+ Deportes Domingo, 7 de diciembre de 2014

Racing, Tomba y River: ¿Ahora se acuerdan de Bragarnik?

A una semana de definirse el torneo, crecen las suspicacias por los jugadores que representa el empresario. Éste sigue en lo suyo: facturar.

Lejanos están los tiempos en los cuales parecía trabajarse en la clandestinidad entre los representantes de futbolistas, al menos mientras se mantuvo a la actividad en un margen permanente de sospecha. Por el peso propio de la tendencia a escala mundial, la FIFA terminó reconociendo como actividad lícita a la ejercida por los Agentes de Jugadores a partir de 1996. En la Argentina, previamente, ya habían sido plenamente conocidos actores tales como Jorge Cyterszpiler, Guillermo Cóppola, Gustavo Mascardi, Settimio Aloisio y Juan Marcos Franchi, entre otros.

Hoy día, Christian Bragarnik pertenece al registro de dichos Agentes de Jugadores que presenta la AFA en su sitio web y su dirección postal es en Encarnación Ezcurra al 400, en pleno Puerto Madero. Dos datos constatables que permiten saber que el empresario y representante de futbolistas está debidamente reconocido por la máxima entidad del fútbol argentino y que, por carácter transitivo, también pertenece a los aprobados por la FIFA.

Nada de qué sorprenderse, porque de cientos de solicitudes para ser incluidos en el núcleo selecto de apoderados sólo se les da curso a quienes presentan los antecedentes requeridos desde Zurich y la calle Viamonte. Guste o no guste, tenga consenso o provoque rechazo, la figura se enmarca dentro de la ley. Y ampara a todos quienes son reconocidos en el círculo de poder que maneja las grandes transferencias, dentro y fuera de nuestro país.

Estas dos palabras, Christian y Bragarnik, figurarán al tope del vocabulario dedicado por la prensa deportiva durante esta semana. A medida que se acerque la hora de inicio del duelo decisivo entre Racing Club y Godoy Cruz, previsto para el domingo próximo, será el turno para el posicionamiento de las conjeturas y las suspicacias en orden supremo; también lo será para River Plate, el tercero en discordia. La influencia que el empresario ha alcanzado a partir del extenso número de jugadores que representa en la “Academia” y el “Tomba” viene decantando en hipótesis que van desde lo tenue hacia lo descabellado. Y la presión, pesa más en los futbolistas y en los respectivos entrenadores que en el propio apoderado.

Cerca de dos decenas de representados -distribuidos entre ambos equipos- son quienes estarán enfrentados el domingo 14 conforme lo dispongan Daniel Oldrá y Diego Cocca, respectivamente. Nada menos que la definición del campeonato de Primera A es la que estará en juego en el “Cilindro”, encima pocas horas después de la elección de renovación de autoridades en el club de Avellaneda. Un hecho tan curioso como llamativo, pero que de ninguna manera puede adjudicarse a cómo se confeccionó el programa del torneo actual, ya que oportunamente se decidió en la AFA repetir un idéntico fixture al del Inicial 2013.

Poco antes de acercarse a Godoy Cruz, el desembarco de Bragarnik en Colón no reconoció límite alguno. En ese momento, Germán Lerche, por entonces integrante de la mesa chica que rodeaba a Julio Humberto Grondona, inició una política agresiva respecto de la cantidad de incorporaciones a su club: alrededor de noventa. Hubo denuncias públicas a la prensa de parte de uno de los jugadores “sabaleros”, Ismael Quilez, quien señaló a Radio Nacional Santa Fe que le habían sugerido quedar bajo el ala del representante: “Incluso llamaron a mi viejo, pero no quise”, denunció. El futbolista, además, argumentó en que para él ésa fue la causa de que no hubiera jugado en el arranque de 2010, luego de haber sido un titular consolidado en 2009.

En ese entonces, también, el entrenador del club santafesino era Antonio Mohamed, de vínculos estrechos con el empresario. Luego, el “Turco” se fue a dirigir a México, un país donde los contactos del apoderado son cada vez más sólidos. Esa asociación entre las partes le permitió al ex técnico de Huracán recalar en el Xolos de Tijuana, una mixtura de intereses que hasta cambió el nombre original – Atlético Celaya – a partir de la compra realizada por Jorge Hank Rhon. Este empresario fue investigado en su país por vínculos con el narcotráfico. Además, a mediados de 2011 había sido detenido por habérsele encontrado en casa un lote de armas de fuego y cartuchos que le pertenecían al ejército mexicano. Diez días después, la jueza interviniente lo liberó por falta de pruebas, publicó “El Gráfico” por aquellos días.

A mediados de 2009, Bragarnik dio un salto de calidad en su relación con el Tomba a partir de la transferencia del delantero Leandro Caruso al Udinese. El atacante venía de un campeonato en el cual tuvo altas performances y su entrenador era Diego Cocca. El sucesor del DT en 2010 fue Omar Asad, quien – oh casualidad - también llegó de la mano del Agente de Jugadores FIFA/AFA. Hoy día, el director técnico de Racing asumió su cargo  luego de haber tenido un paso exitoso en Defensa y Justicia, el club que logró el ascenso desde la B Nacional a Primera A.

En este año, el modus operandi de las triangulaciones llegó a su punto más alto con el desembarco de Jorge Almirón y Cocca en los dos clubes de Avellaneda. La lista de jugadores representados por Bragarnik que recalaron tanto en Independiente como en Racing marcaba claramente el peso en la toma de decisiones que había alcanzado el apoderado. Varios de éstos con pasado reciente en Godoy Cruz – Nicolás Sánchez, Leandro Grimi y Facundo Castillón, por ejemplo – y otros desvinculados rápidamente de Defensa y Justicia, tal el caso de Nelson Acevedo por quién se acordó una suma poco frecuente para un futbolista sin antecedentes en Primera: 11 millones de pesos. Otro hecho curioso fue el del delantero mendocino Juan Martín Lucero – ex Defensa y Justicia -, cuyo pase se destrabó en horas cuando se supo que Almirón iba a firmar su contrato con el “Rojo”.

Mientras el grado de efervescencia crece conforme pasan los días y se acerca la gran definición del máximo torneo del fútbol nacional, la empresa Score Fútbol – propiedad de Bragarnik  - traza una estrategia de sostener su razón social al no ingresar en el libre juego de las presiones mediáticas y se caracteriza por utilizar un cuidado lenguaje, entre neutro y aséptico, a la hora de comunicar qué hace y hacia adónde apunta. “Servicios de gestión profesional para un mundo globalizado” es su carta de presentación.

Además, como si se estuviera abstrayendo de los climas de sospecha en el entorno en el que se mueve, la última frase de su autodefinición en la página web obra como un verdadero manifiesto: “Un mercado global que reconoce en la incorporación de nuestros futbolistas no solo la ambición de obtener resultados deportivos inmediatos sino la oportunidad de hacer crecer la propia cultura futbolística de modo permanente”. Bragarnik podría agregarlo tranquilamente a su tarjeta de presentación: triangulaciones, dinero, clubes cooptados, dinero, transferencias en minutos, dinero…cultura futbolística y más, mucho más, dinero.

Por Fabián Galdi fgaldi@losandes.com.ar