de una orden que databa de 1986. Allí funcionaban algunas dependencias de la Cámara de Diputados, además de cocinas y baños públicos. 

En 2003 se usó por última vez ese espacio. Hoy permanece tapado por un cartel que publicita una gaseosa (recientemente lo pintaron de blanco) y la fachada permanece en pie gracias a una estructura de hierro que la apuntala. En los planes de Montero, la idea es que el nuevo edificio reúna las oficinas distribuida por diferentes lugares.

Las obras que se realizan actualmente tienen que ver con una “puesta en valor” de un lugar que reclama desde hace tiempo mejoras. Es que apenas asumió la nueva gestión, se conoció que, por ejemplo, parte del personal de mantenimiento tenía una oficina improvisada en el palco, en donde están los escudos de los departamentos. 

Como esa situación, se encontraron otras tantas más. Antes de asumir, Montero adelantó que pondría a un profesional a evaluar y coordinar los trabajos que el edificio reclama, por lo que creó el espacio que ocupa hoy Santilli, quien es ingeniero en construcción y fue subsecretario de obras en las gestiones de Roberto Iglesias y Julio Cobos. 

Las tareas que se apuran ahora son dos. Por un lado, está la pintura de toda la Legislatura, con la intención de “devolverle los colores arena que representan patrimonialmente a Mendoza”, explicó Sergio Azcurra, intendente de la Cámara de Senadores. 

Para esto, se usaron dos tonos de arena, uno más oscuro y otro más claro, y el cielorraso se pintó de blanco. Antes, estaba todo de este último color.
De los $16 millones que cuentan en el presupuesto para Infraestructura y Servicios Generales, pintar toda la Legislatura implicó casi    $ 490 mil, previo proceso de licitación.

Por otro lado, se está trabajando para recuperar parte de los pisos de piedra y cambiar las placas deterioradas. A su vez, se tienen que arreglar los palcos que dan al recinto y las escaleras, y el revestimiento de mármol de la fachada, víctima del aerosol y el vandalismo. Esta tarea, también licitada, insumió $ 347.500.

En lo que ya se hizo, hubo obras menores para arreglar los daños que dejaron la granizada de enero y las intensas lluvias del verano. Las tormentas afectaron los techos, las canaletas y el vitral que está en el techo del recinto.

En lo que viene, una vez finalizada esta primera etapa de “puesta en valor”, seguirán con el edificio del Senado (pegado al recinto), en donde arreglarán los primeros pisos e instalarán más baños. Actualmente, hay sólo dos sanitarios (uno para hombres y otro para mujeres), usado por legisladores y personal en general, pero también por gente que circula por la calle. 

“Desparramada” por la ciudad

Si bien como institución la Legislatura es un solo poder, a nivel edilicio hay varias dependencias en las que se reparte. La principal es el propio edificio patrimonial, que fue construido en 1889 como una sede del club social y cultural más importante de la ciudad de fines de siglo XIX. En 2003, se le hizo un refuerzo estructural, ya que al momento de ser edificado no existían códigos antisísmicos.

Pegado, sobre calle Patricias, está el edificio del Senado, que tiene 10 pisos y se conecta con el edificio antiguo. A la vuelta, sobre calle Espejo, se compraron las oficinas en las que ahora funcionan las comisiones y algunos despachos de diputados.

A un par de cuadras, sobre la calle Gutiérrez, casi la mitad del Espacio Contemporáneo de Arte (ECA) sirve para albergar las oficinas de los senadores y algunas comisiones. En calle Patricias Mendocinas y Rivadavia, la Cámara baja tiene las oficinas de cómputos y administración. 

Por último, sobre calle Patricias Mendocinas al 1221, se alquila una oficina para la dirección de Relaciones Institucionales. 

Todo esto se vería centralizado si se llevara a cabo un viejo proyecto que, por el momento, seguirá esperando: trasladar toda la Casa de las Leyes al parque Cívico, junto con el Poder Judicial y Ejecutivo. Si bien la idea sigue dando vueltas, no ha sido el plan de ninguno de los últimos gobiernos. 
En este sentido, destacan que la construcción de un nuevo edificio tiene un costo mucho menor al tan postergado plan.